miércoles, 21 de octubre de 2015

LOS CERVECEROS EMBORRACHARON AL POETA.


Por Manuel Araníbar Luna.
Siempre se ha dicho que no hay dos cebiches iguales. Del mismo modo, no hay dos partidos iguales. El planteamiento no siempre debe ser el mismo, y esto es saludable. Porque jugar con el mismo esquema sería regalarse, darle las armas al rival, jugar con un esquema aprendido de paporreta, aplicado al estilo copiar-pegar.
Como lorito enamorado...
Esta vez el Turco, varió los ingredientes del cebiche al jugar de contragolpe, retrocediendo un paso para tomar impulso y apuñalar por la retaguardia. Le dio la iniciativa a los poetas que se mandaron con todo creyendo que con el Pincel en cancha enfrentaban a un Cristal disminuido en un 50%, como si el equipo fuera Lobadependiente.
Mal cálculo. Mal, muy mal. Ya habíamos dicho que a Pincel la banca le jode como si tuviera tachuelas; porque el zurdo es de los que se amargan cuando no están en la bendita lista de los once en cancha, de los que se comen las garras como lorito carretón cuando no lo dejan enamorar a las gallinas. Y bien, esto es saludable, es de reyes tener un recambio como Renzo que está volviendo a agarrar la batuta con la zurda y distribuir juego como quien reparte armas de guerra. 
Cuto resolviendo ecuaciones…
Renzo, aunque no tiene la movilidad de hace cinco años, repartió pelota como en sus buenos tiempos, la pisó como a una cucaracha en cancha de fulbito y coronó su actuación con un golazo de tremendo zurd… ¡alto ahí! ¿Íbamos a decir de zurda? ¡Nooo, fue de derecha! Y un gol de derecha de Renzo es más raro que Cuto resolviendo ecuaciones. Pero los que la conocen siempre hacen la más difícil, la que nadie espera, aunque no era que se lo hubiera encaprichado en hacerla así. Piki se la había puesto en llonja al estilo Loba pero la rechoncha se le metió a su gamba derecha y –como Cardoza venía a machetearlo- no había tiempo para rematar con la que hace filigranas, de modo que acribilló las redes trujillanas con la coja. Uno a cero, y los naranjitos se fueron encima.
Caldo de machete…
Pero estaba escrito que al arco de Penny no iba a entrar la pelota ni con orden de allanamiento porque la defensa celeste estaba concentrada como caldo de machete. Y así fue como se defendió la defensa rimense: a machetazos ante la oleada de pelotazos, tantos que el Oso y el Mudo terminaron chichoneados de tanto sacar unas treintaiocho pelotas que dolían como cocachos.
Pero el sacrificio no fue sólo de la defensa. Todos habían entrado al terreno con la convicción de no embarullarse. En efecto, desde la Jirafa hasta Picante, los once la pelearon como si la pelota contuviera plata en vez de aire. Además del Oso y el Mudo (a quien le notamos una Michelín en la barriga), De la Haza y Alexis por las bandas se proyectaban cuando los poetas se mandaban con todo. Cazulo, a quien algunos critican de desordenado (por siaca: nosotros no, Piki), también armaba juego y se multiplicaba junto con el Barrabás bloqueando con tranqueras los embates de los poetas. Calca sabía hacer los cambios de frente. Y adelante Picante y Chapita hacían temblar a la defensa local. Los cerveceros, que son expertos en devolver golpe por golpe, sorprendían una y otra vez a la retaguardia trujillana, hasta que empezando nomás el segundo Paul McCartney, un remate de Chapita rebota en una pierna. Y Calca que viene en la segunda combi la empalma como los dioses. Las redes se inflan y en el tablero se lee el definitivo 2 a cero.
Hay goles de chalaca, tan picantes…
Y a aguantar como se lo habían propuesto en el camarín. Concentrados como estudiante chancón, los celestes no perdieron ni un pelillo. Y a cada ataque respondían con guantazos de boxeador que siguieron tocando la puerta del equipo poeta al que no le salió ningún verso. Tanto así que el Picante casi anota el gol del campeonato cuando una chalaca suya la sacó con las uñas el Colorao, que si esa pelota entraba ya el poeta hubiera escrito
      “Hay goles de chalaca, tan picantes, yo no sé”
La chalaca de Pereyra no fue gol aunque lo merecía. Cuando entraron Irven, Aquino y Beto ya todo estaba consumado, y el Vallejo consumido.

CODA
1. Los celestes de todo el Perú celebraron por haber chapado la espada nuevamente, no obstante hay que poner la cabeza en el freezer porque sólo se ha ganado una batalla y se vienen otras más complicadas.
2. ¿Cuándo jugará Da Silva aunque sea medio tiempo? 

4 comentarios:

  1. y ya lo ven que sin revoredo la defensa trabaja bien. nada mas

    ResponderEliminar
  2. YA, REVOREDO ES UNA MAZAMORRA PERO EL NO TUVO LA CULPA DEL GOL DE LOS BASUREROS. EL QUE LA EMBARRO FUE COZIO

    ResponderEliminar
  3. felicitacioenes al autor de la cronica porque
    no me toquen la defensa por favor . no esta perfecta pero anoche tuvo menos errores que cuando juega el saladaso de revoredo
    el que merese una oportunidad como dice el comentarista es beto dasilva porque si no lo foguean ahora cuando lo van a foguear? para que un jugador agarre confiansa tiene que agarrarse con equipos bravos y de visita
    los partidos de reservas solamente son para que agarren viada pero la confianza se gana en el primer equipo junto a los esperimentados

    ResponderEliminar