martes, 17 de septiembre de 2019

¿ASUMES EL RETO, BARRETO?


Por Manuel Araníbar Luna
Foto: Trome
Que el equipo hace varios meses que cojea de un pie mientras el otro está pisando una cáscara de mango es una verdad más grande que la selva amazónica. Esto lo vimos el domingo en Huacho. Los cerveceros siguieron jugando como hace fechas, chancándose el pulgar con el martillo porque durante gran parte  del encuentro ningún jugador celeste  daba en el clavo. Y no hay que culpar a los delanteros por haber perdido varios goles, ni a la defensa por las facilidades (de pago y sin intereses) que dio.
Química...
No es cosa de las fallas, repetimos, de uno o dos jugadores: es el equipo como un todo, en forma integral. Porque hay diferencia entre lo que es grupo y lo que es equipo. El equipo funciona en base a planteamientos con el ingrediente más importante, la ascendencia, la química entre el entrenador y el jugador. Si eso no lo logró Vivas por sus arranques temperamentales, Barreto lo tendrá que hacer actuando como psicólogo, como hicieron Mosquera y luego Salas con algunos jugadores díscolos. ¿Asumes el reto, Barreto?
Tras la salida de Vivas, a pocos días de la llegada de la primavera, el hincha  esperaba que por lo menos soplen nuevos y buenos aires. Se le recalentaba la calavera por la desesperación de ganarle a un equipo que había estado impago y cuyos jugadores no tenían ni para un té ralito.  Pero el hincha se dio con un cuadro que jugaba con un chimpún en el pie derecho y una maceta en el izquierdo. Tan mal estaban jugando que en las tribunas se escuchaba los gritos de desencanto: “que se vayan todos”.  Canchita se perdió varias. Un par de ellas fueron pecados veniales para que el cura de la parroquia le aplique una penitencia de cien avemarías, pero las otras dos, ¡ayayay!, cinco años de cana a pan y agua y sin visita. Una que dio en el palo como si la hubiera pateado con los chimpunes dentro de su caja, y la otra de cabeza como si le hubieran pegado los párpados con moco de gorila. Tan poca confianza tenía Barreto en el resultado que hizo entrar al Chancho para defender el uno a cero. Y menos mal que los jugadores del Muni se perdieron varias, la última, la del empate, al final del partido, que la sacó el Pato con las uñas.
De paporreta...
En favor de Barreto hay que considerar que, a pesar de tener sólo unos días con el buzo, tiene la ventaja de conocer a varios jóvenes que hasta hace poco estuvieron bajo su tutela en la reserva y en las divisiones sub-.  Asimismo, Barreto conoce de paporreta cómo juega la gente del primer equipo.  Porque no nos van a decir que nunca ha visto cómo Loba chapa el timón y guía el yate; como Piki muerde y empuja al equipo con pundonor y valentía; cómo Calca hace los cambios de frente con la pelota; cómo se proyecta Yair. Y esto sin contar que a Pretell, Nando, el Vigilante Gianfranco, Kevin, el Tíbiri Távara y  Olivares  les lee hasta la palma de la mano porque los ha tenido a su cargo. ¿O nos van a decir que el primer equipo entrena en la Florida y la Reserva en Chorrillos? ¿Asumes el reto, Barreto?
Una cosa es con guitarra...
...y otra con cajón. Una cosa es entrenar a un equipo de reserva donde la presión es mínima, ya  que en reserva y en menores se juega sin público. Sin embargo,  otra cosa -elemental, básica, fundamental- es agarrar el timón de un equipo cuya hinchada reclama actitud y compromiso de los jugadores, experiencia del entrenador en estrategia y manejo de un equipo profesional. La hinchada reclama, además, lo que han venido viviendo hace más de sesenta años: buen juego, alegrías y sobre todo títulos. TI-TU-LOS, a un club cuya historia está repleta de pergaminos con un  lema que lo dice todo:
“Otros entran a disputar partidos, nosotros a pelear campeonatos”
Hablar de ello es hablar en mayúsculas. Hay que tener mucha manija para decidir planteamientos y/o jalar orejas a jugadores profesionales, algunos de mayor edad que el entrenador. ¿Asumes el reto, Barreto?
Otro detalle es decir que Barreto vaya a jugar con otro sistema, mejor dicho modificar el actual (dicho sea de paso que el sistema que dejó Yo Claudio era un kion sin forma ni simetría). Bien, en ese caso vamos a ver qué sistema implantará, cómo podrá llevarse con jugadores mayores que él. Si le da un buen afinamiento, lubricación y le alinea las llantas  a la hoy destartalada  Máquina Celeste, bienvenida sea su gestión. ¿Asumes el reto, Barreto?
Y como último detalle, tiene que hacerlo contra el cronómetro olímpico. No por el hecho de haber llegado de emergencia nos va a salir al final con  el barajo de que “faltó tiempo”. ¿Asumes el reto, Barreto?
Entrenador novato...
Varios refranes  se aplican siempre a los entrenadores que recién agarran el buzo, sobre todo cuando llegan a remachar un equipo que hace agua. Algunos son más repetidos que el himno nacional, aunque no siempre llegan a cumplirse: “escobita nueva barre bien”, “a entrenador nuevo, victoria segura”. Y porque no perdemos la fe,  aquí tenemos otro refrán que esperamos repetir a fines de diciembre:
“Entrenador novato sí gana campeonato”.
¿Asumes el reto, Barreto?

2 comentarios:

  1. campeone o no campeone no queremos a esa gayina en el equipo
    los celestes no olbidamos que cuando le anoto al cristal beso la camiseta sucia de su equipo
    diferente fue el caso de oblitas porque a pesar de ser gayina el ciego jamas se burlo de mi querido equipo rimenze

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LEONIDAS ERES OTRO QUE EN VEZ DE SUMAR ESTAS RESTANDO. BARRETO ES UN PROFESIONAL Y CUANDO UNO ACTUA COMO TAL COBRA POR SUS SERVICIOS SIN INTERESAR SI ES DE LA U O DE LA ALIANZA. EJEMPLOS HAY MUCHOS ACUERDATE QUE CHUMPITAZ TODO UN IDOLO PARA LA U JUGO VARIOS AÑOS Y SE RETIRO EN CRISTAL LO MISMO QUE OBLITAS Y PANADERO. REYNOSO ES HINCHA DE CRISTAL PERO FUE CAPITAN EN ALIANZA. BUTRON ES HINCHA DE ALIANZA PERO JUGO PARA CRISTAL Y ASI HAY MUCHOS EJEMPLOS.

      Eliminar