domingo, 17 de febrero de 2019

CRISTAL 2, SEÑOR BIGOTES 0


Por Manuel Araníbar Luna
Se sabe que la altura no es un mito y, para colmo, la cancha barrosa tampoco lo es. El equipo huanca viene casi intacto desde el año anterior, todos los jugadores  rojos se conocen hasta la marca del calzoncillo, y tienen una buena columna vertebral con Yuya, Marzio y un delantero que anotó más goles que Gabo Costa

Mientras tanto, Cristal era un rompecabezas que se estaba rearmando de de piecita por piecita, con cambio de técnico a último minuto, y  el equipo más parchado que pantalón de payaso (y no nos referimos a payasos que fungen de árbitros). La verdad que los celestes, a lo mucho, podían aspirar a un empate. Y a eso entró a la cancha el equipo de Vivas. Estudiando a los locales, a quienes ya habían enfrentado y conocido como un rival peligroso desde el año pasado; aguantando las jugadas con sorpresa, acomodando  los peones según moviera sus alfiles el equipo de Grioni.
Piki x 3...
Y luego de un susto por un cabezazo de Neuman, los celestes empiezan a salir, armando jugadas propias y desarmando las contrarias con un Piki multiplicándose por dos y hasta por tres  porque sus acompañantes no bloquean ni el brillo solar. El Pato Arce y Calca  son armadores  pero no precisamente contenciones, y  Canchita corre toda la banda y baja a tapar  pero el quitar pelotas no es precisamente su especialidad.
Bienaventurados los cabeceadores...
Y quien ayuda a los celestes es precisamente la torpeza y malas mañas de la defensa local, que empiezan a machetear y a botar pelotas al córner, lo cual los celestes agradecen. El primer talán de la campana lo da Omar Merlo a quien logran enfurecerlo en un centro con  un manazo que Santi no quiere ver. Y Omar (hay que verlo) es de armas tomar. Al siguiente córner servido con Canchita y gaseosa para el pre-cebiche, se le escapa a su guachimán y mete un mitrazo desde el punto G que se mete hasta la garganta profunda de Salomón.  Uno a cero. ¿lo merecen los cerveceros? Aún no, pero bien lo dice el antiquísimo proverbio: “Bienaventurados los cabeceadores  porque de ellos será el reino de los centros”.
Ema-9 vs Caníbal...
Los celestes, por pases al vacío del Pato II, se siguen escapando exprofeso para el tranco largo de Canchita y de Pacheco, aunque este un tanto pasado de revoluciones. Ema-9 jalando marca y escapándose por todo lado, creando nerviosismo a su marcador Maldonado que había entrado con hambre de hombre. Aclaremos, entró a la cancha con ganas de comerse un hombre. Y en una jugada confusa cuando ambos jugadores se trenzan como pulpos, el caníbal, en presencia de Bigotitos, muerde a Ema9. Santi le muestra la roja a ambos. (Y desde Matute, Leao agradece el noble gesto de Santi). Y así se van al camarín.
Para el segundo Paul McCartney, los celestes que ya habían perdido a su artillero, se cuidan de no meter la pata, especialmente el Piki que ya había sido marcado con amarilla, ¿qué le quedó? Jugar con chimpunes de seda y pedir permiso a Bigotes antes de quitar una bola, de lo contrario se iba a ir a las duchas de agua helada por obra y gracia del Espíritu Santi.
A la derecha del rey Salomón...
Pachequito con sus rápidas salidas, durante todo el primer tiempo había sido un dolor en la nalga para sus marcadores. En el segundo tiempo, más de lo mismo, saca para el Pato Donald, este se la juega a Canchita, quien le da un curva de salto de soga por encima de su cabeza y la empalma con la zurda. La gorda choca con el chimpún de un defensa (gracias, defensa). Luego choca con el poste (gracias, poste) y se mete a la derecha del Rey Salomón que se había lanzado para el otro lado. 2 a huevo y este marcador es de justicia, como lo dicen las solicitudes de los jubilados a la ONP.
¡Se busca afilador de cuchillos!
Luego, una seguidilla de situaciones de gol  a las que no nos terminamos de acostumbrar.  Madrid se pierde una por querer driblear hasta al recogebolas. Un tiro libre de Chorri Palacios II da en el tronco. Un fogonazo de Calca sale desviado. Los celestes se cansan,  los rojos se lanzan pero caen a una piscina barrosa. Santi, nadita  santo, dice chau y los celestes le responden el chau pidiéndole que cuelgue el silbato o se lo entregue al afilador de cuchillos, que lo hace mejor. Buenas noches.

2 comentarios:

  1. uno de los arbitros mas sinverguenzas del futbol peruano.

    ResponderEliminar
  2. MUY BUEN ARTICULO DON MANUEL VAMOS A VER QUE TAN HABIL E INFLUYENTE ES BENAVIDES PARA RECLAMAR.

    ResponderEliminar