lunes, 5 de diciembre de 2016

AQUÍ LAS CLAVES DEL TRIUNFO CERVECERO.

Por Manuel Araníbar Luna
En verdad la ronda de los penales estaba para que se la lleve cualquiera. Ambos eran merecedores, no obstante sólo uno tenía que pasar a la final. Recalquemos que hubo varias claves subyacentes para hacerse del triunfo, y todas muy importantes.
El kilometraje. Cristal es un equipo de mucho kilometraje. Avezado, canchero, con mucho oficio, que por muchos años ha peleado primeros puestos de campeonatos. Eso le bastó ayer, sin jugar bien, y casi sin delanteros, para ganar el partido a un equipo luchador y mordedor, que  -sin desmerecer su brillante campaña actual- por muchos años peleó el descenso. No es lo mismo pelear arriba para llegar a la cima que hacerlo al fondo para no ahogarse.
Caballo grande aunque no ande. Dicen que es una buena ventaja jugar de  local, pero jugar en el Gallardo –cuya cancha es chica- facilita los planes a los visitantes que siempre vienen a lo mismo: apretujarse en su área, amarrar el partido y soltar contragolpes. Esta vez en La Florida escogieron bien, una cancha grande, lo que facilitó las ofensivas y triangulaciones por las bandas, que rompieron a los ediles, sobre todo en el segundo tiempo. Además, en cancha grande se tiene que correr más, y sus resultados se vieron a la mitad del segundo tiempo cuando los ediles ya sacaban la lengua, y no por cachita sino por agotamiento.
Las barras celestes. Esta vez las barras sí que fueron el jugador número 12. Durante todo el partido saltaron y entonaron los mismos cánticos. Otrosí decimos, pese a los precios,  repletaron la popular Sur y gran parte de Occidente y Oriente. Palmas para nuestros sacrificados barristas que con su ensordecedores cánticos desorientaron a la visita.
Piki escogió bien. Cazulo optó sabiamente por el arco Sur  para la tanda de fusilamientos. Y no pudo ser mejor. Allí estaba la barra que nunca se calla ni abandona, la ensordecedora bulla del Extremo, cuya gente repletó la tribuna, quitó concentración y serenidad a los rivales y los hizo fallar en la decisiva ronda. (Aunque Piki falló un penal, fue uno de los mejores jugadores del partido).
Penny y su treta psicológica. Antes del último penal le hizo cachita a Camioneta Zela haciendo una plancha-lagartija como si no le importara, como si fuera pan comido. El defensa se puso nervioso, titubeó, y esta vacilación fue fatal porque le dio cosa y la mandó a la tribuna.
CODA.
Aun no se ha logrado nada. ¿Qué se ha logrado? Una perla más. Lo que se ha convertido ya en un lema cervecero que algunos envidiosos tratan de menoscabar: consolidarse como el equipo  peruano más copero, dentro del grupo de los cinco más más de Sudamérica (si lo deseas, puedes añadirle otro “más”  para que se muerdan la lengua de envidia): Peñarol (43), Nacional (43), Olimpia (38), Cerro Porteño (38) y Sporting Cristal (33).
Por último, con respecto a las dos finales del 11 y el 18, aún no hay que cantar victoria. Hay que meter la cabeza en el frízer porque faltan 180 minutos para definir el campeonato. El equipo del Cabezón es difícil, y la altura es su aliado. Se necesita humildad, paciencia, Serenol Forte. Hay que enfriar la soberbia y dejar la panudez, para no compararnos con aquellos “ciegos con su plata” que juran que el Sporting no existe. Bah, déjenlos llorar: ya llevan sesenta años machacando lo mismo y no quieren ver la realidad. ¡Pero cómo  les gusta sufrir!


3 comentarios:

  1. las gayinas perdieron estrepitosamente en su cancha. los gonkas no pasa na. lo sbasureros el otro año bajan. farsilaso se salvo con la justa
    vayejo bajo aurich en naa la san martiin ta lebantando
    el unico q nos hase pelea es el melgar fuerza cristak csm

    ResponderEliminar
  2. ahora le rebientan cuetes a peny. y todo el año lo an jodido
    fuerza cristal carajo aqui y en arequipa

    ResponderEliminar
  3. las gayunas y kagnes del bocon libero y todo espor todavia no quieren reconoser que somos los mas coperos jajajaja como les arde jajajaja

    ResponderEliminar