domingo, 1 de septiembre de 2019

SANTA ROSA LE CUMPLIÓ EL DESEO A VIVAS


Por Manuel Araníbar Luna.
Dicen que cada equipo tiene su santo. Cuando le dijeron a Vivas que el 30 era la fiesta de Santa Rosa, le echó una cartita con un par de lucas al Pozo de los Deseos. Y la patrona le hizo el favor, porque la única explicación del triunfo es un milagro. De lo contrario uno no se explica cómo es que los celestes, jugando tan malo, terminan volteando un partido que se veía perdido.

La confianza mató a Chemo...
A veces uno halla similitudes entre el fútbol y el boxeo. La comparación no va por las inevitables patadas entre los rivales sino por el golpe decisivo. En el año 90, el supercampeón del cuadrilátero Julio César Chávez estaba recibiendo una paliza de su retador Meldrick Taylor. Este le había ganado once de los doce rounds y en el último también le estaba dando como a entenado. El triunfo estaba cantado, pero faltando 15 segundos para el final, Chávez saca un guantazo y noquea al retador. Bien dice el dicho “La confianza mató a Palomino”
Arresto domicliario...
Similarmente, Sporting Cristal recibía un baile de perreo por parte del equipo trujillano. Ningún jugador cervecero  ataba ni desataba. Si nos preguntan quién se salvaba habría que señalar sólo al utilero, al masajista o los suplentes que calentaban afuera, porque este Cristal era una lágrima. Los rimenses no salían de su campo, como si el juez hubiera ordenado arresto domiciliario. No armaban más de dos pases  seguidos, todos sus saques iban a los pies de los poetas. Para colmo, el Pacheco trujillano abre el marcador de un tremendo tiro libre que se le chorrea a Solís como pescado enjabonado. Con su gol de cuota inicial,  los trujillanos triangulaban de tuya y mía, y en verdad se metían hasta la cocina sin nadie que siquiera les estorbe el paso. Las paredes de los locales toreaban a los rimenses en un solo de camotito que los barristas trujillanos celebraban con oles. ¿Había que darles los Santos Óleos a los cerveceros? No, mucho más grave, había que hacerles una misa de difuntos porque el cervecero estaba oliendo ya a momia de Chan Chan. Como decía el poeta Vallejo: “Pero al cadáver, ay, siguió muriendo”.

El mitrazo del Chorri...
Hay goles en la vida tan raros no lo sé” (Cristian Palacios)
“Arza mataó”, celebraba ñato de la risa el chaval Chemo porque sus pupilos andaban en una noche espectacular y, llenos de confianza, se veían ganadores.  Pero la confianza mata a Palomino y la panudez mata a Chemo. En la primera en que lo dejan suelto, Nando, que cuando está con viada le salen casi todas, se escapa como pirañita por la avenida España de Trujillo con zancadas al estilo Jorge Oreja Soto y manda el centro medido y rizado para el Chorri yorugua que se está desplazando en paralelo por el centro. La chancha llega puntual a la cita, el mitrazo del Chorri da contra el piso y da un salto de cangurito. Superman se lanza y la manotea pero el ex superhéroe de la prensa chicha no puede hacer nada por salvarle la virginidad a su valla. Uno a uno. Nadie lo cree, pero los tableros electrónicos no mienten. Así se van al descanso, esperando que “Yo Claudio” Vivas corrija lo planeado en el tablero.
¡Qué chévere, Távara!
Bien, Claudio puede dar mil órdenes pero lo que escuchan los oídos no lo aplican los chimpunes. Los cerveceros siguen jugando igual. De 10% suben a 15, casi nada.  Chemo continúa pensando que el compromiso se ve papayita al ver que sus pupilos están inspirados para garabatear lindos versos. Siguen llegando al área de Solís pero la pelota no entra ni con tarjeta VIP. Los celestes continúan jugando mal pero contragolpeando bien. El Chévere Távara gana de cabeza una mala salida de los poetas, e ipso pucho mete un zurdazo que rechaza Super Flan. Nando que viene a la carrera toma el rebote y la mete en el rincón de la telaraña. 2 a 1. Ya Nando se está se está consagrando. No obstante, los poetas no se rinden, siguen insistiendo y los rimenses respondiendo con transiciones (palabras del Comandante, ¿recuerdan?). Nando se vuelve a escapar como guepardo por su banda, saca un centro a rastrón estilo puñalada y el que la recibe es el Chévere Távara que la zurdea y fusila nuevamente a Blooperman, al que hace mucho tiempo los celestes lo tienen de hijo.
¿Dijimos que a veces a Nando le salen “casi todas”? Muy cierto, al rato Pachequito jala a un marcador en su cancha y termina ganando la amarilla. Luego, en un córner más inofensivo que un alfajor, se equivoca de arco y la cabecea adentro de la valla de Solís.  3 a 2. Como se ve, Nando ha participado en cuatro de los cinco goles. ¿Qué te está pasando, Nando, te estás mareando? De nuevo  los celestes vuelven a sufrir. Menos mal que Loba ha entrado a dormirla y la arrulla, arrorró mi niña♫♫♫,  hasta que el tremendo juez dice que ya pasó la misa de ocho. Y Vivas, más católico que su paisano el Papa, ya está llenando su  dormitorio con estampitas de la santa limeña. Buenas noches.

2 comentarios:

  1. ESTE EQUIPO DE MIS AMORES ESTA JUGANDO PARA LOS CHANCHOS. COMO DICE EL ARTICULO HAN GANADO DE MILAGRO. PERO TODOS LOS DIAS NO VAMOS A ESPERAR MILAGROS. HAY QUE GANAR JUGANDO BIEN. DONDE HAN DEJADO EL ESTILO????????
    CUANDO SE HA VISTO A UN EQUIPO CELESTE JUGAR CON PELOTAZOS LARGOS?????? ESE NO ES NI DE LEJOS EL ESTILO DE MI QUERIDO EQUIPO.
    NO ME HAGO ILUSIONES ASI COMO ESTAN JUGANDO ESTE AÑO NO VAMOS A CAMPEONAR FUERA VIVAS CARAJO Y QUE SE VAYA ESE ESTAFADOR LLAMADO PATRICIO ARCE

    ResponderBorrar
  2. Casi el 99 por ciento de lo que dice Aranibal es cierto, lo que no concuerdo es en lo de las órdenes de Vivas. este entrenador ha tenido toda la semana para planificar el partido, y no me vengan que no sepa enseñar a la defensa que cada dia está jugando peor y además que de una vez entienda que Piqui solo no puede estar marcando a tres jugadores a la vez. Cazulo necesita un compañero más quitador que armador. un verdadero mixto que muerda y arme a la vez.

    ResponderBorrar