sábado, 14 de septiembre de 2019

ABRAM AYUDARÁ A OPERARSE A JUGADOR LUIS RIVAS, ABANDONADO POR COMERCIANTES UNIDOS


Por Juan Julca Velazco
Director de la revista Sentimiento Celeste.
Luis Rivas, jugador que se lesionó jugando con Comerciantes Unidos en la Liga 2, reveló que Luis Abram, su ex compañero en Sporting Cristal y selecciones juveniles, lo apoyará económicamente en su operación a la rodilla derecha.

"Luis es como mi hermano, lo conozco desde que estábamos en la selección Sub-15, Sub-17, Sub-18 y Sub-20. En Sporting Cristal también. Él se ha acordado de mí, me ha llamado y me dijo que me iba a apoyar. Ahora sé que le está yendo bien, en la selección mayor. Estoy feliz por él", declaró Rivas al programa 'Gamarrita, entra al área' en Facebook.
"Me sorprendió porque en verdad yo no esperaba que se acuerde o que me escriba. No esperaba algo así. Estoy muy agradecido con lo que está haciendo por mí", agregó.
Luis Rivas denunció días atrás que Comerciantes Unidos no lo quiso apoyar para operarse. El futbolista padece una rotura total del ligamento cruzado anterior y rotura de menisco externo.
Gran gesto de Luis Abram que lo pinta de cuerpo entero. Abram llegó a Cristal en el 2013 y jugó hasta el año 2017 en que fue vendido el 80% de su pase a Vélez Sarsfield de Argentina donde juega actualmente de titular indiscutible. Hoy también se ganó su lugar en la selección peruana mayor.

Salud Abram!!!
Leer más...

jueves, 12 de septiembre de 2019

EL CEBICHE LE GANÓ A LA FEIJOADA.


Por Manuel Araníbar Luna
Las apuestas daban a Brazil ganador por 35 a 1. Los canarinhos entraban confiados. Los cien fotógrafos y camarógrafos se acomodaron detrás de la valla peruana para ver la goleada que se avecinaba.  En el camarín peruano, recordando la final de la Copa America, en la memoria del Tigre y sus cachorros no tan cachorros, subsistía la piconería por haber perdido el título.

La estrategia de Gareca...
¿Qué decía Tite antes del partido?
—Bah, se Paolinho Guerreiro não jogar no time peruano, os peruanos não vão nos machucar porque o Peru sem o número 9 é um canhão sem balas
TRADUCCIÓN. Bah, si en la selección peruana no juega Paolinho Guerreiro los peruanos no nos van hacer daño porque Perú sin su número 9 es un cañón sin municiones.
Esta vez Gareca había analizado lo que se venía, sabiendo que Neymar se iba a poner la camiseta canarinha, y no quería perder,  ni mucho menos por goleada. ¿Que Brasil tiene un equipo superpoderoso con un ataque fulminante? Se sabe. ¿Que no conviene jugarle de igual a igual? También se sabe.
¿Qué estrategia trazó el DT de la melena leonina? Primero, dejó de lado el capricho por sus cachorros postizos –léase sus hijos adoptivos—  y cortó por lo sano para que la gangrena no avance. La consigna era no dejarlos armar ni un rompecabezas de cuatro fichas. ¿Qué es lo que había que hacer para aguantar el huracán? Lo que hacen los caribeños cuando los vientos empiezan a arreciar: tapar todas las goteras, asegurar puertas y ventanas con clavos, cola, pernos y trancas. Y dar el zarpazo de la sorpresa cuando menos lo esperen. Es que con toda la estatura y el peso, los monstruos también tienen debilidades. Al cíclope Polifemo y a Goliat se les mató con maña.  ¿Qué había que hacer? Enmarañar a los generadores, ahogar a los definidores, mochar las alas a los aleros.
De Pedrito a Pedrón...
En primer lugar puso en línea a Lucho Advíncula, Abram, Zambrano y Charapa protegidos con casco, escudo y chaleco antibalas.  Delante de ellos una formación inédita en la que los canteranos celestes Pedrito La Roca y Renato Tapia volvieron a juntarse después de quince años. Al lado de ellos, otro ex cervecero Yoshi, para repartir los naipes y las encomiendas. Esos tres, apoyados por el Gabo y Orejas asfixiaron a los rivales formando la primera barricada de rojinegros contra amarelhos creándose con ello  una aburrida película de acción pero sin muertos ni balas, salvo una que otra escapadinha del equipo de Tite.  Pedrito Aquino creció como líder en el atraque dejando de ser Pedrito para convertirse en Pedrón.  Y al otro lado Yoshi que era quien tocaba en pared, armaba, lanzaba y acompañaba. Adelante por la derecha, otro ex celeste, el Gabo (o Gabi, igual da). Al centro la Pulga trocando puestos con el Orejas.
Tudo bem, al menos en el papel, pero de nada te sirve robarle los ataques a los rivales si las malogras en salida. Casi todos los peruchos regalaban pelotas como si fueran los Reyes Magos. No pues, muchachos, ustedes no son Beckenbauer ni Julio Meléndez para salir dribleando a todos los que le salen al frente. Ustedes sólo tienen que romperla cuando lo enemigos acechan. Y es que si los arietes del trinche brasileiro se metían al área era porque Zambrano, Renato y Trauco regalaban las pelotas en salida. El Oreja tuvo un par de escapadas y eso fue todo en el primer tiempo, una pelea entre pulpos amarrados de los tentáculos.
Abram opacó a Neymar...
Para el retorno del camarín, al ver que no podían descalabrar la valla de Gallese la desesperanza cundía entre los amarelhos. Marquinhos se marcaba solo, Bruno era una fruna,  Casemiro ni la miró, Firmino no estuvo firme, Coutinho hasta el potinho, Neves se derritió, Paquetá se empaquetó. Y por último el archi super hiper ultra estrella Neymar, ovacionado al entrar, sonrió a la cámara gigante, hizo un hola a sus súbditos, dio un pasecito, y apenas lo bloquearon hizo su conocido teatro y volvió a mirarse en la pantalla para ver si lo habían despeinado. Y eso fue todo del ex pony. Quienes fueron a ver calidad en los brazucos solo encontraron solidez en los peruchos; quienes fueron a ver cinco goles de Neymar sólo vieron el de Abram.
 Dicen que la confianza mató a Palomino, igualmente esta misma confianza mató a canarinho. Todo empieza con un saque de banda de Culebra para Canchita que la esconde de tocamientos indebidos. El marcador, al ver que no puede tocarla le da una barrida de cantina a Canchita. Silbato y tiro libre en la esquina del cajón criollo. La toma Yoshi. La pide Cuevita pero Yoshi responde que la gorda es suya y que más pa’ allá. Yoshi la envía en curva de arco iris y la chancha es martillada por Abram que la peina suavecito mientras Ederson salía a destender la ropa. Gol peruano que lo grita medio estadio. Faltan seis pero es como si faltaran seis horas.
Ni cariocas ni cachangas...
Con el gol en contra, los brazucos insisten como burro enamorado pero estaba escrito en la  Crónica de una derrota no anunciada que a la valla de Gallese no iban a entrar ni cariocas ni cachangas ni cachitos (que los pitucos llaman croissants). Todavía hay un par de escapadas de Yordi pero este ha dejado la puntería en el camarín. Aburrido ya, el árbitro sopla la vuvuzela y dice bye bye. En la conferencia de prensa, Tite habló poniendo su mejor cara de palo.
—Oh meu Deus, eu não sabia que Canchinha, Yotuneiro e Abramzinho existiam. Para a revanche, vamos amarrá-los com cordas.
¿TRADUCCIÓN? Bah, no es necesario traducir sus frases, bastaba con mirar su cara. Buenas noches.

Leer más...

domingo, 1 de septiembre de 2019

SANTA ROSA LE CUMPLIÓ EL DESEO A VIVAS


Por Manuel Araníbar Luna.
Dicen que cada equipo tiene su santo. Cuando le dijeron a Vivas que el 30 era la fiesta de Santa Rosa, le echó una cartita con un par de lucas al Pozo de los Deseos. Y la patrona le hizo el favor, porque la única explicación del triunfo es un milagro. De lo contrario uno no se explica cómo es que los celestes, jugando tan malo, terminan volteando un partido que se veía perdido.

La confianza mató a Chemo...
A veces uno halla similitudes entre el fútbol y el boxeo. La comparación no va por las inevitables patadas entre los rivales sino por el golpe decisivo. En el año 90, el supercampeón del cuadrilátero Julio César Chávez estaba recibiendo una paliza de su retador Meldrick Taylor. Este le había ganado once de los doce rounds y en el último también le estaba dando como a entenado. El triunfo estaba cantado, pero faltando 15 segundos para el final, Chávez saca un guantazo y noquea al retador. Bien dice el dicho “La confianza mató a Palomino”
Arresto domicliario...
Similarmente, Sporting Cristal recibía un baile de perreo por parte del equipo trujillano. Ningún jugador cervecero  ataba ni desataba. Si nos preguntan quién se salvaba habría que señalar sólo al utilero, al masajista o los suplentes que calentaban afuera, porque este Cristal era una lágrima. Los rimenses no salían de su campo, como si el juez hubiera ordenado arresto domiciliario. No armaban más de dos pases  seguidos, todos sus saques iban a los pies de los poetas. Para colmo, el Pacheco trujillano abre el marcador de un tremendo tiro libre que se le chorrea a Solís como pescado enjabonado. Con su gol de cuota inicial,  los trujillanos triangulaban de tuya y mía, y en verdad se metían hasta la cocina sin nadie que siquiera les estorbe el paso. Las paredes de los locales toreaban a los rimenses en un solo de camotito que los barristas trujillanos celebraban con oles. ¿Había que darles los Santos Óleos a los cerveceros? No, mucho más grave, había que hacerles una misa de difuntos porque el cervecero estaba oliendo ya a momia de Chan Chan. Como decía el poeta Vallejo: “Pero al cadáver, ay, siguió muriendo”.

El mitrazo del Chorri...
Hay goles en la vida tan raros no lo sé” (Cristian Palacios)
“Arza mataó”, celebraba ñato de la risa el chaval Chemo porque sus pupilos andaban en una noche espectacular y, llenos de confianza, se veían ganadores.  Pero la confianza mata a Palomino y la panudez mata a Chemo. En la primera en que lo dejan suelto, Nando, que cuando está con viada le salen casi todas, se escapa como pirañita por la avenida España de Trujillo con zancadas al estilo Jorge Oreja Soto y manda el centro medido y rizado para el Chorri yorugua que se está desplazando en paralelo por el centro. La chancha llega puntual a la cita, el mitrazo del Chorri da contra el piso y da un salto de cangurito. Superman se lanza y la manotea pero el ex superhéroe de la prensa chicha no puede hacer nada por salvarle la virginidad a su valla. Uno a uno. Nadie lo cree, pero los tableros electrónicos no mienten. Así se van al descanso, esperando que “Yo Claudio” Vivas corrija lo planeado en el tablero.
¡Qué chévere, Távara!
Bien, Claudio puede dar mil órdenes pero lo que escuchan los oídos no lo aplican los chimpunes. Los cerveceros siguen jugando igual. De 10% suben a 15, casi nada.  Chemo continúa pensando que el compromiso se ve papayita al ver que sus pupilos están inspirados para garabatear lindos versos. Siguen llegando al área de Solís pero la pelota no entra ni con tarjeta VIP. Los celestes continúan jugando mal pero contragolpeando bien. El Chévere Távara gana de cabeza una mala salida de los poetas, e ipso pucho mete un zurdazo que rechaza Super Flan. Nando que viene a la carrera toma el rebote y la mete en el rincón de la telaraña. 2 a 1. Ya Nando se está se está consagrando. No obstante, los poetas no se rinden, siguen insistiendo y los rimenses respondiendo con transiciones (palabras del Comandante, ¿recuerdan?). Nando se vuelve a escapar como guepardo por su banda, saca un centro a rastrón estilo puñalada y el que la recibe es el Chévere Távara que la zurdea y fusila nuevamente a Blooperman, al que hace mucho tiempo los celestes lo tienen de hijo.
¿Dijimos que a veces a Nando le salen “casi todas”? Muy cierto, al rato Pachequito jala a un marcador en su cancha y termina ganando la amarilla. Luego, en un córner más inofensivo que un alfajor, se equivoca de arco y la cabecea adentro de la valla de Solís.  3 a 2. Como se ve, Nando ha participado en cuatro de los cinco goles. ¿Qué te está pasando, Nando, te estás mareando? De nuevo  los celestes vuelven a sufrir. Menos mal que Loba ha entrado a dormirla y la arrulla, arrorró mi niña♫♫♫,  hasta que el tremendo juez dice que ya pasó la misa de ocho. Y Vivas, más católico que su paisano el Papa, ya está llenando su  dormitorio con estampitas de la santa limeña. Buenas noches.

Leer más...

martes, 20 de agosto de 2019

MIS MARCAS DE HINCHA CELESTE.


Por Aldo David Alvarado, El Doctor Celeste.

Había fallecido mi querida madrecita y el velatorio se hizo en la misma casa donde crecí. Entre tanto trajín, propio de estos tristes momentos, me paré en la acera de enfrente a meditar mirando la fachada. Recordé entonces mi infancia y mis primeros años como hincha del Sporting Cristal.


El inspirador de esta pasión fue mi padre que durante muchos años fue dirigente de básquetbol del Sporting Tabaco y, como efecto dominó, su hinchaje pasó del Tabaco al equipo cervecero, a partir del año 56 en que el equipo celeste campeonó  en su primera campaña en el profesionalismo. De ahí viene el dicho “El equipo que nació campeón”.  Por ese mismo efecto, mi hermano Abraham y yo nos hicimos fanáticos.
Mis primeros grafiti.
 Las remembranzas se agolpaban. Evoqué los primeros años de mi adolescencia. Yo andaba por los trece años y era ya un furibundo hincha que recortaba periódicos y revistas para pegarlas en la solapa de mis cuadernos, y por las noches, provisto de crayolas, garabateaba mis primeros grafitis cerveceros en las paredes de todo el barrio.
Recordé, asimismo, que durante los fines d semana, mi viejo se dedicaba a hacer arreglos en casa. Reparar  un mueble, podar el pasto, regar el jardín, eran tareas puntuales. Un sábado decidió pintar la casa.
Hey, Aldo y Abraham, vamos a pintar la fachada y el patio. Tú, Abraham, trae la escalera. Tú, Aldo, anda compra lijas y pintura en la ferretería. Ah, y unas cuantas brochas.
 Mientras mi padre pintaba una parte del patio, Abraham, lijaba por el otro lado. A mí, me ordenó pintar la fachada. Cuando terminé la primera mano, mientras esperaba que la pared seque para darle la segunda, noté que le había salpicado pintura al medidor de fluido eléctrico. Agarré un waype, limpié las manchas y, por esas repentinas inspiraciones de todo adolescente hincha furioso del equipo rimense, pinté las iniciales SC sobre la tapa del medidor.
Pasaron los años, la fachada fue pintada varias veces. Después, dejamos de lado la pintura para cambiarla  por revestimiento de cerámica, lo cual le dio al frontis un toque más moderno, además, más fácil de limpiar. Pero el medidor quedó intacto.
Y hete aquí que, por esa nostalgia del hogar donde pasé mi infancia, se me ocurrió acercarme al medidor recordando la anécdota de treinta y tantos años atrás. La sorpresa me hizo dar un salto. Las iniciales continuaban en el medidor.

Leer más...

lunes, 19 de agosto de 2019

DOS CHORRIS CON CH


 Por Manuel Araníbar Luna.
Luego del exquisito gol del Chévere, para paladares finos y amantes del fútbol arte la máquina celeste se descompuso, y no por falta de gasolina, ni de las pilas agotadas. Es que se habían tomado una siesta, permitiendo que los rosados se enseñorearan  del campo. No ataban ni desataban ni siquiera los chimpunes. No arrancaban, no armaban, no quitaban, no defendían, no bloqueaban. Todo andaba patas arriba.  
El dron de Loba...
Ante tal adormecimiento, los visitantes se despacharon a su antojo y voltearon el partido. Una calamidad en tu propia casa, no puedes permitir que se sirvan de tu olla con tus propios tenedores. Para el segundo tiempo, el equipo cambia de actitud. Entran Loba, Christian Palacios, (Chorri II) y Brandon, (Chorri III). Y el equipo cambia soles por euros. Pero primero hay que empatar. Canchita le gana el vivo a un ropero de dos cuerpos y empata. Aunque el fantasma del gol rosado se pasea varias veces por el área del Pato, los celestes atacan con más ganas aunque con menos puntería.
Pasan los minutos y los celestes no mojan, para colmo, echan a Real Madrid por una plancha caliente al mismo ropero a quien Canchita le había sacado la guaracha, la salsa y el perreo. Loba entonces desenreda la maraña y -como siempre juega con brújula, GPS y teodolito- le manda un dron a “Kike Suero” Palacios que -estorbado, chancado, aplastado y jaloneado- la mete de zurda a la uruguaya, a lo que salga, mejor dicho a lo que entre. Primer Chorri con CH.
Chorri con CH...
Increíble que este equipo con diez jugadores esté jugando mejor que con once. Pero falta el huesillo de la mazamorra. El Titi se hace un titilujo con una titicucharita y da un titipase para el Chorri chico que le mete todo con CH: champú, chuño y un chupe chorrillano con choros, chanque y un  chorrillazo que se le chorrea a los chalacos. Chi cheñó. Segundo Chorri con CH.
.......
Buen debut de Brandon. Entra faltando 25 minutos, la toca un par de veces pero cuando le toca definir lo hace con claridad meridiana, con actitud, sabiendo que la afición espera mucho de él. En entrevista por la noche suelta la lengua:
-más bonito fue el gol que le metí a los cremas, pero este gol fue más emocionante.
¿Y cómo no va a ser emocionante siendo hijo de un grande? Asimismo,  ya está encaminado y ha jurado poner el despertador a las 6am para llegar más temprano a entrenamientos y compromisos. Su viejo le ha dicho que a la próxima que se quede dormido lo va a despertar con un balde de agua helada. Ya está advertido.

Leer más...

domingo, 18 de agosto de 2019

TREMENDA VOLTEADA CON GOLES DIGNOS DE PALACIO

 Por Manuel Araníbar Luna.
Las cosas que tiene el invierno. Hace frío, arranca el partido, el Chévere Távara, mete un gol de tiro libre y al estadio le sube la fiebre. Lástima que ese es el pecado mortal del futbol peruano en general y del SC en particular. Cuando meten un gol de piyamada creen que los goles van a caer de los árboles con sólo sacudir la rama.

La fábula de la lechera...

Y es que la ven fácil, al primer minuto, por una serie de pases en zigzag la meten pero el gol es invalidado por VH. A la siguiente jugada faulean a Nando, tiro libre. La toma el Chévere, le mete curva de rascapié con la zurda y la chancha se mete por la esquina de la dimensión desconocida. Entonces los celestes empiezan a soñar como en la fábula de la lechera:
—Ya la hicimos. Si en dos minutos hemos metido dos, uno buenazo y otro anulado, hoy les metemos nueve goles como mínimo”.
Una gelatina llamada defensa...
Se calientan los rosados mientras que los rimenses se aletargan. Entre Titi Ross, Reymond Tranca y Lex Luthor empiezan a hilvanar fino, a contragolpear y a meterse sin permiso a la sala de la casa porque la defensa cervecera está más pesada que una Coaster sin llantas, una verdadera coladera, una auténtica gelatina que tiembla cada vez que llegan los chalacos. Obvio, los visitantes se aprovechan de que los defensas celestes están hablando en chino, escuchando en japonés  y respondiendo en turco. Además, sólo un contención, Piki, contra cuatro armadores chalacos, ¿a quién iba a marcar? Piki será un 4 x 4 pero no puede marcar él sólo a todos, visto que ni Calca ni el Chévere no están armando ni bloqueando, en otras palabras, están pintados en la grama Las salidas de los backs son regalos para la visita. ¿Qué más quieren los rosados si les están dando su chocolate caliente con alfajores en la boca? Se despachan a su gusto, y con repetipuá.  
Es así como llega el gol de empate. Un faul de Piki a Barmond Tranca ocasiona un tiro libre donde Luthor la mete ganándole el vivo a todos.  ¿No decíamos que la defensa era una vaca recién parida? Cinco minutos después, Junior Ross se mete en contragolpe y habilita a Torrejón que mete el segundo gol igual que su apellido. Es más: lo de torreja le cae a toda la defensa cervecera que está con una pachocha de procesión. Los rosado se siguen banqueteando  mientras que los celestes se mueren de hambre. Así se van al camarín.
Canchita de Conchucos...
Para el segundo Paul Mc Cartney, los cerveceros, luego del jalón de oreja, parece que han entendido la consigna. Si quieren salir vivos del Gallardo la consigna es ganar los tres points sí o sí, Yo Claudio pone a Canchita como francotirador y a Tití más movedizo. Nilson despierta de su letargo y le manda la encomienda de treinta metros a Canchita que, como nacido en  Conchucos, se mete con una tremenda con...fianza a birlarle la pelota a un troncomóvil llamado Mondragón que pesa el doble pero es una tortuga con chimpunes cambiados. Canchita le da la vuelta al ropero y la empuja de zurda. Uf, empate, pero hay que seguir bregando.
No obstante los chalacos se pierden dos que pudieron aumentar la cuenta. ¿Y todo por qué? Por lo expuesto antes, por la línea defensiva que hoy está en kínder, mientras el resto está postulando a la universidad.  Poco a poco se componen las cosas menos la puntería, los cerveceros fallan ocasiones y los chalacos se burlan. Para colmo Real Madrid se va por una plancha al Troncomóvil.
Goles de Kike Suero y Brandon...
Loba entra y resuelve el rompecabezas con una pieza menos, mandando una pelota kilométrica, curva y multicolor como el arco iris, desde el área celeste al área rosada, para que la pesque Christian “Kike Suero” Palacios que, estorbado, la mata con la barriga y define de zurda y cayéndose un poco al estilo de Checho Ibarra. 3 a 2 con un hombre menos no está mal.
Viene entonces la segunda jugada de lujo del partido, tan brillante que hay que ver la repetición con lentes ahumados. Tras un saque de Tití, Loba se la devuelve con cucharón. Titi quiere ser más fino  y driblea con una cucharita a un rosado. Manda una bola arrastrada que se pasea por toda el área y llega a las garras de Brandon Chorrito Palacio. Este la empalma de zurda. Golazo, 4 a 2, y esto es una masacre. El popular VH sopla el clarinete y dice chau. Buenas noches.


Leer más...