domingo, 13 de octubre de 2019

SE PERDIERON DOS PUNTOS (Y LA PUNTA)


Por Manuel Araníbar Luna
Como se sabe, Gremco es dueño del estadio de Ate. No obstante, en esos noventa y tantos minutos de juego el dueño de la cancha fue Cristal. Y si los celestes no ganaron fue por la buena actuación de su guardavallas y por deficiencias en los remates. El partido estaba más que fácil. Cristal bien plantado en la cancha  y los locales bien plantados en una maceta.  

Una pollada con la puerta abierta...
Los cerveceros asfixiaron a los locales desde el silbatazo de VH. Todo el primer tiempo  se jugó en campo local y el 80 por ciento del segundo fueron dueños de la pelota y de la cancha pero no pudieron adquirir los derechos para meterla al arco. Se llegaba en ráfagas pero por desgracia se disparaba poco, y con balas de juguete.  Se fallaba en la definición, unas veces por apresuramiento, otras por egoísmo, unas cuantas  por falta de criterio. Los celestes se metían como a pollada con la puerta abierta, mientras los jugadores de la percudida sólo atinaban a estorbarlos o a verlos pasar. Estaba escrito hasta en los sitios de apuestas que los goles iban a llegar pero no siempre los jugadores leen estas cosas por falta de actitud, por desidia o por ver muchos videojuegos. ¿De qué te sirve estar a tiro de gol cuando no defines? Para colmo, tras un centro con cicuta y arsénico de Loba, Nando se pierde el gol de la punta del certamen por un mochazo que dio al filo del catre. No fue gol porque Carvallo estuvo rezándole a la Virgen de la Caridad del Cobre y al Señor de los Milagros
¿Qué se puede decir de la defensa? ¿Mejoró? Casi nada. Digamos que no fue exigida. Hubo errores en salida y fouls innecesarios en las inmediaciones del área propia (esto ya es endémico), sin embargo la poca efectividad de los locales les facilitaron las cosas.
En el bloqueo, Piki se bastaba para luchar solo sin ayuda de nadie. Calca y Martín armaban algunos rompecabezas pero sus pases profundizaban muy poco para los escapes  de Chorri Segundo y Nando, sobre todo este último causaba desmayos histéricos entre los palitroques locales aunque siempre haciendo una de más (no estaría de más que de vez en cuando levante la cabeza para habilitar al compañero más libre). La sorpresa fueron las proyecciones de Johan pero algunas terminaron en  un desmadrid.  Después el lateral dejó de mandarse al ataque, y cuando defendía cometía el error de barrer al chatito De la Cruz que le hacía chiches de fulbito.
La causa rellena...
Loba,  desde el saque empezó a mandar encomiendas. Algunas llegaron con retraso y otras con dirección equivocada. Es que Carlitos, como Tito Nieves, fabricaba fantasías, pero los de arriba no concretaban. Comizzo, que le tiene miedo como al cuco, mandó a que se le peguen con calcomanía percudida. Pero el che no contaba con su astucia, Loba se le pegaba a otro rival y jalaba marca para que Calca y Martín armen por otro lado. Por desgracia Loba se cansó, y con él todo el equipo. ¿La causa rellena? Habían salido a presionar todo el primer tiempo, lo cual trae desgaste en el segundo.
Patita de colibrí...
¿Qué hizo Comizzo con su plantel “hechizo”? Mandó a su gente a apretujarse en su campo al estilo discoteca de San Juan de Lurigancho, tal  como en el metropolitano a las siete de la mañana. Su promocionada garra no fue ni de patita de colibrí, sus ataques no hacían yaya, y los pocos que intentaron fueron un saludo a la bandera. Los minutos pasaban y el gol no llegaba. Vana espera. Barreto no tuvo un plan B. Tampoco había mucho que recambiar. Loyola reemplazó a Loba (¿?) y el rumbo no varió ni un grado a babor ni a estribor. Por último Victor Hugo, luego de paralizar el juego varias veces por causa de los rayitos láser (justo para enfriar el partido cuando los rimenses atacaban) decretó el chau. Buenas noches.
CODA. 
  • ·        En resumen, se perdieron dos puntos, y con ellos la oportunidad de alcanzar la punta del certamen por inoperancia de la delantera y por la falta de variantes en el ataque ante un equipo cien por ciento ganable.
  • ·     Loba últimamente no juega los 90’. Diferente hubiera sido el resultado si entraba empezando el segundo periodo. Su producción aumenta cuando ya se ha visto cómo están plantados ambos equipos en la cancha y cómo va el marcador. Con su lectura de timonel del equipo del partido sabe cómo resolverlos desde adentro. Pero, bien dice el dicho “el capitán conduce pero el dueño del barco decide cuándo”.


Leer más...

domingo, 6 de octubre de 2019

CRISTAL GANA 3 A CERO RATONEANDO


Por Manuel Araníbar Luna
Empezaron bien los celestes, con deseos de llevarse los tres puntos a La Florida. Copando la cancha, atorando a los rivales, con una mística que le había estado faltando desde hacía varias fechas.  Porque  en anteriores partidos entraban a no perder, apretujándose en su área como anchovetas por miedo a salir a la calle, como si los rivales fueran sicarios  en moto.  

Solís entró muy seguro, al menos sin mantequilla en los guantes. Los de atrás bien posicionados, quitando las pelotas sin faltas, aunque regalándolas  en salida (ya se ha hecho costumbre). En el medio campo, un Piki picoteando en todos lados, moviéndose por toda la columna vertebral del campo.  El Tíbiri Távara repartiendo el delivery con moto y casco, bien acompañado por su copiloto Calca, tocándola corta y triangulando para soltar los pases a la brigada de ataques. Este asedio al rival dio sus frutos (una ensalada de frutas con su yogur encima).
Toques, goles y salsa...
La ensalada de toques comienza desde la izquierda cuando Jair parte la papaya dándosela a Piki que le agrega el plátano y le pasa la bandeja a Titi, que le entrega la sandía cortadita a Calca. Horacio le agrega el yogur haciéndole una huacha a Ferreyra. El melón besa la canasta y Alarcón señala el centro del campo. Uno a huevo tempranito, cuando todavía no ha terminado de entrar la gente del Extremo por la bendita demora en quitarles las correas y revisarles desde las medias hasta la hamaca. No nos extrañaría que para el próximo partido les exijan carné de sanidad, certificado de antecedentes y los pasen por rayos X.
Los celestes siguen tocando, armando, chocolateando, creando zozobra  hasta que a la media hora de juego un centro sin consecuencias a la bomba la rechaza Arizmendi justo para el chimpún del chévere  Távara que le mete un bombazo de contrabote. ¿La vio Ferreyra? Por supuesto que no. El Canguro recién se entera del gol por el grito de la tribuna mientras el tablero electrónico muestra la figura de un patito y un huevo. ¿Cuánto tiempo hacía que la hinchada no era testigo de un concierto de toques como en esa media hora? Al ver esos dos goles facilones la gente sacaba la calculadora, “Si en treinta hemos hecho dos, en noventa hacemos seis”. Ya los hinchas cantaban la antigua salsa del Gran Combo: “Van bien, muchachos, van bien”!♫.
Acosados por el Chapu...
Pero luego, la algarabía empieza transformarse en preocupación. Como anticipo de navidad, los celestes le regalan el medio campo a los cusqueños, concediendo varios córneres  y tiros libres,  dando facilidades para que el Chapu la chape y empiece a meter centros a la olla. Carando sigue encarando y crea peligro, casi todas las gana. Menos mal que ha dejado la puntería en el camarín. Bien lo dice el refrán:  “cuando el diablo en el área te acecha, se puede encender la mecha”. Menos mal que Solís ha estado volando alto como un cóndor, despierto como una mosca, ágil como un otorongo y, más que todo, lechero como el que se ganó la Tinka.
¿Para el segundo tiempo Barreto les ordenará que salgan siquiera para ver si llueve? Naka,  una copia del primer tiempo. Los celestes encerrados y los sureños acosando por puertas y ventanas. ¿Cuántos tiros libres pateó el Chapu gracias a inocentes fouls de la defensa? ¿Cuántas pelotas por alto ganó Carando gracias a descuidos en la marca? No lo sabemos, pero fueron varias que hicieron jalarse las barbas a Barreto.
Una gaseosa en six-pack...
Pasaban los minutos y la gente se preguntaba cuándo Barreto iba a hacer una variante, un plan B para salir del peligro de naufragio a orillas del río Rímac. Ya había hecho cambios -Kevin por Nando y el Niño Jesús Pretell por San Jorge Cazulo-, pero igual, el equipo era una gaseosa en six-pack: embotellado y sin escape. El partido estaba ya muriendo y a Barreto al fin se le prende el foquito, saca a Titi y mete a Loba. En los pocos minutos que le queda al partido, Loba hace la repartición de los panes y la distribución de las pelotas. Para la izquierda, para la derecha, en profundidad. Ninguna le liga hasta que el Chorri Segundo la recibe  por la zurda, se la juega al centro a Loba y se sigue metiendo en espera de que se la devuelva en callejoncito, pero Carlitos cambia de planes (así es él, no esperen que siempre haga la misma), levanta la vista y mete un fierrazo como le gusta a él, con curva y dos cucharaditas de veneno. Ferreyra recibe el cañonazo curvo que le quema los guantes y la suelta.  Chorri Segundo que ya llegó a la candela le mete de un zapatazo y la chancha infla la canasta. Y al pitomán Alarcón no le queda más que señalar que es el tercero. Final. Y ahora a buscar un cebiche con harta gaseosa para poder tragar la saliva. Buenas noches.



Leer más...

sábado, 5 de octubre de 2019

GANAR O GANAR, NO HAY OTRA OPCIÓN.


Por Manuel Araníbar Luna
A la memoria de Luis Miguel López-Cano
De ahora en adelante, todas son finales, y se tiene que ganar los tres puntos en todas. No hay otra. No se aceptan ni siquiera empates, mucho menos actuando de locales. Más que una consigna de entrenador, esta es una convicción, una actitud, un juramento que han tomado los jugadores celestes como un paso a la recuperación de puntos perdidos. 
Defensa antiaérea...
Y es que se tiene que mejorar todo, desde la posición dentro de la cancha hasta la ardua tarea de ganar todos los futuros puntos en contienda. La Máquina Celeste, para seguir conservando su denominación de tal, deberá afinar su partes, equilibrar sus líneas, mejorar la definición, utilizar variantes: un plan B, un plan C y todo lo que se deba planificar antes y durante el desarrollo del partido, para evitar puntuales errores defensivos en concentración, en el retorno, en la ejecución de la trampa del offside y, una de sus más notorias debilidades, la estrategia defensiva ante los ataques aéreos.
Todo esto porque se sabe que el sistema de ataque del elenco sureño está planificado para jugar al pelotazo desde las bandas buscando los cabezazos de un goleador como Carando que viene de anotar tres goles  ante el Boys, dos de ellos de cabeza.
Histórica rivalidad.
Entre el Sporting Cristal  y Real Garcilaso hay una rivalidad que data del 2012, cuando en el primero de los playoff de aquel año los guerreros de la auténtica Máquina Celeste le quitaron el invicto de local al equipo cusqueño al ganarles por 1 a 0 con anotación de Junior Ross. En el encuentro definitorio de Lima se le ganó con otra  anotación de Titi. Pero en la previa, unas insultantes declaraciones del dirigente sureño crearon un clima de malestar que empañó  lo que podría haber sido una amena fiesta deportiva. 

Al año siguiente, por desgracia, el juvenil celeste Yair Clavijo fallecería de infarto a causa de la ausencia de un desfibrilador y de una ambulancia en dicho estadio. Días después, un jugador paraguayo del equipo sureño haría mofa de aquella triste situación, lo que volvió a crear un clima de resentimiento y la desaprobación general de la hinchada. Para empeorar las cosas, se había filtrado un audio en el cual el dirigente lanzaba amenazas a la vida de sus jugadores en caso de perder el compromiso.
Hubo, claro está, marcadores adversos para los rimenses. A cambio de ello, se recuerda históricas goleadas, la primera a inicios del Descentralizado 2012, cuando se le propinó un contundente 3 a 0 a Garcilaso en el Nacional. Aquella tarde, don Luis Miguel López-Cano soltó una frase que sería profética:
-Así como está jugando este equipo de Mosquera, estoy seguro que este 2012 la Copa será nuestra. Lo firmo.
Y el Maestro no se equivocó. Se recuerda asimismo, la contundente victoria de 5 a 2, cuando William ‘Periquito’ Chiroque anotó uno de los más hermosos goles en la historia del Sporting Cristal al driblear a toda la defensa de los sureños.
¿Algunas ausencias? Sí, el Pato Álvarez y Canchita Gonzales, ambos por ser convocados a la selección.
¿Bajas? Nilson Loyola, en preparativos físicos diferenciados, y Emanuel Herrera.
Que tiemblen los rivales. Hace poco más de cinco meses, un 27 de abril, Herrera se desgarró el tendón rotuliano en un compromiso ante el equipo de Ate. Favorablemente, desde inicios del presente mes, ya está practicando disparos con ambas piernas. Claro que no se esfuerza pero va por buen camino. La hinchada pide que regrese a romper las redes pero no hay que acelerar su proceso de recuperación porque podría ser contraproducente.

Radiografía de la visita
El elenco sureño, con un reciente cambio de entrenador, tiene  experimentados jugadores y una buena banca de suplentes. Ferreira bajo los tres palos. Una columna vertebral con base en la línea defensiva de Arizmendi, Joel Herrera y Quina quienes se complementan desde hace varios partidos. El Chapu Ramúa es el cerebrito que organiza los repartos, posee buen disparo de media distancia con ambos pies y un buen lanzamiento de centros,  acompañado en algunos partidos por Ísmodes y Archimbaud.  Adelante, turnándose con Hernán Rengifo, un goleador como Danilo Carando que viene de anotar un hat trick ante el Boys en la altura.

Probables alineaciones:
Spórting Cristal: Sporting Cristal (1): Solís, E.Chávez, G.Chávez, Merlo, Céspedes, Cazulo, Ortiz,  Calcaterra, Távara, Sandoval, Palacios. DT: Manuel Barreto.
Garcilaso. D. Ferreyra, J. Herrera, J. Ortíz, M. Quina, C. Souza o Cossio (ex marcador celeste) , J. Canova, J. Núñez, P .Míguez, A. Ramúa, J. Archimbaud y D. Carando.
Árbitro: Joel Alarcón.
Fecha: 06 de octubre del 2016
Estadio: Alberto Gallardo
Hora: 11:00.





Leer más...

domingo, 22 de septiembre de 2019

SE SUFRE PERO SE GANA.


Por Manuel Araníbar Luna.
Con diez días de Barreto al mando del equipo, en la tribuna se esperan los cambios que pide la hinchada, por lo menos que se recupere una pizca del estilo rimense que tantas  alegrías trajo a la hinchada: rápidas transiciones (frase del Comanche Salas), toque rápido, pressing, y lo que no se ve hace buen tiempo –cuando las cosas se ponen color rata-, un plan B, y si no liga el plan B, se pone el C y así por el estilo (cervecero).
Se empieza así, a nivel de hipertensión, con presión alta. Los de adelante hostigan, los del medio quitan. Y así, quitándoles aire, los visitantes se van debilitando por asfixia. Empiezan las transiciones aunque no tan veloces como se espera. Los ayacuchanos se acurrucan en su cancha dejando adelante a Montes y, de medio pique para crear sorpresa, el Zorrito. ¿Y después? Más na’, apretaditos como en el metro.
Kevin hasta el Ortega...
¿Qué le queda a los celestes? rotar, rotar y rotar hasta hallar una grieta por dónde filtrarse. Nando, acosado por Trujillo a niveles de paleteo, se había metido por el centro, arrastrando marca y con ello dejando libre su banda. Calca, luego de recibirla de Piki, le entrega el pase en bandeja de oro a Johan.  El madrileño hace la jugada de su vida, amaga y mete tremendo fogonazo que da en el travesaño. Metido en la candela, Nando hace lo que tiene que hacer, la empuja y celebra junto a todo el estadio. Pero Coty,  el juez de línea miope  levanta el maldito banderín y Kevin, el pítoman le obedece como ciego sin bastón, cuando todo el mundo ha visto que Nando estaba habilitado. En fin, este Kevin está hasta el Ortega. Por la noche se verá la repe. Lo malo es que al momento de verla en casa Kevin debe estar comprándose anteojos en jirón Huancavelica acompañado de Coty Carrera.
Pa’ fuera, pa’ la calle...
Visto así el trámite, los ayacuchanos se aprietan más al punto que los celestes se aburren hasta que en los minutos finales de la primera etapa llega el polémico penal cuando Chorri se filtra por otra grieta en el centro, la zurdea y la chancha rebota en el codo de un defensa de camiseta negra. Penal. Chorri II la decomisa para él y nadie más que él. Suya es, pues. La coloca recontra avisada, a tal punto que Grados la desvía. Los de negro lo abrazan, lo besan y hasta lo invitan a una parrillada de carnero al palo, pero Coty dice que se adelantó. En efecto, el ex arquero celeste se adelantó un metro. Chorri la coloca fuerte al otro lado. Escándalo entre los ayacuchanos. Al arquerito le da fiebre de 40 Grados, Perleche suelta su mala leche, Minaya casi estalla, el yorugua Riera mienta la madre y Kevin le muestra la roja. Riera pone cara de yo no fui  alegando que lo que ha dicho en inglés es  “¡un scotch en Sumatra!”, pero a Kevin no le gusta el whisky. Su asistente aspaventoso, mienta la madre en alemán y también lo sacan con el coro del Gran Combo “¡Pa’ fuera, pa’ la calle!”
Tito Nieves en el Gallardo...
Para el segundo tiempo las cosas siguen igual. Como ya se ha hecho costumbre,  pasa lo de siempre: los backs celestes regalan pelotas en salida, los del medio no arman, los de adelante se fallan varios goles. Los visitantes se achoran, se agrandan para jugarse el todo por el todo. Entra Loba que quiere jugar como Tito Nieves, “fabricando fantasías♫♫♫”, y las cosas mejoran pero quince minutos de Loba no arreglan un partido. ¿Qué es lo que queda? Mecerla, arrullarla, dormirla, ¿Y cómo se termina? Sufriendo, como también cantaría el Pavarotti salsero, prefiero ganar sufriendo, no quiero vivir empatando♫♫♫. Buenas noches.
CODA.
La pregunta es ¿jugando así recuperaremos el famoso estilo? Porque otra vez se ha ganado jugando como en liga de barrio y sufriendo como una madre. Más na’.

Leer más...

martes, 17 de septiembre de 2019

¿ASUMES EL RETO, BARRETO?


Por Manuel Araníbar Luna
Foto: Trome
Que el equipo hace varios meses que cojea de un pie mientras el otro está pisando una cáscara de mango es una verdad más grande que la selva amazónica. Esto lo vimos el domingo en Huacho. Los cerveceros siguieron jugando como hace fechas, chancándose el pulgar con el martillo porque durante gran parte  del encuentro ningún jugador celeste  daba en el clavo. Y no hay que culpar a los delanteros por haber perdido varios goles, ni a la defensa por las facilidades (de pago y sin intereses) que dio.
Química...
No es cosa de las fallas, repetimos, de uno o dos jugadores: es el equipo como un todo, en forma integral. Porque hay diferencia entre lo que es grupo y lo que es equipo. El equipo funciona en base a planteamientos con el ingrediente más importante, la ascendencia, la química entre el entrenador y el jugador. Si eso no lo logró Vivas por sus arranques temperamentales, Barreto lo tendrá que hacer actuando como psicólogo, como hicieron Mosquera y luego Salas con algunos jugadores díscolos. ¿Asumes el reto, Barreto?
Tras la salida de Vivas, a pocos días de la llegada de la primavera, el hincha  esperaba que por lo menos soplen nuevos y buenos aires. Se le recalentaba la calavera por la desesperación de ganarle a un equipo que había estado impago y cuyos jugadores no tenían ni para un té ralito.  Pero el hincha se dio con un cuadro que jugaba con un chimpún en el pie derecho y una maceta en el izquierdo. Tan mal estaban jugando que en las tribunas se escuchaba los gritos de desencanto: “que se vayan todos”.  Canchita se perdió varias. Un par de ellas fueron pecados veniales para que el cura de la parroquia le aplique una penitencia de cien avemarías, pero las otras dos, ¡ayayay!, cinco años de cana a pan y agua y sin visita. Una que dio en el palo como si la hubiera pateado con los chimpunes dentro de su caja, y la otra de cabeza como si le hubieran pegado los párpados con moco de gorila. Tan poca confianza tenía Barreto en el resultado que hizo entrar al Chancho para defender el uno a cero. Y menos mal que los jugadores del Muni se perdieron varias, la última, la del empate, al final del partido, que la sacó el Pato con las uñas.
De paporreta...
En favor de Barreto hay que considerar que, a pesar de tener sólo unos días con el buzo, tiene la ventaja de conocer a varios jóvenes que hasta hace poco estuvieron bajo su tutela en la reserva y en las divisiones sub-.  Asimismo, Barreto conoce de paporreta cómo juega la gente del primer equipo.  Porque no nos van a decir que nunca ha visto cómo Loba chapa el timón y guía el yate; como Piki muerde y empuja al equipo con pundonor y valentía; cómo Calca hace los cambios de frente con la pelota; cómo se proyecta Yair. Y esto sin contar que a Pretell, Nando, el Vigilante Gianfranco, Kevin, el Tíbiri Távara y  Olivares  les lee hasta la palma de la mano porque los ha tenido a su cargo. ¿O nos van a decir que el primer equipo entrena en la Florida y la Reserva en Chorrillos? ¿Asumes el reto, Barreto?
Una cosa es con guitarra...
...y otra con cajón. Una cosa es entrenar a un equipo de reserva donde la presión es mínima, ya  que en reserva y en menores se juega sin público. Sin embargo,  otra cosa -elemental, básica, fundamental- es agarrar el timón de un equipo cuya hinchada reclama actitud y compromiso de los jugadores, experiencia del entrenador en estrategia y manejo de un equipo profesional. La hinchada reclama, además, lo que han venido viviendo hace más de sesenta años: buen juego, alegrías y sobre todo títulos. TI-TU-LOS, a un club cuya historia está repleta de pergaminos con un  lema que lo dice todo:
“Otros entran a disputar partidos, nosotros a pelear campeonatos”
Hablar de ello es hablar en mayúsculas. Hay que tener mucha manija para decidir planteamientos y/o jalar orejas a jugadores profesionales, algunos de mayor edad que el entrenador. ¿Asumes el reto, Barreto?
Otro detalle es decir que Barreto vaya a jugar con otro sistema, mejor dicho modificar el actual (dicho sea de paso que el sistema que dejó Yo Claudio era un kion sin forma ni simetría). Bien, en ese caso vamos a ver qué sistema implantará, cómo podrá llevarse con jugadores mayores que él. Si le da un buen afinamiento, lubricación y le alinea las llantas  a la hoy destartalada  Máquina Celeste, bienvenida sea su gestión. ¿Asumes el reto, Barreto?
Y como último detalle, tiene que hacerlo contra el cronómetro olímpico. No por el hecho de haber llegado de emergencia nos va a salir al final con  el barajo de que “faltó tiempo”. ¿Asumes el reto, Barreto?
Entrenador novato...
Varios refranes  se aplican siempre a los entrenadores que recién agarran el buzo, sobre todo cuando llegan a remachar un equipo que hace agua. Algunos son más repetidos que el himno nacional, aunque no siempre llegan a cumplirse: “escobita nueva barre bien”, “a entrenador nuevo, victoria segura”. Y porque no perdemos la fe,  aquí tenemos otro refrán que esperamos repetir a fines de diciembre:
“Entrenador novato sí gana campeonato”.
¿Asumes el reto, Barreto?

Leer más...

sábado, 14 de septiembre de 2019

ABRAM AYUDARÁ A OPERARSE A JUGADOR LUIS RIVAS, ABANDONADO POR COMERCIANTES UNIDOS


Por Juan Julca Velazco
Director de la revista Sentimiento Celeste.
Luis Rivas, jugador que se lesionó jugando con Comerciantes Unidos en la Liga 2, reveló que Luis Abram, su ex compañero en Sporting Cristal y selecciones juveniles, lo apoyará económicamente en su operación a la rodilla derecha.

"Luis es como mi hermano, lo conozco desde que estábamos en la selección Sub-15, Sub-17, Sub-18 y Sub-20. En Sporting Cristal también. Él se ha acordado de mí, me ha llamado y me dijo que me iba a apoyar. Ahora sé que le está yendo bien, en la selección mayor. Estoy feliz por él", declaró Rivas al programa 'Gamarrita, entra al área' en Facebook.
"Me sorprendió porque en verdad yo no esperaba que se acuerde o que me escriba. No esperaba algo así. Estoy muy agradecido con lo que está haciendo por mí", agregó.
Luis Rivas denunció días atrás que Comerciantes Unidos no lo quiso apoyar para operarse. El futbolista padece una rotura total del ligamento cruzado anterior y rotura de menisco externo.
Gran gesto de Luis Abram que lo pinta de cuerpo entero. Abram llegó a Cristal en el 2013 y jugó hasta el año 2017 en que fue vendido el 80% de su pase a Vélez Sarsfield de Argentina donde juega actualmente de titular indiscutible. Hoy también se ganó su lugar en la selección peruana mayor.

Salud Abram!!!
Leer más...