jueves, 14 de octubre de 2010

PARTIDO CRISTAL -HUANCAYO. ¡EL RIMAC INUNDO EL MANTARO: 4 PEPAS A LA HUANCAINA!"



Foto: Graderias Celestes
Escribe: MANUEL ARANIBAR LUNA

Hay esperanza. Se espera un huayco cervecero. Los pájaros cantan, los barristas también. El hincha está optimista porque en el preliminar los chibolos celestes han ganado con gol de Franquito de tiro libre justo cuando el árbitro estaba por decretar la muerte del partido. Y así, con fe y optimismo comienza el partido. El Rímac contra el Mantaro. Los gladiadores llegan facilito por las puntas. El chibolo Tarek, “La Cobra”, mete un centro con comba, martillo, lazo y cola de caballo. Y Ximénez que salta como en la cama saltarina y a la diabólica la clava al otro lado de donde la espera el arquero pelado. En resumen, la centra la cobra, el chino la descalabra y el arquero cobra.
El segundo Paul McCartney es un gemelo del primer bebé. Esta vez, un apretador como Casas, la chapa, la desaprieta y la manda con anzuelo como para que la pesquen las truchas huancas, pero el Chino yorugua, que ha hecho ayuno de Semana Santa está con hambre de arco, se come las truchas crudas y la clava igualmente ante una estatua llamada arquero. Confiados, los muchachos se ponen a cochinear y conservar el marcador. Pasecito para acá, pasecito para allá.

Perez, no desesperes...

Segunda Vuelta. Empiezan nuevamente los pasecitos. Les da sueño y se echan una siesta. Los cinco de allá no dejan sueltos a los cuatro de acá que no arman ni siquiera las carpas del camping. El chibolo Avila le mete un empujón a Flemita como David a Goliat. El leñador trastabilla como pisando mantequilla y cae en cámara leeeenta cuan laaaargo es, como un Pérez con pereza. El pito no pita, el Irving quiebra y perfora. Dos a uno. Flema se inflama, zapatea, le pitea al pito y este lo arrocha. Si no se mete su compadre lo abolla al dueño del Pitágoras. Tarjeta. Serénate, Perez, no desesperes.
Entra el Loba. Ovación al lobizón. El chino Rivera se vuelve ajedrecista. Voltea todo el tablero. El Chorri se pega a un lado y Loba al otro. Wenche se va a la izquierda y la Cobra a la derecha. Los huancas se marean. Y entre ellos mismos no dejan que el Johan pase ni a la discoteca.
El chino es agradecido, le gusta compartir. Después de tanta invitación se la centra al Chorri que se lanza en kamikaze en palomita más grande que un cóndor Mendoza: Tercera pepa. Se trepa de la malla y el pueblo lo bendice. La Pepa Baldessari se desarruga de alegría.
Un chorri infatigable...
Chorri es un mil oficios. Marca, recibe, sirve, recoge los platos, obstruye, acompaña hasta el paradero. Y empieza a correr desde la Alfonso Ugarte, hace una pared en Dos de Mayo, cruza la Plaza Castilla, llega al Trébol, sigue corriendo. Otra pared más y continúa a toda marcha como si se le estuviera yendo el tren. Pared de cortesía y se la pasa al chino que facilito embaraza nuevamente a la malla. Trillizos del goleador que no hace caso a la planificación familiar: quiere recuperar el tiempo de sequía. El oriental revive en pleno domingo de resurrección.
Y el Loba, ahí nomás, un cachito más Tarzán, desde recontra leeeeeeeejos, desde el centro de la mesa de billar, lanza un lobatazo que pesca adelantado a esa estatua de sal llamada arquero que ruega para que el arco se mueva un poco más acacito. Milagro concedido. La bola no entra porque la malla está Llerena y no quiere más hijos. Final. Ovación. Las tres barras, Extremo, Oriente y Occidente saltan, cantan y agradecen a todos los gladiadores celestes sin excepción. Esto del retiro de Semana Santa ha hecho olvidar las broncas.
¿Y el Chorri? Me acaba de decir un chofer interprovincial que sigue corriendo y haciendo paredes como albañil por la Panamericana Norte. Ya debe estar por Ancón. Va a regresar trotando a la jato mañana tempranito. Tremendo fuelle, ¿en vez de pulmones no tendrá una compresora?
La fresa de la tartaleta:
Tarde de palos. Más temprano, los pupilos de Asca recibieron dos tiros al palo. En el partido de fondo tres macanazos del Cristal fueron al palo y dos de Huancayo también. La armada celeste le propinó soberana paliza al equipo de Junín: cuatro carneros al palo. El vasito de gaseosa tamaño dedal está a tres maracas: otra paliza al bolsillo.

1 comentario:

  1. JA JA JAJA. ESTE PATA ES UN BASILON. YO LEI ESTA COLUMNA EN EL PORTAL CELESTE PERO SE HA BORRAO.
    SALUD CRISTAL SALUD CHINOXIMENES SALUD CHORRI

    ResponderEliminar