sábado, 20 de noviembre de 2021

LA PREVIA: CELESTES AFINAN LA PUNTERÍA

Por Judith Araníbar.



Y llegó el momento crucial. Este domingo se jugará el primero de los playoffs entre el once rimense, vencedor absoluto de la fase 1 y del acumulado versus el equipo de Matute ganador de la Fase 2  



En la fase 1 los celestes campeonaron galopando pese a que en pleno campeonato se desarmó su mortífera delantera que fue el terror de los equipos rivales en el certamen del pasado 2020. Este año los cerveceros compitieron en simultaneo en varios campeonatos.

  • Fase 1 de la Liga 1.
  • Copa Libertadores
  • Copa Sudamericana
  • Copa Centenario.

Como resultado de este recargado y complicadísimo trajín, varios jugadores terminaron con terribles lesiones de las que algunos aún no se logran recuperar. Aun así, el DT cervecero Roberto Mosquera supo mover sabiamente los trebejos recurriendo a los adolescentes canteranos para que los celestes alcanzaran el primer puesto en el acumulado, lo que les da la opción de escoger el partido de vuelta.

El tono dramático y que da más emoción a los playoffs es que en la penúltima fecha de la Fase 2 el once celeste le quitó el invicto al equipo de Matute anotándole tres goles a un cuadro que mantenía la valla menos batida del campeonato. Los goles cerveceros fueron de Riquelme que hizo doblete y uno de Ávila.

Últimos 4 enfrentamientos:

24.10.21 | Alianza Lima 1-3 Sporting Cristal

02.05.21 | Sporting Cristal 2-1 Alianza Lima

25.08.20 | Sporting Cristal 1-1 Alianza Lima

04.12.19 | Sporting Cristal 1-1 Alianza Lima

 

Probables alineaciones

Sporting Cristal: Duarte; Lora, Chávez, Merlo, Loyola; Castillo, Calcaterra, Gonzales; Ávila, Liza y Riquelme.

Alianza: Campos, Portales, Míguez, Vílchez, Mora, Lagos, Ballón, Benítez, Concha, Aldair Rodríguez y Barcos.

 

Estadio: Nacional

Fecha: 21 de noviembre

Hora: 15:00

 

Leer más...

jueves, 18 de noviembre de 2021

GALLESE UN GIGANTE Y CUEVINHA CRECIÓ

Por Manuel Araníbar Luna


Un vecino de esos que ven el vaso medio vacío nos lo resumió en unas frases “Jugamos mal contra los más malos pero ganamos. Los más malos jugaron bien y nos dominaron, pero perdieron. Apuesto que jugando bien íbamos a perder. 


Un cuadro de Picasso al revés.

Esta especie de trabalenguas de mi vecino tiene mucho de razón. Es que ver este partido luego del vale triple contra los boliches era como ver un cuadro de Picasso al revés.  ¿Qué pasó, qué pisó? (son palabras de Pocho Rospigliosi).

Primero, ya lo dijo Pocho, el piso, mejor dicho, la cancha. Todo dueño de fecha la arregla o desarregla como quiere, esto lo sabemos todos. Los venecos -nadita giles- mojaron la cancha en la víspera, lo volvieron a hacer en la mañanita y antes del partido repitieron el riego. En el entretiempo la volvieron a regar. Si querían que Perú se sumerja en un pantano lo consiguieron, la diferencia es que tuvimos a Gallese, al Bambino y a Cuevinha.

Segundo, lo mismo de casi siempre, cuando los peruchos se enfrentan a un equipo grande como Argentina o Brasil los blanquirrojos se tiran para atrás. Sólo dejan adelante a uno en punta sin tajador. Esto es explicable porque se reconoce el mejor nivel del rival. Esta vez, contra el sentido común, tocamos retirada contra el equipo que siempre está en el sótano de la tabla. Eso debe estar escrito en la pizarrita de acrílico con su respectivo plumón, pero al pisar una cancha lodosa, con un calor de 37°C hasta el plumón se derrite.

Tercero, el humo fue que los cojumentaristas de siempre  dieron su sermón de sabelotodo en jarabe de lengua:

—No se preocupen, el partido está papayita. No juegan Soteldo ni Rondón que son los capos, el resto son paquetes de muestra gratis para llenar la lista de 11.

Los mensajes eran de tanta panudez y soberbia que los hinchas se la creyeron, y hasta los más pesimistas como mi vecino metieron su plata en las casas de apuesta y a ganador, ya estaban contando sus ganancias de la noche.

—nah, a los chamos les ganamos con ocho jugadores enyesados aunque ellos sean quince en la cancha. Ta’ facilito.

¿Facilito? ¡Las huellas!

Sucedió todo lo contrario.  Los de la concho de vino eran dueños de la fecha y por supuesto, como locales se apoderaron de la cancha. Apenas el referí sopló el piticlín asustaron un par de veces poniendo en aprietos a la defensa rojiblanca. Luego del susto los peruchos empezaron a tejer, hilvanar y parchar las situaciones, aunque no tanto como para echarse una siesta panza arriba y esperar que los goles lleguen solos.

Menos mal que luego del apretón inicial los granates les dejaron un cachito de soltura y los rojiblancos empezaron a llegar, no mucho, pero al menos para crear un pequeño peligrito, una sirenita de alarma en el área de los chamos. Usaín se escapa por derecha y lanza un centro arrastrado que la Culebra venenosa empuja con el taco, la rechaza un defensa que deja al Bambino en coitus interruptus, un casi-casi autogol. La siguiente escapada fue una serie de toques en pared que al último remató la Culebra pero el veneno se le quedó en el camarín.

¡Pizza e vino para el Bambino!

Bien, a veces dicen que a la tercera va la vencida, en este caso a la tercera fue la apertura. La serie de toques empieza desde la salida del área perucha. Yoshi vio que el Bambino esperaba su porción de pizza en el medio campo, este recibe la pelota (y también un codazo que el árbitro no ve) y abre para Cuevinha que viene por la zurda. El bambino resbala en la cancha fangosa pero se levanta como gladiador turinés para recibir el encargo y devolverle el paquete a Cuevinha. Este levanta la mitra y la pasa a la Culebra que serpenteando por derecha le envía un dron con efecto a la cabeza del Bambino que no hace más que meterla entre el palo y el arquero venezolano. ¡gol di testa del guerriero mascherato que corre, una pirámide rojiblanca lo tapa al punto que le desabrochan el antifaz de llanero solitario (ya los chibolos se están comprando su antifaz). Uno a cero. Luego los granates tienen a maltraer a los peruchos, algunos van a las casas de apuestas a meter su plata a la contra porque ven que la mano venía peluda y con uñas largas. Así se van al descanso con dos limones en las amígdalas.

En el segundo tiempo cae una granizada sobre el área perucha. Gareca se despeina gritando que están regalando el medio campo y no están armando ni un rompecabezas de cuatro bloques. Los venecos tienen una puerta abierta y si no se meten al arco es porque Pedrito está en su noche. El empate se ve venir y al fin llega con una jugada melliza del gol peruano con la diferencia de que el remate final del delantero es de puntazo cruzado. El ataque de la concho de vino no se detiene y se pierden el gol de la volteada cuando un chamo hace a la Tarántula un sombrero cajamarquino que sale desviado, ¡uf!. Los peruchos le dan su vuelto. Un zurdazo de Trauco da en el poste venezolano. Otro pase de Cuevinha para Canchinha le sale muy arribinha.  

Gol con el dedo gordo…

Llega entonces la pintura del encuentro. Una infracción al borde del área caraqueña da lugar a tiro libre. Cuevinha la chapa y no la suelta ni con orden del juez. Es suya y los chotea: “por favor salgan todos que yo sé lo que hago”. El chato huamachuquinho mira a derecha e izquierda y se empina para ver dónde está el arquero, que ordena su barrera con los jugadores más altos. Un granate se acuesta a tomar la siesta por si las moscas detrás de la barrera en caso de que al chato le ocurra arrastrarla por el piso. Cuevinha le da con el dedo gordo y la pelota vuela con curva de plátano bellaco pero a Ferraresi se le ocurre meter sus narices y desvía la pelota que entra limpia hasta el fondo de la canasta petrolera. 2 a 1.

“Pedro nuestro que estás en el arco…”

Las cosas que suceden: Peú sin dominar va ganando. Venezuela domina, pero la pelota no entra. Un granate lanza centro que Trauco manotea creyendo ser el arquero. Penal. “Trágame tierra” dice Trauco pero la tierra caraqueña no traga a los peruanos. ¡uf, la canción! A rezarle a San Pedrito, patrono de los arqueros que los van a fusilar. El encargado es Machíz.  Los jugadores peruanos le meten labia y floro en jerga y en quechua. Mientras el Ave Pedro aletea como mariposa con los brazos tan largos que llegan a los postes. El arco se le achica a Machiz que patea fuerte pero ya la Pantera se ha lanzado y la manotea. El rebote lo revienta Ramos hasta la tribuna. Trauco se desentierra, sale llorando del ataúd, camina como los muertos vivientes y promete invitarle juanes a la Pantera si le regala los guantes para ponerlos en un altar con su velita misionera.

Gareca, poto de muñeca…

¿Y que sigue? Ataques y más ataques, disparos y más disparos pero Pedro Gallese que al inicio del partido era una tarántula de 1.90 de estatura se ha convertido en un pulpo de 2.50mts que las saca todas con sus ocho brazos. Al final de la contienda ya es  una pantera gigante de tres pisos de altura y sus brazos son dos paletas de helicóptero. Se lleva cargados en un brazo a Cueva y en el otro a Trauco que promete regalarle juanes y tacacho con cecina para todo el 2022; Bambino le traerá Pizza, y Canchita chifles. Gareca le ha prometido parrillada, pero vaya usted a creerle a un argentino que es más duro que poto de muñeca (espérate sentado porque parado te vas a cansar). Buenas noches.



Leer más...

viernes, 12 de noviembre de 2021

VALE TRIPLE PERUCHO (Y BAILE TRIPLE)

 Por Manuel Araníbar Luna


Los peruanos tenemos la bendita costumbre de hacer las cosas a última hora. Y desde niños.

·     Nos acordamos de comprar láminas en la librería recién el domingo a las 11 de la noche.

·         Abrimos el texto del colegio para estudiar recién el día del examen.

·         Canjeamos las licencias de conducir y los DNI recién el día que vence el plazo


Cebiche de asterisco...

Igualmente, los seleccionados peruanos son así, recién se toman a pecho que hay que ganar puntos cuando estamos con la soga al cuello en el fondo de la tabla. No obstante, como los conoce, antes de salir a la cancha Gareca les dio una lavada de cabeza con champú Desahuevina concentrada.

—Che, jugadore’, a ver si hacemo’ un par de golcito’ desde el vamo’ pa’ no ser lo’ eterno perdedore’ de Sudamérica. ¿estamo?

Dicho esto, les puso rocoto con jugo de limón de Chulucanas en el asterisco, y los peruchos entraron como  potrillos desbocados a vacunar como si la variante Delta estuviera en la puerta del estadio esperando meterse sin boleto.

Atacaron desde el saque. Toques rápidos para uno y otro lado. La salida limpia era de Peña para que armen juego Cueva, Canchita y la Culebra. Una escapada de Canchita por la izquierda, se lleva a la carrera a un verdolaga y la centra, La Culebra salta y la pesca con el taco, Lampe manotea y la mete Lapa metiendo su primera vacunada sin dejar tiempo a que Lampe ni siquiera se levante la manga. Mala pata, anulado por posición adelantada.

—Mamma mia, che sfortuna—se lamenta el Bambino—, mi hanno annullato il gol, ma stasera devo segnare il mio primo gol, sì o sì

TRADUZZIONE: “Madre mía, qué mala suerte, me han anulado el gol, pero esta noche tengo que meter mi primer gol, sí o sí”

Il cavaliere mascherato...

Un par de minutos después,  una jugada de copiar—pegar, Cuevita se mete por el medio y la juega en callejón de Huaylas para Canchita, este la mete a la candela, un defensa perejil la llega a manotear (si no era gol se cobraba penal), la pesca Lapa y la mete sin asco. Il cavaliere mascherato (el jinete enmascarado) celebra y promete pizza para todos. La tribuna estalla y el golero está allá, solo, triste y desolado. 1 a cero

El cebiche de asterisco ha surtido su efecto porque los peloteros cholos están diablos, mientras los perejiles se rascan la cabeza. Los peruchos muerden, tocan, triangulan, manejan, mientras los de la camiseta albahaca son una carretilla sin llantas. Los peruchos son Gremlins, los verdolagas son caracoles. Los peruchos son chuckys palomillosos mientras los perejiles son mazamorra de achicoria.

A la media hora de juego los volantes de la franja se juntan como lo han hecho desde el vamos. Canchita toca por el centro y se la juega al Bambino que se la pasa a Charapa y corre metiéndose por el medio junto con Cuevita, Peña  y la Culebra esperando el centro que viene enroscado para que la meta el que la toque. El error es de toda la defensa color verdura y el arquero que esperan que la pelota vaya a la testa del Bambino pero la cabecea el más chato que no crece ni con los trinches parados y la bola entra junto al palo, 2 a cero. Estallan las tribunas. Cuevita perseguido por los otros corre por la línea de cal haciéndole chitón al comando técnico verdolaga y se gana una tonta tarjeta amarilla por cachaciento (¡Ay Cuevita, Cuevita, cuándo aprenderás!). En fin, te perdonamos porque hoy día estás diablo.

El Conejito de la Suerte...

Sigue el chiche, la quimba y el cholocolate (no está mal escrito, es chocolate entre jugadores cholos). Los de la camiseta color culantro se rayan y empiezan a meter taba y un verdolaga se gana la amarilla por picón. Tantas son las ganas de ganar que la afición pide el tercer hijo y este no demora en nacer. Otra serie de toques por la izquierda, centro rasante a la candela, esta vez la rechaza un perejil y la bola salta como el conejito de la suerte para Peña que le mete un misil con dirección al Bambino. Este abre la huacha y la chancha entra limpia y bañada, hasta inflar la canasta de verduras. 3 a cero y el primer tiempo se acabó.

Para el segundo periodo presidencial (¡toco madera!), los peruchos bajan un poco la marcha esperando a ver qué hacen los de la otra orilla del lago, la parte que no es Titi. Los verdolagas se crecen y hacen cambios para mandarse al ataque a ver si les liga. Y vaya que casi la meten. Menos mal que la Pantera ha tomado jugo de saltamonte miti miti con sangre del Hombre Araña y salva dos tremendos misiles que se querían meter al arco conchudamente y sin su permiso. Un par de contrataques cholos no llegan a concretarse. Entran tres celestes más: Calca, Gabi Costa y Abram. Luego lo hacen Raziel y la Foquita que en dos semanas juega contra los celestes, pero no pasa más na’.

El Sermón del Adiós.

“Podéis ir en paz con sus tres goles a La Paz”, dice el árbitro con cara de sacerdote a todos los buenos samaritanos que entraron a este templo de Nuestra Señora de las Pelotas.  Y en la puerta del estadio se les da sus recuerdos de esta Misa de Sanación por el alma de los sufridos hinchas peruchos, porque este triunfo cholo es justo y necesario. Buenas noches.

Leer más...

jueves, 28 de octubre de 2021

CELESTES EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS

 


Por Aldo David Alvarado Hinojosa

El Doctor Celeste

Este año el once de La Florida había tenido un arranque difícil. Herrera, máximo goleador cervecero en dos campeonatos, tuvo que ir al extranjero por razones personales.


Un hospital de campaña…

Corozo, el mejor delantero por izquierda del 2020 y el mejor habilitador de pases-gol (innoblemente atacado por la fanaticada) fue prestado al futbol mejicano, Chris Olivares y Távara sufrieron terribles lesiones que los alejan del campeonato por el resto del año; Irven que estaba en plena recuperación, anotó su gol 100 y empezó a producir, pero por desgracia cayó enfermo. Marcos “Faraón” Riquelme que ni bien se recuperaba de un desgarro caía en otro de igual gravedad. ¿así cómo avanzar?

No hay Liga de la Justicia…

El elenco celeste que había tomado la punta del presente certamen entró mermado a la Copa Libertadores y a la Sudamericana e igualmente mermado quedó en el camino. El DT Mosquera tuvo que echar mano, al igual que el año pasado, de los jóvenes promocionados al primer equipo. Sin embargo, participar en tres campeonatos en el mismo año pasa factura en lo físico de los jugadores, que son de carne y hueso, pero algunos derrotistas creen que son de acero como algunos personajes de la Liga de la Justicia.

Por esta causa el elenco cervecero empezó a ceder puntos en la fase 2. Los pesimistas de siempre expresan rompiendo teclas y lanzando gritos que se vayan todos. El último domingo al vencer limpiamente al equipo de Matute se callaron las críticas malévolas. Esperamos que para los playoff nos olvidemos de dichas maldiciones y todos miremos hacia adelante. Esto nos debe llevar a una reflexión. El equipo celeste, con todas las calamidades que vivió este año, las cuales enumeramos líneas arriba, está pasando por un proceso. Y como todo proceso, hay tropezones, altibajos, lesiones, expulsiones, y todo lo que tiene que pasar en estos casos.

El vaso medio vacío…

Esto lo comprendemos quienes de veras queremos a nuestro cuadro rimense. Por desgracia, algunos ven el vaso medio vacío, y otros ni siquiera ven el vaso. Vamos muchachos, ¿somos hinchas o no? Todos los celestes somos libres de opinar, pero sin insultar. El que se siente hincha celeste, que de veras quiere a su club lo apoya en las buenas y en las malas.

¡Salud Cristal, siempre contigo por la estrella 21!

Tomado de: El Portal Celeste

Leer más...

lunes, 25 de octubre de 2021

CELESTES 3 MATUTE 1, RESUCITÓ EL FARAÓN.

 Por Manuel Araníbar Luna.


Tras alcanzar el primer lugar en la Fase 2 la historia había dado un vuelco. Las estadísticas decían muchas cosas, las casas de apuestas le daban la victoria a los matuteros en proporción de 3 a 1. Los medios deportivos ya estaban armando los titulares para el lunes coloreando sus primeras planas con los coleres blanco y azul. ¡Y del Cristal? Ni letras chiquitas.

No hay lobo vegetariano…

A veces uno sin ser adivino logra captar un planteamiento antes del pitazo inicial con sólo verle la cara a los jugadores y a su entrenador. Se adivinaba las órdenes de Bustos: “espérenlos tranquilos que los celestes están desesperados por ganarnos”, una orden que es como decirle a las ovejas “dejen pasar al lobo a la fiesta porque es vegetariano”.

El equipo matutero entró confiado, plantándose en el campo con aires de canchero. Pero la canchería se les diluyó rapidito porque arrancando nomás los rimenses tomaron la batuta y encontraron la puerta abierta de par en par con el buffet servido. ¿qué les quedó? Despacharse. Los rimenses jugaban con dos centrodelanteros (Faraón y Liza) lo que complicaba a la defensa menos batida del año. Entraban mayormente por la izquierda donde la esperaba Beybe (en todo el primer tiempo la pista de aterrizaje estuvo ahí), Calca repartía los cubiertos, Castillo los platos y la servilleta, y Canchita le pasaba los chifles a un Irven empeñoso como siempre. No pasaron ni diez minutos y el Beybe se perdía el primer gol. ¿qué, así estaba de fácil la entrada al restaurante? mesmamente, tan fácil que los volantes y defensores rivales te hacían una venia sin pedir propina.

Cinco minutos después llega el primer bocadito del bufet. Un pase kilométrico desde el medio campo va hacia la zurda donde Irven, viendo que el faraón se está metiendo por el centro y le manda el dron. El pelado le soba la cabecita lustrada con mantequilla  y la gorda se mete facilito y embaraza la canasta. 1 a cero.

La bombarda de Beybe…

No obstante, Irven Beybe no estaba contento. Ya se había perdido un gol y había colaborado para el gol del Faraón Ramsés I, pero él quería el suyo. Cinco minutos después, un centro de Canchita a la olla lo rechaza un back matutero como lo piden los entrenadores: siempre a un costado y no al frente, pero con tan mala suerte que la pelota llega a los pies de Irven que desde el filo del cajón criollo prende la bombarda que se mete rozando con la cabeza de un defensa dejando al arquero como estatua de sal. 2 a cero y el partido está más fácil que la tabla del 1.  Asi los lobos apagan el motor para dormir la siesta en la guarida

El segundo de Ramsés II

Para el retorno Bustos manda a sus ahijados a buscar el empate sí o sí. Mientras los chacales celestes por haberse empachado de bufet criollo gratis y la cabeceada de siesta de quince minutos han salido medio lerdos, con la panza llena. Los matuteros empiezan con centros a la olla y en un zafarrancho el pirata anota su gol. 2 a 1. Los rimenses, luego del baldazo de agua fría sacuden la mitra y ponen las cosas en claro. “¡Tá won, a mí no me empatan, tá won?!” y retoman la manija en un dame que te doy que es todo lo contrario a la comilona del primer tiempo. Las acciones se equiparan tanto en ataques como en fauls.

Como ya la banda izquierda está muy recorrida los celestes cambian de banda. Irven se pasa para la vereda de enfrente bien a su derecha para no estorbar el tráfico Canchita se pasea por todos los lados y Calca distribuye el pan, los frejoles y las gaseosas a todo el que se la pida. Liza cae mal y se disloca el hombro, menos mal que no es cargador del Señor de los Milagros. La jugada la empieza la calavera que se la juega al Beybe, este no lo piensa mucho y manda el delivery a la olla, Liza se agacha y la peina con un beso en la oreja y la chancaca llega a los chimpunes de Riquelme que juega más suelto que el que se escapó de Lurigancho, la empuja y mete su segunda pepa y con ello es elegido como el jugador del partido  y pasa de Ramsés I a Ramsés II. Más ná. Buenas noches.

CODA

1). Hablando en platino, el faraón fue elegido como el jugador del partido, aunque la verdura es que, salvo un par de descuidos en la defensa y muy poco quite en el medio campo en el segundo tiempo, todos la rompieron.

2). Dejemos de lado el triunfalismo, este fue un partido complementario de fase 2 y no definitorio. La verdad será dicha luego de los playoffs de noviembre. Quien diga que ya campeonamos está comprando muebles antes de construir la casa.

Leer más...

sábado, 9 de octubre de 2021

PERU 2 CHILE 0, AQUINO FUE EL MEJOR

Por Manuel Araníbar Luna.




El viento frío nos mostraba los restos de un invierno que se niega abandonar. Algo de ese frío puso algo tiesos a los jugadores peruanos. No tomaban la iniciativa, no armaban ni una carpa. T
iesos como conos de entrenamiento, no salían de su campo como si estuviera prohibido pasar al otro lado por riesgo de covid.



Eunucos contra dos rocas…

Los mapuches dominaban, invadían cuantas veces les daba la gana el campo peruano y sus defensores se daban la pana de aposentarse en la línea central sin sobresaltos, pero de nada les valió porque su juego  era de unucos, la tenían pero no perforaban. Y es que en el medio campo los esperaban con pierna fuerte dos escollos: Pedrito Aquino conocido como La Roca y Sergio Peña que también es sinónimo de roca. Para enroquecer las cosas, escollo se le llama también a una piedra escondida bajo el nivel del agua. Contra esos dos baluartes los sureños no ganaron nada. Ni en futbol, ni en armado y en labia mucho menos. Pedrito es canterano rimense, fiel discípulo del gladiador Aquino y para mayor referencia juega con el 23, al igual que el Piki. ¿a quién querían atarantar, a La Roca? Pedrito desde el inicio puso pierna de granito, chimpún de acero y pecho de oso, aunque por momentos exageró, se temía que se gane la tarjeta de la malaria. Menos mal que el juez yorugua Pereyra miró para otro lado en varios pasajes cuando el roce por momentos era una lija de fierro de #40. Peña por su parte bloqueaba, acompañaba y pisaba ambas áreas, y cuando chocaba no pedía disculpas, contestaba la labia poniendo el pecho y plantándose a lo macho.

A vender lengua en Santiago…

Hablando de labia, destaquemos lo de Cuevita. Al filo de la línea de cal Isla lo quiso trabajar de boquilla conociendo que el chatito tuntún muchas veces reacciona como colegial, Cuevita no le hizo caso (¡al fin maduraste, chato!) y se escapó esperando el lanzamiento lateral. El primer error de los mapuches fue echar una siesta ignorando -o más bien olvidando- que es una regla fundamental que de saque lateral no hay offside, levantaron el brazo viendo que Cuevita la recibe con el hombro. El segundo error de los rotos es reclamar mano pero el juez yorugua no les para ni canicas ni bolita de pimpón. Por el contrario, el chaturri se aviva y escabulle entre tres chilenos y la juega al centro para que la empalme el que venga corriendo, sea Paolo o Yoshi, pero el que llega es Peñita que dispara tremendo peñón que el portero la rechaza porque le quema los guantes. Cuevita, como buen pericotito se aparece de la nada y rompe la canasta de huevos de tremendo patadón. 1 a huevo. Algunos dicen que inmerecido (esos algunos son los chilenos). Pero gol es gol aquí y en Tailandia y a llorar al río Mapocho. Moraleja: para la próxima no se duerman ni quieran vender lengua que acá en el Perú sobra, mejor la venden en Santiago, aunque está cara porque su tercer error fue creer que podían empatar con labia y no con futbol. Termina el primer tiempo. Afuera hace frío, pero en la cancha hay candela.

Charapa con siete yerbas…

Para el segundo tiempo los peruchos agarran viada. Se animan, cogen el badilejo y la batea y construyen más paredes que en edificio, Pedrito y Peña rompen piernas, Calens se recalienta y la rompe con ganas, Ramos es una sombra para los mapuches, Advíncula rompe líneas, mucho más que en Boca. Ya el cuadro cholo está con la sangre más caliente que charapa con siete yerbas.  Un chileno se le escapa al Ussaín (¿qué pasó Rayo, que te dormiste, si tú eres el más veloz?), lanza el centro que la cabecea un chileno (único descuido de los centrales) y no pasa nada porque la Pantera la chapa facilito. Y de ahí no hay más. Los rojos quieren meter leña y rebotan recibiendo taba, quieren el empate pero les cae el segundo de la noche, y definitivo.

Se modifica el refrán…

Una jugada por la izquierda casi parecida al primer gol se la vuelven a lanzar a Peña que apretando el puño revienta la pelota con chuño, y dispara el cañón. El portero vuelve a quemarse los guantes y la expulsa de un manazo. Peña -como buen chofer- se mete por su derecha, la vuelve a pescar y la cruza para el otro lado para que Bravo sólo chape aire mientras la chancha infla las redes. 2 a 0. Ya ven que la adivinanza se modifica: entre Roca y Peña siempre hay gol y leña. Los mapuches se achunchan, el pitbull quiere trabajar de labia a López y éste en el área le devuelve el cariño. El perro aúlla, se tira al piso como cachorrito pero el árbitro no le compra el boleto de pasaje a la Isla de la Fantasía (donde ese fue a dormir el pobre Isla), ya que los conoce desde que hicieron expulsar a Cavani en la Copa América (pero ojo, mucho cuidado, Marcos Johan, te pudo costar una tarjeta roja).

Coda

Total, los rojos las vieron negras. Lo único que lograron fue lesionar a Paolo y al Oreja, pero en cambio Bravo quedó manso, Isla se llenó de guano, el Pitbull quedó chillando como chihuahua, Maripán se volvió Maritín, Pulgar fue un meñique, y Sánchez chilló como chancha al ver que va a pelear la cola con Bolivia y Venezuela.

Mientras tanto, los cholos ganaron línea por línea, sacaron todas desde atroya, Roca y Peña metieron taba con plantilla, medias, canilleras, pasadores y cocos en el medio y mataron con dos goles por Adelaida, pero ojo aún falta pescado por freir. Mañana los vemos en La Paz. Buenas noches.

Leer más...