lunes, 13 de enero de 2014

LA BRONCA DE ORLANDO CHITO DE LA TORRE CON RUBIÑOS POR UNA PELOTA ROBADA.

 Por Manuel Araníbar Luna
Corría el mes de diciembre, pocos días para la navidad. Sporting Cristal estaba ganando el partido por 1 a cero y faltaban muy pocos minutos para el final. Los celestes, con un hombre menos por expulsión, relojeaban, la entretenían, la dormían, la arrullaban. 

Pasecito para acá, pasecito para allá. La regresaban desde el medio campo a Rubiños y este se la daba a Tito Elías. Cuando se acercaba un delantero rival, Tito se la devolvía. Luego Rubiños se la jugaba al doctor Eloy Campos. Y este amagaba salir y se la retornaba al arquero. 
Y así pasaban los minutos. El delantero rival les dio las espaldas, hizo como que no le importaba un pepino lo que hicieran. Rubiños nuevamente se la juega a Eloy pero la hace rodar  demasiado lenta. El delantero rival, con el rabillo del ojo se percata de ello, regresa a toda carrera,  roba la pelota de las manos de un Rubiños sorprendido, y anota el gol de empate.
El árbitro de inmediato da por finalizado el partido. Los celestes regresan silenciosos y cabizbajos al camarín, nadie presta declaraciones. Pero la procesión va por dentro. El primero en ingresar al túnel es Lucho Rubiños. El Chito, último de la fila, empieza a correr, abriéndose paso a empujones entre sus compañeros. Nadie en la tribuna les prestaba atención, pero los jugadores celestes adivinaban lo que iba a pasar.
Terremoto en el camarín…
Ni bien ingresan al camarín, el Chito De la Torre increpa fuertemente a Lucho. Este lo manda al diablo. Chito se le va encima a Lucho Rubiños. Este es más alto y fornido, pero Chito es más peleador. Salen sapos, culebras, rayos y centellas. ¡Quién se iba a meter a separar a ese par de tanques!  El doctor Campos y el Gato Váquez tomaron la iniciativa: ambos resultaron agasajados con puñetes y codazos. Pepe del Castillo quiso meterse entre ambos: pobre Pepe, salió rebotando. Entonces se metieron entre todos, titulares y suplentes, cuerpo técnico, utilero y dirigentes. Por fin lograron separarlos. Y en la baraúnda, todos recibieron su aguinaldo.
Un periodista que estaba afuera del camarín esperando entrevistar a los celestes escuchó la barahúnda. Uno a uno fueron saliendo los jugadores sin prestar declaraciones.  Cuando salió Lucho Rubiños resguardado por dos dirigentes, porque   quería regresar a seguir el pleito, se le acercó el reportero y le preguntó qué había pasado.

“No ha pasado nada malo”, respondió Rubiños con el ojo negro, “hemos hecho un intercambio de regalos navideños entre todos”.

3 comentarios:

  1. Que buena cronica! Por favor podrian indicarnos contra que rival fue ese empate y en que año?

    ResponderEliminar
  2. De la Torre siempre fue muy callado en su juventud, pero poco a poco se fue "aclimatando"y soltandose y se convirtio en un defensa de respeto que siempre puso el pecho a las balas en todo terreno, siempre fue franco y leal, lo digo porque hasta el dia de hoy soy amigo de el y como tal lo conozco; ahora me encuentro lejos de mi pais, pero siempre recuerdo a los amigos verdaderos. salud "chito" desde los Angeles, California

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar