jueves, 23 de septiembre de 2021

DIA DEL HINCHA CERVECERO DE LA TERCERA EDAD

 Por Manuel Araníbar Luna

Don Anicho, hijos y nietos
La primera vez que fui al Estadio Nacional a mis escasos seis años, luego de tantos ruegos, lo hice de la mano de mi hermano que era hincha del Sucre. El equipo de La Victoria enfrentaba al nuevo equipo de la primera división, el Sporting Cristal. El primer elenco en salir fue el Mariscal Sucre recibiendo muchos aplausos de las cuatro tribunas. Mi hermano se puso de pie y también aplaudió.
Un par de minutos después, cuando salió el Sporting Cristal sólo escuché escasas palmas y muchos silbidos. Desde aquella tarde el flechazo del equipo bajopontino no me lo quitó nadie del pecho. A fin de año, al obtener su primer campeonato se le llamó el equipo que nació campeón. Hoy a mis siete décadas vivo orgulloso de saber que mis hijos y mi nieta son hinchas celestes de nacimiento: tres generaciones de cerveceros con ADN celeste.

¡Salud don Anicho y doña Olinda!

Pero en el Perú hubo un hincha celeste que ganó a todos. Don Aníbal Salinas Martínez, don Anicho, quien partió a la eternidad hace pocos días. Hasta antes de la pandemia solíamos verlo con su bastón y sus infaltables gorra y camiseta celestes en el estadio acompañado de sus hijos, nietos y allegados, todos ellos con la gloriosa camiseta celeste. Don Anicho- nacido el 24 de abril de 1927 y fallecido hace pocos días a sus noventa y cuatro años- fue patriarca de cuatro generaciones de hinchas celestes. Todo un récord.

Sin embargo, no es el único hincha celeste nonagenario. La abuelita Olinda Espinoza, hincha del Sporting Cristal desde su fundación, ha cumplido 92 años el pasado 19 de setiembre. El caso de ella es muy original puesto que en sus años de infancia era rarísimo ver mujeres en un estadio. Recién pudimos verlas en mayor cantidad a raíz de la fiebre de la campaña clasificatoria al mundial de México 70 propagada por la televisión que desde el año 69 empezó a transmitir vía satélite.

Los primeros antes que el resto…


Nietos y bisnietos de don Anicho
Es a ellos a quienes debemos celebrar  su día, porque fueron ellos quienes se enamoraron del equipo de la divisa celeste antes que el resto de cerveceros; fueron ellos quienes desde el año 56 rogaban a sus padres y hermanos mayores que los lleven al estadio; fueron ellos los primeros en sacrificar sus propinas para comprar una entradita al estadio del antiguo reloj de madera y letreros luminosos arriba de las tribunas populares; fueron ellos los primeros que lloraron las derrotas y celebraron los triunfos cerveceros; fueron ellos, en fin, quienes soportaron antes que todos, los insultos, ninguneos y ataques verbales de los hinchas de clubes más antiguos que hasta ese año se repartían  las copas y titulares de los medios deportivos . El recién nacido equipo del Rímac les fue quitando la supremacía año tras año.

Respondiendo con goles y títulos…

Fueron ellos también los primeros que respondieron celebrando goleadas a los ataques verbales, gritando títulos contra los ninguneos y victorias a equipos internacionalmente ranqueados. A las podridas componendas bajo la mesa de dirigencias corruptas de equipos tradicionales mostrándoles ejemplares contratos con pago puntual, mencionando orgullosamente la gran cantidad de jugadores de nuestras canteras que han sido convocados a la selección o contratados en el extranjero.

Por todo ello, estamos proponiendo que el Día del Hincha Celeste de la Tercera Edad se celebre el 24 de abril conmemorando la fecha de nacimiento del querido don Anicho, a quien no volveremos a ver en la tribuna, aunque sabemos que sigue alentando bastón en mano a su equipo rimense desde el cielo, orgulloso de haber sembrado una numerosa prole de raigambre cervecera que hoy lleva la posta del cuadro bajopontino.

Gracias a ellos...

Doña Olinda
El día del hincha celeste será el homenaje a todos los hinchas longevos que en los fines de semana de sus años infantiles -cuando ni se soñaba con internet ni celulares- dejaron de lado el trompo y las canicas para entrar corriendo al Estadio Nacional sin perderse ningún partido del cuadro cervecero de sus amores.

Hoy, gracias a los hinchas celestes de los primeros años, la brecha con los antiguos clubs se ha acortado y estamos a un cachito de igualarlos. Hay cientos de miles de hinchas cerveceros, hemos ganado más títulos y el club cervecero es el más conocido a nivel internacional.

¡Salud, queridos hinchas celestes de la primera época!

¡Fuerza Cristal toda la vida!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario