viernes, 15 de mayo de 2015

BALLONAZO DE SAN BALLÓN

El partido arrancó en una tarde en la cual el  sol alumbraba tibiamente, como nos gusta, pero el elenco rimense no prendía la luz, y lo poco que armaban Loba y Maní no llegaba a inquietar al arquero de la visita. Como era de esperar, Loba jugaba con libertad vigilada y los de adelante lo hacían con arresto domiciliario porque no salían de la línea central. Era un partido de medio campo en el cual el equipo cajacho encaró las acciones lanzando pelotazos a las espaldas de los backs rimenses aunque sin peligro palpable. Por la derecha Jairzinho hacía algunos avances pero siempre jugando para el Sporting Yoyó, buscando  la jugada que lo consagrara. En una de sus escapadas mandó un pelotazo que casi se va al río, y después muy poco de la nada.
El once del Rímac llegaba de cuando en vez y el UTC asustaba de vez en cuando. Pero la sequía, como las dietas para adelgazar, no iba a durar toda la vida.  Córner desde la derecha. Centro al área que la peina Onur Chapita con un poco de gel en sus cuatro pelos, la redonda da bote y Ávila la recibe alta, da un brinco y la cachetea para que la redonda se meta dando botes. Pero el Irven es desconfiado y prefiere acompañarla hasta el hostal a empujones llevándose de encuentro la manga del arquero y unas astillas del poste. Cristal 1, UTC cero. El Irven se queda rengueando hasta el final de los 45’. Hay que cuidarlo, urgente un cambio.
Segundo Paul McCartney.
Este marcador  favorece a los cajachos porque al salir Irven, pierden el miedo y adelantan más sus líneas y se mandan con todo y empieza una feria de pelotazos a las espaldas de los  celestes. En una de ellas un diablo rojo entra a velocidad, Penny se lanza a sus pies. El diablo se lanza a la piscina y el silbatero no perdona:  pita y crepita el reverendo  gran pata: ¡Qué pena, penal de Penny!. Gol de la visita.
¿Qué le queda entonces a los rimenses? Adelantar sus líneas, aunque la de atrás nunca está derechita, siempre hay un rezagado en la zaga. Otra entrada cajacha por clamorosa pelota regalada en salida y  gol facilito de la visita. 2 a 1 y en la tribuna se escucha el fatídico olelé olalá… para empujar a sus jugadores al empate. Entra Picante por Cossio que no la vio ni la coció. Y los celestes ahora sí, acicateados por la barra, se mandan al todo o nada. Picante llega al filo del área patea y un cajamarquino la desvía con la mano, una mano más grande que la de Ray Barreto. El Chapita no se chupa y la chapa para ponerla en el punto G. ¿Y Loba por qué no?, no importa con tal de que la meta, vale todo. Chapita prepara, apunta y ¡pum!, la pelota entra alta, casi casi casi chocando contra el listón de arriba. 2 a 2 y el Extremo  revienta sediento del tercer gol. ¡Vamos, rimenses, a poner bravura, coraje, valor, compañones (ver diccionario), y todos los sinónimos de la Raza Celeste! No obstante los cajamarquinos no son fáciles, siguen contragolpeando no con uno sino con dos diablos que corren a cien por hora. Pero la SC está con viada jugando en tercera velocidad.
Ballonazo letal…
Barrabarbas ya había dejado su nuevo puesto de lateral a Estrada para ponerse unos peldaños más arriba, al lado de Loba y Cazulo, hacer el recorrido por todo el campo y frenar el armado de los rojos. Los minutos pasan y los celestes siguen llegando pero nada de nada. ¿Tons?, atacar por las puntas, triangular. Se viene un córner, pelota que llega bastante mordida para Barrabarbas. Ballón chapa el balón y clava el  ballonazo que vacuna las mallas contra la esterilidad. Saltan las graderías y se cumple el deseo de los celestes de voltear las acciones. Se lanzan los cajachos al empate y ahora los mejores contragolpes son celestes. El Turco reza, la tribuna tiembla, los celestes se comen las uñas y Onur Chapita se come varios goles. Pita el silbatero y, uf, qué alivio, por fin tres puntos en volteada de antología.
Y los cajamarquinos se retiran tan volteados que en su escudo ya no se lee UTC sino CTU.
CODA.
Aplausos para los rimenses por el coraje que tuvieron para reaccionar. A veces necesitan un jugo de rocoto para que pongan la pezuña en el acelerador. Palmas para Maní, que está luchando por su titularato en buena forma. Laureles para Barrabás que demostró que -al igual que el Piki- también se come toda la cancha y sabe meterla.

¿Y los errores? Uf, varios y muy serios, pero eso viene en la siguiente entrega.

2 comentarios:

  1. AHMED POR DIOS ABRE LOS OJOS , BALLON ES VOLANTE Y NO MARCADOR

    ResponderEliminar
  2. AHMED YA ENTENDIO LO DA BALLON, LO QUE NO ENTIEND ES QUE YAIRSINHO GONZALEZ NO LA SUDA PORQUE ES CAGON

    ResponderEliminar