viernes, 6 de julio de 2012

LA BRONCA CRISTAL – BOCA JUNIORS EN LA BOMBONERA (Primera parte).




Por Ernesto Moreno Ampuero


Uno de los grandes partidos internacionales del club rimense fue el célebre empate ante Boca Juniors de Argentina por la Copa Libertadores de América de 1971. Este encuentro quedó registrado en la historia del futbol sudamericano por desatar una de las más espectaculares grescas entre futbolistas que se haya visto en un campo de juego. Para el club bajopontino este partido es memorable por la gran muestra de honor, hidalguía y pundonor al no dejarse vencer por los bonaerenses. Fue un épico empate en la mismísima “Bombonera” que el propio presidente Velasco Alvarado reconoció y felicitó a través de un cablegrama enviado a la delegación de Cristal en Buenos Aires, el día siguiente al partido.
Los equipos

El cuadro cervecero clasificó al certamen sudamericano por ser el campeón peruano de 1970. Recayó en el grupo 1 conformado por los representantes de Perú y Argentina. Los otros integrantes de la llave eran Rosario Central y Universitario de Deportes, en su calidad de subcampeones.

Los bajopontinos presentaban uno de los más grandes equipos de su historia integrado por futbolistas de su cantera y exclusivamente peruanos. Contaban entre sus máximas figuras con Alberto “el Jet” Gallardo, Alfredo “el Flaco” Quesada, Orlando “Chito” de la Torre, Ramón “el Cabezón” Mifflin, Fernando “el Cóndor” Mellán, el “doctor” Eloy Campos, Roberto “Tito” Elías y Luis Rubiños entre otros. Dirigía a este gran cuadro el recordado técnico argentino Sabino “el Tano” Bártoli.

Por su parte Boca Juniors, clasificado por ser el campeón argentino de 1970, también contaba con uno de los más grandes equipos de su historia. Entre sus figuras estaban Silvio Marzzolini _considerado por la revista “El Gráfico” como el mejor lateral izquierdo de la historia del futbol argentino_, el defensa peruano Julio “el Negro” Meléndez, Norberto Madurga, Angel Clemente Rojas, Roberto Rogel, Rubén Suñé, Sergio Novello y Jorge Antonio Coch. Los xeneises eran dirigidos por el argentino José María Silvero.

El inicio del torneo

Los rimenses tuvieron un tibio arranque de torneo al empatar contra Universitario (0-0) y perder ante Rosario Central (1-2) en el Estadio Nacional. Aunque en el tercer partido, jugado el 1 de marzo de 1971, revivieron sus esperanzas de clasificar a la siguiente ronda al superar de locales a los boquenses por un contundente 2-0 con gol de Orbegoso y autogol del zaguero Rogel. 

Esta victoria los colocó en el primer puesto del grupo, empatado en puntos con Universitario aunque con un partido más que los cremas.

Los antecedentes

En 1969 la “Bombonera”, dos años antes del presente episodio, había sido testigo de otra grandísima bronca protagonizada por argentinos. Fue por el partido de vuelta de la final de la Copa Intercontinental entre Estudiantes y el Milán de Italia, conocida como la “vergüenza de La Plata”. En ella los platenses, literalmente a punta de patadas, descargaron su impotencia contra los tanos al no poder remontar el marcador para adjudicarse del prestigioso torneo intercontinental. El saldo: finalizado el encuentro todo el equipo platense fue arrestado por orden del presidente Juan Carlos Onganía.

No olvidemos también que en este mismo año y escenario la selección peruana había escrito una de sus más grandes glorias deportivas. Con goles de “Cachito” Ramírez obtuvo la clasificación al mundial de México 1970 al empatar a dos con la selección argentina dejándolos fueras del torneo.

La previa

El miércoles 17 de marzo en Buenos Aires los celestes iniciarían la rueda de revanchas ante Boca Juniors en el Estadio la “Bombonera”. Los peruanos llegaban confiados en ofrecer un buen espectáculo. En sus declaraciones ante la prensa bonaerense manifestaban su intención de “ganar el partido, como en Lima, para asegurar el pase a la segunda ronda”. Para los argentinos este partido resultaba vital en sus aspiraciones de avanzar en la Copa por lo que saldrían a ganarlo desde el saque. Aquella noche nadie tenía idea de cómo iba acabar el partido. Aunque dicen las crónicas argentinas de la época que la gresca había sido predicha un año antes por Héctor Rojas, famoso astrólogo argentino, quien en diciembre de 1970 vaticinó: “un gran escándalo deportivo, con trascendencia internacional”.

El partido

El match, que fue uno de los primeros partidos en ser trasmitido vía satélite en el Perú, empezó a las 8:40pm (hora argentina). El encargado de dirigirlo fue el árbitro colombiano Alejandro Otero, de mala actuación. Sporting Cristal repetía el mismo once que derrotó a los argentinos en Lima. La Bombonera lucía repleta de 60 mil hinchas xeneizes en sus graderías que esperaban ver una victoria fácil que los acercara a la tan ansiada clasificación. Los celestes, contra todo pronóstico, fueron los que tomaron la iniciativa y dieron el primer golpe. Al inicio del partido Gallardo desaprovechó una inmejorable oportunidad de abrir la cuenta y llegó tarde a un buen pase de Mifflin que el zaguero Suñé botó al corner. Luego los argentinos también mostraban peligrosidad en dos jugadas seguidas que casi terminan en gol xeneise. A los 10’ Mifflin estuvo a punto de abrir el marcador. El “Cabezón” en excelente intervención eludió a tres boquenses y a punto de disparar fue anticipado por el arquero Sánchez que evitó el gol. El delantero rimense Juan Orbegoso abrió la cuenta a los 17’ del primer tiempo. Con un disparo cruzado venció al portero Sánchez tras descontar a Suñé y eludir a Meléndez ante un buen pase de “Tito” Elías. En una entrevista que le hice al destacado jurista Felipe Osterling, a la sazón presidente de la delegación del equipo cervecero en Argentina, me contó que la bulla de la barra xeneise era ensordecedora e intimidante pero que a pesar de ello gritó como nunca el gol peruano. Los argentinos sorprendidos lo observaban por tamaña falta de respeto. Pero él, en lo suyo, celebró a rabiar la conquista rimense con algunos compatriotas apostados en la tribuna oficial.

La reacción boquense no se hizo esperar y rápidamente volteó el marcador antes de finalizar la primera etapa. A los 22’ el argentino Madurga, sobre la marca de “Chito” de la Torre, estrella un balón en el horizontal cuyo rebote es aprovechado por Coch quien de potente remate empareja el partido. La presión boquense no cesaba y a los 25’ Rojas, en gran jugada colectiva, marcaba el transitorio 2-1 ante la pasividad de la zaga rimense. Los cerveceros tuvieron una tibia reacción en el tramo final de la primera parte pero su falta de precisión en los metros finales facilitaron la labor de los defensas argentinos. Al iniciarse el segundo tiempo los del Rímac salieron con todo a pesar de que casi llega el tercero de Boca. La presión cervecera en base a buenas combinaciones hizo que el equipo se volcara sobre el área boquense. Gallardo y Orbegoso, los más incisivos del ataque bajopontino, estuvieron a punto de empatar el marcador. A los 24’ el “flaco” Quesada, que venía actuando en forma impecable, se proyectó una vez más, pasando para Elías que con toque magistral habilitó a Gallardo. El veloz puntero izquierdo entró a la carrera por su sector rematando con violencia. El golero Sánchez llegó a manotear el balón y Gonzales Pajuelo que arremetía la tocó y anotó el tanto del empate. La Bombonera, escenario hostil y tradicionalmente difícil para los visitantes, volvió a enmudecer por obra de los peruanos, como hacía 2 años antes. Tras este gol el partido ganó en intensidad. Se hizo de ida y vuelta. El triunfo estaba para cualquiera. En esta segunda etapa se puso de manifiesto la buena técnica del cuadro bajopontino que venía cumpliendo una notable actuación. Poco antes de finalizar el encuentro, que se había desarrollado normalmente, llegó lo impensado. Los ánimos estaban caldeados. El empate no le servía a ninguno salvo para Cristal ya que alcanzaba ribetes de triunfo. Había mucha gente extraña alrededor del campo. Tras un ataque boquense, en una jugada confusa, se encendió la chispa que produjo la bronca con participación de casi todos los jugadores y de muchos espectadores. Hasta este momento Mifflin y Quesada eran los mejores jugadores del partido.

La bronca

La mayoría coincide en que fue el argentino Suñé el principal responsable de la batalla campal pues presa de su furibunda vehemencia agredió a mansalva a los hombres de Sporting Cristal. Se jugaba el min. 44’ del segundo tiempo. El boquense Rogel cae en el área peruana. Acusa una falta buscando que le cobren penal cuando el foul lo cometió él. El árbitro colombiano no cobró nada. En la jugada seguida Quesada es derribado por jugada brusca de Suñé. Es en este momento en que se generaliza la gresca. Gallardo se defiende como puede de las agresiones y se enfrasca en una terrible batalla con Suñé que lo persiguió por todo el campo con el palo del banderín del córner. El “Jet” en una reacción instintiva casi de supervivencia de una acrobática patada le estampa su chimpún en la cara del argentino que cae ensangrentado para luego ser rodeado por los policías.

El “doctor” Eloy Campos es víctima de una brutal falta. En el piso recibe una desleal patada del argentino Coch que le rompe el tabique y le causa la pérdida del conocimiento. Mellán, quien acude en su defensa, pierde el equilibrio y en el piso recibe otra artera patada de Coch que le produjo una conmoción cerebral. Por otro lado el bravo “Chito” de la Torre corre a defender a sus compañeros caídos y demostrando sus dotes para las broncas se trenza hasta con 2 ó 3 argentinos a la vez. Mientras que por otra parte, el portero Sánchez aprovecha el desconcierto para golpear a traición a Gonzales Pajuelo y regalar puñetes por doquier.

Los jugadores de uno y otro equipo se trenzaban en una incalificable contienda de golpes, puños, patadas, carreras, enfrentamientos, caídas y rostros sangrantes. Ni los numerosos efectivos del orden que estaban dentro del campo pudieron evitarlo. Era todo una locura. El infierno se había apoderado de la mítica Bombonera... 

(CONTINUARÁ).

Tomado de “El Bombonerazo de 1971: Boca Juniors 2-2 Sporting Cristal” - “Historia, Tradición y Fútbol”




4 comentarios:

  1. Pero en esa crónica falta mucho, falta el video, que lo dijeron la otra vez en el portal celeste, la Fox no lo quiere entregar porque el estadio queda en evidencia.
    además, lo dijo un dirigente, el Boca Juniors ha presionado para que no se vea el ingreso de matones.
    eso evidencia su cobardía porque solos no iban a poder.
    los rimenses supieron defenderse
    La Raza Celeste se impuso en Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, amigo Urco,
      esta crónica de Moreno está dividida en dos partes.
      pero, aparte de esto, Moreno está buscando más archivos, entrevistando a algunos protagonistas y testigos presenciales para terminar el libro sobre esta bronca.
      Faltan aún muchos datos porque los argentinos lo están publicando a su manera, escondiendo detalles que no les convienen.
      según dicen algunos, el video existe. algún día aparecerá.
      Fuerza Cristal, carajo!

      Eliminar
  2. acabo de leer la segunda parte de esta cronica, pero bien dice urco que falta el video

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. parece que el video está en camino, en cuanto lo consigamos se lo haremos saber

      Eliminar