miércoles, 29 de julio de 2020

NO HAY SOBERBIA TRAS LA GOLEADA


Por Manuel Araníbar Luna
Un DT experimentado puede planificar las tácticas y formaciones que va a presentar. Y esa idea que le han ocasionado noches en vela la puede plasmar en la pizarra acrílica y en las prácticas con conos, pero la verdadera prueba no está en partidos de mentirita entre titulares y suplentes sino enfrentar a rivales de la misma categoría en la Liga.

Afinamiento y ajuste de tuercas…
Cuando se juega pichanguitas entre titulares y suplentes no hay zancadillas ni patadas arteras. No hay atarantes ni escupitajos. No hay nada de ello, o por lo menos no es lo acostumbrado, salvo rencillas personales o rudeza mal aplicada.  Estos partidos sirven para ajustar tornillos y tuercas, engrasar la caja de cambios y alinear las llantas. En otras palabras, es la afinación luego de la bajada de motor antes de mandar el auto a la carretera. Pero cuando se juega un partido pre-Liga la cosa es diferente. Los rivales del elenco de enfrente también están en el mismo afinamiento, pero en otro taller.
Por obvias razones, el profesor Mosquera no ha revelado todos sus naipes en este póker a reanudarse el viernes 7 de agosto. Sólo pudimos seguir los tuits que subía el club cada cierto tiempo. No nos sorprendimos cuando fueron llegando la andanada de goles. Primero: “Gol de Marchán”. Luego la canasteada hasta llegar a cinco goles, al estilo de Mosquera, que ya habíamos visto varias en los primeros encuentros del Sporting Cristal a inicios del 2012.
Guitarra llama a cajón…
Tampoco sacamos conclusiones cuando vimos solo dos minutos de los ciento veinte jugados y de los cuales sólo pudimos ver los goles, el ataque masivo con cinco o seis jugadores. Contragolpes rápidos (ahora se les llama transiciones). Toques y paredes de inconfundible tinte celeste.  Y de la misma manera que, como decía Nicomedes, “guitarra llama a cajón”, habría que decir “ataques llaman gol”, los tuits de los goles fueron apareciendo. Luego del gol de Marchán (Jhon Lorens Marchán Cordero) nacieron los mellizos de Christopher Olivares y Washington Corozo, como una sala de partos en La Florida. Es claro que una goleada en partido de práctica no pronostica lo que va a ser el campeonato. Una golondrina no hace verano ni una goleada hace un collar.
La caja china…
A sólo un día después de la pichanguita ya hemos leído a los dardos venenosos de los pesimistas de siempre, de los que no sólo ven el vaso vacío y de los que ni siquiera ven el vaso, diciendo que se está reventando ratas blancas y bombardas a una pichanguita.  Un 5 a 2 en una pichanguita es sólo un termómetro, nada más. Sabedor de que siempre hay francotiradores agazapados en las redes, Mosquera se ha despojado de todo aire de triunfalismo manifestando que “acá no hay vanidad ni soberbia. Hemos venido a sembrar la sensatez”. Así que serenos nomás, no intenten encender la caja china con fósforos mojados. Este es un tanteo, no un examen final, el cual se verá a fin de temporada y tenemos fe en su aprobación. No obstante, los jugadores tienen que ganarse el puesto. Ya lo ha dicho el profesor Mosquera en voz alta: “No podemos jugar menos de lo que hemos jugado ahora”

Leer más...

martes, 28 de julio de 2020

ENTÉRATE: LO QUE DIJO MOSQUERA LUEGO DE LA GOLEADA

Foto: Sporting Cristal


Luego del partido de práctica en que Sporting Cristal goleó por 5 a 2 al Alianza Universidad con goles de Jhon Marchán y dobletes de Christopher Olivares y de Corozo, el profesor Roberto Mosquera declaró que el resultado colmó las expectativas del comando técnico cervecero, resaltando el crecimiento individual y señalando que ha venido a sembrar la sensatez.

Un crecimiento individual importantísimo…
“Hay tranquilidad en el comando técnico porque se ha reflejado todo el trabajo que hemos hecho. Ha habido una comunión de la parte física con la fuerza mental que hemos tenido hoy día, la parte colectiva, el sistema es el adecuado. Son pasos importantes que estamos dando a pocos días del torneo, pero calienta”, declaró.
Luego se refirió a los rendimientos individuales: “Hay un crecimiento individual importantísimo: lo de Marchán no solo en el gol sino en el juego, y el crecimiento de Corozo, que hizo un partido impecable”, prosiguió.
No hay vanidad ni soberbia…
“La forma de jugar que tenemos ahora creo que es la mejor para este tipo de jugadores. Así que estamos tranquilos; acá no hay vanidad ni soberbia, porque no hemos venido a Cristal para eso. Hemos venido a sembrar la sensatez. Ahora el mensaje es “no podemos jugar menos de lo que hemos jugado ahora", continuó.
Un poco de seriedad y más conciencia…
“Decimos a los hinchas del Sporting cristal que esta es una fecha importante porque el 28 de julio de 1821 comenzamos a definir el tipo de país que queríamos ser sin ningún tipo de dominación, así que orgullosos de ese momento, y celebrar el día, celebrar dentro de la salud, dentro de los cánones normales”, sostuvo.
“Un pequeño brindis y ojalá que este día no sea manchado por reuniones que lo único que están haciendo es perjudicarnos, porque estamos corriendo el riesgo de la salud que quisimos cuidar. No me imagino celebrar en una fecha en la cual tantos hermanos han fallecido. Vamos a tomar un poco más de seriedad y más consciencia. Así que viva el Perú, feliz 28 para todos”, concluyó.


Leer más...

miércoles, 15 de julio de 2020

EL MAESTRO Y EL ALUMNO


Por Manuel Araníbar Luna
Es una verdad monumental
que el que nace artista no deja de serlo jamás. El pintor no cuelga su paleta y sus pinceles, el guitarrista sigue manoseando la guitarra hasta que se les gasten las uñas. Un artista que se precie de serlo siempre tiene sus instrumentos a la mano como si fuera su DNI. Y por ende, un artista del balón seguirá peloteando y pichangueando hasta que la artrosis se lo impida.

Puntual y enmascarado...
A fines del 2019 y mucho antes, los medios especulaban largo y tendido con respecto al retiro de Loba en el 2019. Ya el maestro del toque fino había adelantado con anterioridad su retiro de las canchas y que en el futuro seguiría vinculado al deporte de los chimpunes y pelotas, y para ello se preparó. En vez de llegar a casa y repantigarse a ver películas se dirigía a sus estudios con el entusiasmo de colegial adolescente. El año pasado declaró. “Antes podía perder  el entrenamiento un par de días en la semana y el domingo jugaba normal. Hoy en día es diferente, tengo que entrenar a diario para poder rendir”. Esta rutina que imaginábamos iba a terminar cuando colgó los guantes -mejor dicho, los botines- no se ha terminado. Hoy sigue entrenando con el cuerpo técnico del Sporting Cristal. Llega puntual y enmascarado a La Florida, se cambia y sigue entrenando a diario con el entusiasmo de un jovencito que sueña con jugar al lado de los consagrados.

El pase en callejón...
Nadie nace con el don de darle a la pelota con maestría.  La calidad es fruto del esfuerzo y la constancia. Los jóvenes valores al ver a sus mayores se esfuerzan mucho más, los tienen que imitar por efecto espejo. Sería imperdonable que se pongan a practicar saques de banda teniendo al maestro al lado. Bien lo dice el refrán: “el cachorro aprende a rematar viendo al lobo viejo anotar”.
Távara, por ejemplo, es un jugador cuyo progreso está en ciernes. Tiene una zurda tan bien educada que hace una reverencia y dice chau después de anotar. Su disparo de media distancia tiene precisión de mira telescópica. Obvio que le falta mucha práctica para lograr el tercer ojo de dar los pases sin mirar, el panorama para analizar la ubicación de sus compañeros, el pase en callejón de un solo caño y el delivery kilométrico con moto de sicario. ¿Y qué mejor que practicar al lado del maestro que sigue en La Florida para dar clases magistrales gratis?
La folha seca...
Esto de enseñar a los chibolos tiene un antiguo antecedente con el maestro Didí, quien enseñó a patear a Matías Quintos, a Pepe del Castillo, a Mifflin y a Gallardo. Más tarde Machi Pinillos y el Niño Rata aprendieron a patear por la influencia de Arrelucea. ¿Cuál era la clave? Practicar y practicar hasta que los calambres les digan “basta”. Bien lo decía Didí: “Eu ensino todos os meus jogadores a chutar a folha seca. Mas sólo aprende quem fica para praticar após o treinamento”. (Yo les enseño a  todos mis jugadores a patear la folha seca. Pero sólo aprende el que se queda a practicar después del entrenamiento)
El día que veamos a las fieritas anotar goles de tiro libre al estilo Loba y Sheput diremos que se quedaron practicando una hora después del entrenamiento y que las lecciones han dado sus frutos.


Leer más...

miércoles, 8 de julio de 2020

EL EQUIPO PARA LA ESTRELLA 20


Por Manuel Araníbar Luna
Esto de la pandemia ha sido tomado con seriedad por los jugadores y el cuerpo técnico. Se regresa a la cancha en una coyuntura difícil para todos. En La Florida se reanudan las labores con optimismo. Los jugadores saben que ganar la Liga 1 no es una frase, es una obligación.

Eliminar los mondongos…
Luego de cuatro meses de apachurramiento con las flacas, los jugadores saben que ha llegado la hora de olvidarse del delivery de pizza hawaiana con pan al ajo y gaseosa en balde. Es el momento de entrenar con dos chompas para sudar los últimos restos de salchipapa, de aligerar la pesadez del tacu tacu montado y eliminar los mondongos de Michelín, y para ello tienen al equipo de los especialistas quemagrasas del cuerpo técnico, tan capos que a un flaco le implantan músculos y a los panzones les forman abdominales. Veamos con qué fichas contamos.
Porteros y guachimanes…
Como guardianes de la valla contamos con Renato Solis que no la hizo mal mientras estuvo atajando de titular esta temporada; en la banca Pato Álvarez y el tercero, el más chibolo Emile Franco que en la reserva tuvo buenas actuaciones. ¿Tendrá oportunidad de ponerse los guantes siquiera en algunos segundos tiempos? Como dijo el miope, ya se verá
En el grupo de guachimanes del área tenemos a Gianfranco el vigilante, el Mero Merlo con amplio kilometraje y Revoredo, el segundo más tío en el plantel. Cierran la manada de los pitbulls los chibolos Benja Villalta (hijo del Oso) y Rafa Lutger. Los dos zurdos que marcan la fulera  son Nilson Loyola y Junior Huerto. Marcando por derecha  Johan Madrid y Carlos Cabello. En la línea de rompemuelles Piki acompañado por su alumno Jesús “Chucho” Castillo.
Arquitectos y taladros…
En el diseño y armado, generación y pintura de jugadas el Tíbiri Távara y Calca con  Canchita Gonzales cinco metros más adelantito. El Chévere tiene muy buen pie, tan bien educado es su chimpún que luego de anotar de tiro libre hace una venia y pide permiso para celebrar. El juego de Calca y de Canchita es conocido por la afición. La incógnita es Marchán, un zurdito que la pisa como gallo y la taquea al estilo de ‘Pincel’ Sheput. (ojo, no los estamos comparando). No lo hemos visto anotar de tiro libre, aunque bien dice el antiguo refrán: “si la sabe tocar con la fulera, la clava por encima de la barrera”. Nos falta verlo en el palenque que es donde se aprecia al gallo de casta y estampa.
Kevin Sandoval y Corozo con el Rayo por derecha abren la cancha, las alas y el panorama. Es obvio que tanto las posiciones de los “extremistas” por izquierda y derecha es sólo nominal porque es normal que cambien de posiciones, y con mayor razón lo harán en la pluralidad de los sistemas de Mosquera, quien los sabe hacerlos trocar posiciones para desconcertar a las defensas rivales. Y adelante los dos nueves, Emanuel que la rompe como venga y el Zancudito.  Este es un gallo pisador que ha demostrado que la mete en ambas canchas. A partir del 7 de agosto, ambos arietes ya tienen el dedo en el gatillo para disparar sus espermatogoles desde el saque.

Si no hay combo en tu cocina…
Esos son todos los peones, torres y alfiles que el DT Mosquera moverá para poner en jaque a cuanto rival se ponga al frente. Material hay, lo que falta es devolverles el filo y mentalizarlos para este campeonato.  Eso es todo, el cajero automático devuelve la tarjeta porque no hay fichas para traer a nadie más. Como hacen las madres en épocas de pandemia, hay que cocinar con lo que hay en la alacena. Como dice el antiguo refrán:
“Si no hay jama en tu cocina… no invites a la vecina”


Leer más...

lunes, 6 de julio de 2020

NO HAY OTRA QUE JUGAR CON LO QUE SE TIENE


Por Manuel Araníbar Luna

Esto de la pandemia ha sido tomado con seriedad por los jugadores y el cuerpo técnico. Se regresa a la cancha en una coyuntura difícil para todos. En La Florida se reanudan las labores con optimismo. Los jugadores saben que ganar la Liga 1 no es una frase, es una obligación.

Eliminar los mondongos…
Luego de cuatro meses de apachurramiento con las flacas, los jugadores saben que ha llegado la hora de olvidarse del delivery de pizza hawaiana con pan al ajo y gaseosa en balde. Es el momento de entrenar con dos chompas para sudar los últimos restos de salchipapa, de aligerar la pesadez del tacu tacu montado y eliminar los mondongos de Michelín, y para ello tienen al equipo de los especialistas quemagrasas del cuerpo técnico, tan capos que a un flaco le implantan músculos y a los panzones les forman abdominales. Veamos con qué fichas contamos.
Porteros y guachimanes…
Como guardianes de la valla contamos con Renato Solis que no la hizo mal mientras estuvo atajando de titular esta temporada; en la banca Pato Álvarez y el tercero, el más chibolo Emile Franco que en la reserva tuvo buenas actuaciones. ¿Tendrá oportunidad de ponerse los guantes siquiera en algunos segundos tiempos? Como dijo el miope, ya se verá
En el grupo de guachimanes del área tenemos a Gianfranco el vigilante, el Mero Merlo con amplio kilometraje y Revoredo, el segundo más tío en el plantel. Cierran la manada de los pitbulls los chibolos Benja Villalta (hijo del Oso) y Rafa Lutger. Los dos zurdos que marcan la fulera  son Nilson Loyola y Junior Huerto. Marcando por derecha  Johan Madrid y Carlos Cabello. En la línea de rompemuelles Piki acompañado por su alumno Jesús “Chucho” Castillo.
Arquitectos y taladros…
En el diseño y armado, generación y pintura de jugadas el Tíbiri Távara y Calca con  Canchita Gonzales cinco metros más adelantito. El Chévere tiene muy buen pie, tan bien educado es su chimpún que luego de anotar de tiro libre hace una venia y pide permiso para celebrar. El juego de Calca y de Canchita es conocido por la afición. La incógnita es Marchán, un zurdito que la pisa como gallo y la taquea al estilo de ‘Pincel’ Sheput. (ojo, no los estamos comparando). No lo hemos visto anotar de tiro libre, aunque bien dice el antiguo refrán: “si la sabe tocar con la fulera, la clava por encima de la barrera”. Nos falta verlo en el palenque que es donde se aprecia al gallo de casta y estampa.
Kevin Sandoval y Corozo con el Rayo por derecha abren la cancha, las alas y el panorama. Es obvio que tanto las posiciones de los “extremistas” por izquierda y derecha es sólo nominal porque es normal que cambien de posiciones, y con mayor razón lo harán en la pluralidad de los sistemas de Mosquera, quien los sabe hacerlos trocar posiciones para desconcertar a las defensas rivales. Y adelante los dos nueves, Emanuel que la rompe como venga y el Zancudito.  Este es un gallo pisador que ha demostrado que la mete en ambas canchas. A partir del 7 de agosto, ambos arietes ya tienen el dedo en el gatillo para disparar sus espermatogoles desde el saque.

Si no hay combo en tu cocina…
Esos son todos los peones, torres y alfiles que el DT Mosquera moverá para poner en jaque a cuanto rival se ponga al frente. Material hay, lo que falta es devolverles el filo y mentalizarlos para este campeonato.  Eso es todo, el cajero automático devuelve la tarjeta porque no hay fichas para traer a nadie más. Como hacen las madres en épocas de pandemia, hay que cocinar con lo que hay en la alacena. Como dice el antiguo refrán:
“Si no hay jama en tu cocina… no invites a la vecina”

Leer más...

martes, 30 de junio de 2020

PIKI Y LA “V” DE LA VICTORIA.


Por Manuel Araníbar Luna
En días previos al recomienzo de la Liga 1, las miradas del hincha voltean a chequear cómo van las cosas este año con el regreso de Mosquera como estratega de la Máquina Celeste. Asimismo, habrá variaciones en la distribución de funciones en el equipo. Claro, porque el DT sabe redistribuir puestos. En lo que no habrá variación será en la capitanía. Ya se sabe quién seguirá siendo el caudillo esta temporada: Jorge Cazulo, el Piki.
La V de la Victoria…
La V de la victoria que está haciendo el Piki tiene una explicación.  Hoy en día el capitán indiscutido es él.   Se encargará de manejar el equipo dentro de la cancha. ¿Cuál es la mira de un capitán que se precie de serlo? Predicar con el ejemplo. Jalar de las orejas a los pusilánimes. Encaminar a las ovejas descarriadas. Inyectar actitud y deseos de ganar el campeonato. No vale quedar segundo.
Para quienes desconocen la historia cervecera. Cazulo llegó a Sporting Cristal luego de jugar el 2011 en la Vallejo como volante ofensivo por derecha.  La pupila de Mosquera se enfocó en el temperamento de Piki y luego de previo análisis lo reprogramó como 6. Y no se equivocó. Ese inolvidable 2012, con el logro del campeonato, Piki se consolidó como el mejor jugador en su puesto, el mejor jugador extranjero y por si fuera poco, el mejor jugador del campeonato.  Un par de años después por su temperamento y liderazgo se ganó el puesto de capitán cuando no jugaba Loba. Hoy en día, es el capitán indiscutido que tendrá de nuevo la responsabilidad de hacer respetar dentro y fuera de la cancha lo que representa el cintillo de conductor del equipo.
Un capitán de opereta…
Algunos creen, erróneamente, que la capitanía sólo sirve para el cambio de banderines y la elección de la cancha tras el respectivo sorteo. No es así. Para clarificar el tema recordemos el tema de la capitanía en la selección de hace unos años, cuando hubo un capitán del seleccionado nacional que triunfaba en el extranjero, pero no supo ni quiso asumir la responsabilidad de llevar el cintillo en el antebrazo; no la supo hacer valer dentro ni fuera del equipo. Cundió entonces la alcahuetería, la permisión de indisciplina y la atribución de funciones de jefe (y dueño) de equipo junto a una argolla a la que los mermeleros denominaron Los Cuatro Fantásticos, al punto de decidir la plantilla del equipo titular, de jugar cuando le daba la gana y, por último, ante las divergencias con el Director Técnico, tuvo la sinvergüencería de decir “Si está él no sigo yo”. Una enorme diferencia entre un capitán-capitán como Piki y un capitán de opereta como el mencionado exjugador.  
Ah, por si acaso, la V del Piki está en mayúsculas. No vale ser menos.

Leer más...