miércoles, 11 de diciembre de 2013

58 AÑOS DE HISTORIA CERVECERA, LA PRIMERA CASAQUILLA CELESTE.

Por Manuel Araníbar Luna.
Qué lástima que no tengamos la cantidad de archivos escritos y gráficos de aquella década de los cincuenta. Hoy, con la internet y los enlaces globales, es muy fácil retener fotos y videos. Hace 58 años no existía la televisión, tan sólo la radio y los noticieros que propalaban en los cines. Existían sí las fotos y dibujos coloreados, y mas nah, como dicen  los muchachos hoy en día.
Si hubiéramos tenido aquellos adelantos, todos hubiéramos experimentado la sensación que disfrutamos unos pocos hinchas, porque en verdad sólo éramos un puñado: el placer y la emoción del Sporting Cristal saliendo a la cancha capitaneado por don Alfredo Cavero secundado por el guardavallas don Rafael Asca y los otros guerreros.
Ese extraño brillo celeste…

Las chompas de los arqueros cerveceros no se distinguían gran cosa de las de los otros equipos, pero la camiseta de los jugadores cerveceros, ayayay,  tenían un brillo especial, imposible de describir. Era un celeste lustroso que lo más cercano con lo que podemos comparar es con el brillo de las banderolas, de los trajes de los cosmonautas. Ignoramos qué tela era. Las señoras que son las que saben de estas cosas dicen que la tela que tiene ese brillo sin duda alguna es el satén, otras dicen que es el raso. Y bueno, es cosa más saben las modistas. Nosotros disfrutamos con ese brillo especial. Cierta tarde, niños aún, pegados a la vitrina de la Casa Tito Drago en Jirón Moquegua, las contemplamos más de cerca, maravillados de ese brillo refulgente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario