jueves, 6 de noviembre de 2014

CRISTAL GANÓ SUFRIENDO, SAN YOTÚN HIZO EL MILAGRO.

Por Manuel Araníbar Luna
De su propia medicina


En partidos anteriores, el Sporting Cristal había entrado a apretar a sus rivales desde el camarín, y esto les había dado resultados. Hoy los santos al Sporting Cristal le jugaron con la misma táctica, los apretaron tanto que durante 40 de los 45 minutos del primer tiempo se jugó en cancha rimense, a tal punto que Gallese tomaba una siesta recostado en su valla.

Algunos dicen que Loba es imprescindible, que hay una Loba-dependencia, que la ausencia del capitán tuvo mucho que ver en el rendimiento de jugador por jugador. Unos buscan explicaciones en el terrible viento, otros más acusan al mal estado de la cancha. Y si siguiéramos así, podríamos buscar fantasmas en el cementerio Baquíjano para tener un pagapato, y así por el estilo. 

Y si es del caso explicarlo, la verdadera causa fue el desgaste físico por el último partido en Huánuco. Y se notó. No es lo mismo jugar en Lima que afrontar el partido en las alturas, el esfuerzo es mayor en las canchas andinas, por tanto la masa muscular se resiente y la falta de oxígeno deja huellas.
David y Goliat…


Asimismo se olvida que el equipo de la muela demuele a los rivales con jugadores de mayor somatipo. Al igual que Goliat cuando acosaba a David, cada vez que entraba Perea se llevaba de encuentro a dos o tres celestes. Lo mismo pasaba cuando Núñez, Ávila y Blanco se la peleaban a Ascuez. Se veía claramente una gran diferencia en estatura y en envergadura. Y en cuanto a la habilidad, la capacidad era pareja, pero una línea de creación es hábil sólo cuando se lo permiten. Y hoy en ese primer tiempo el once del Rímac no lograba salir de su campo ni con orden judicial. 

De vez en cuando los celestes incursionaban con chiches que se derretían en el medio campo, dejando de lado el estilo “corralito” que se estaba utilizando desde hace tres fechas. Lo cierto es que tampoco se podía llegar porque los vigorosos mediocampistas contrarios no los dejaban ni salir a preguntar si llovía. Los celestes no sorprendían al rival. Hacían la previsible, los pasecitos al costado y las triangulaciones de fulbito. La contención de los santos sólo necesitaba hostigar para recuperar el balón en todas las líneas del campo. La hinchada quería que los celestes sorprendan. Sólo quedaba esperar una jugada de inspiración
San Yoshimar hizo el milagro.
Recién a los 30’ los celestes salieron tocando tras un saque de Penny. De pase en pase la pelota fue acercándose a campo contrario hasta que a Yoshi se le prendió el foquito al preguntarse qué pasaba si le disparaba a boca de jarro a Gallese que seguía adormilado. Yotún soltó desde fuera del área un balonazo al estilo Sheput, curvo, fuerte y con un traicionero bote un metro antes de llegar a las manos del golero, sorprendiendo a Gallesse y con él a todo el estadio, era el 1 a cero esperado por la hinchada. San Yoshimar sorprendió a San Martín haciéndole el milagro a los celestes. Después las cosas cambiaron pero no mucho. Los estudiantes siguieron machacando pero más abiertos, soltando un poco el pressing y con ello los rimenses empezaron a llegar, no mucho pero exigieron un par de oportunidades al buen arquero santo.
Pasajeros de una kombi…
Para el segundo tiempo los celestes bajaron las revoluciones y aun así las situaciones de peligro se siguieron suscitando en ambas áreas. Los jóvenes de La Florida llegaban de contragolpe. En este dame que te doy el gol estuvo rondando en ambas porterías, sin embargo ambos arqueros estuvieron en una buena tarde. Faltando diez minutos, cuando entró Sheput, ya los hinchas pedían tiempo. Con la llegada del zurdo las situaciones no variaron gran cosa, se perdieron goles en ambas vallas, los celestes se defendían con clavos y cuchillos. Al final los pelotazos de la delantera santa chocaban contra once rimenses metidos en su área chica, apretujándose como pasajeros de combi. El árbitro Blanco dijo chau dándole la mano a su tocayo de la chapita celeste. Los hinchas cerveceros, al escuchar el pitazo final suspiraron aliviados. Pero no sólo los hinchas, también Ahmed se fue al camarín con un nudo en la garganta. Tomó bastante agua.
CODA

¿Quiénes se salvaron tan mediocre presentación? Sólo tres, Yoshi que jugó de 10 y vacunó, Penny que tapó de todo en una buena tarde y Cazulo que jugó de lo mismo que viene haciendo desde hace dos años: de apagafuegos, de contención, de back y de volante de salida con llegada al arco rival, es decir el Piki fue un todoterreno. ¿Y el resto? ¿Para qué bajarles la moral? Se ganó el partido y punto, buenas noches.

4 comentarios:

  1. BUENA CRONICA, PERO AHMED DEBIO HACER ENTRAR A SHEPUT DESDE EL INICIO DEL SEGUNDO TIEMPO. CASI TODOS JUGARON MAL. NOS SALVAMOS CON LAS JUSTAS.

    ResponderEliminar
  2. para mi el unico ke se salva es piki
    yotunmetio el gol y despues no hizo nada mas
    peny tuvo salidas en falso ke casi nos cuestan un par de goles
    ahora ke vengan los cagones salud celestes

    ResponderEliminar
  3. Yo no se que pasa con la dirigencia. como es posible que acepten jugar a ese horario. uno sale de trabajar a las seis en que momento vamos a ver el partido. ni siquiera en por la noche en la casa lo repiten

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LA SAN MARTIN ERA LOCAL Y DUEÑA DE LA FECHA Y DE ESCOJER LA HORA Y EL ESTADIO. A LA SAN MARTIN NO LE CONVENIA QUE VENGAN MUCHOS HINCHAS DEL CRISTAL

      Eliminar