martes, 21 de octubre de 2014

CRISTAL 3 SAN SIMON 2, EL QUE QUIERE CELESTE...

Por Manuel Araníbar Luna
Al que quiere celeste…
Los gringos tienen un refrán: “No pain, no gain”, no hay ganancia sin dolor. Y no hay telenovela sin penurias, al que quiere triunfo celeste que le cueste. Esto viene al caso porque los cerveceros siempre protagonizan partidos en los cuales pasan las de Job, las de Caín y las de Cáceres en la campaña de La Breña. A los diez minutos de iniciado el partido creíamos que la Máquina Celeste iba a fabricar –mínimo- unos cinco goles. Sin embargo, los tres puntos casi se les chorrean de las manos.  
El salto del tigre y el Caterpillar…
Ávila es un jugador que sabe poner los chimpunes dos milímetros detrás del filo del offside. Siempre mosca para dar el salto del tigre decisivo apenas sale el pase en profundidad, el Irven se infiltra con toda conchudez al área contraria gracias a su viveza y a su vista de rayos X. Goles así ha anotado muchos.
Por otra parte, a Cazulo lo vimos jugar el 2011 en el once de la universidad trujillana como un volante empeñoso y luchador por derecha. Y al jalarlo Mosquera para el equipo rimense nuestra primera reacción fue preguntarnos en qué lugar lo iba a poner. Cuando en el medio campo rimense lo vimos morder a todo lo que no fuera celeste tuvimos que reconocer que el pelado tuvo buena pupila. Se necesitaba un pitbull furioso en la contención, un gladiador que transmitiera el virus del coraje ganador, lo que años atrás transmitieran fieros combatientes como Orlando ‘Chito’ De la Torre, Fernando ‘Cóndor’  Mellán, Alfredo ‘Flaco Quesada’, el pelado Garay y otros valerosos guerreros.
Callejonazo estilo Loba...
Pero tanto había actuado el Piki como Caterpillar demoledor de ataques contrarios que los cerveceros se habían acostumbrado a verlo  destrozar carrocerías, derribar paredes  y recuperar pelotas pecho a pecho, olvidando que el pequeño gladiador también arma finas jugadas y habilita buenos pases. Eso es lo que vimos hoy cuando les malogró el almuerzo a los moqueguanos a los 2’ luego de pasarle un sorpresivo callejonazo al Irven que muchos creyeron que estaba en offside y que el pase llevaba la firma de Loba. No, no fue Carlitos, fue Cazulo. Y el Irven, nadita gil, al no escuchar ningún silbato arrancó en tercera y firmó el primero en el tablero, al chorreársela  al arquero de casa.
Minutos después, un centro al área moqueguana que pifia el dinosaurio Checho llega a los pies de Chapita, y esto es como regalarle un hacha al verdugo. El chapa la chapó e   infló la bolsa de cáñamo. Gracias, abuelito Checho, cada día más chocho, te mereces un pañal.  No van ni diez minutos y ya vamos dos a cero. Más fácil ni la tabla del uno.
La mar estaba serena…
Pero conocemos a los rimenses, cuando el partido está papayita sueltan el acelerador y se dedican perdonar la vida, a perder goles, a mecer la bola para echarse una siesta y bajar el almuerzo cantando “la mar estaba serena, serena estaba la mar”. No pues, hay que seguir rompiendo mallas porque muchos puntos se han perdido por ese aburguesamiento. Y casi sin pensarlo, los colegiales se pusieron empeñosos y ¡pum!, el descuento, y luego otro ¡pum!, el empate. Y los hinchas se jalonean los pelos porque  los cerveceros están a punto de perder el partido. Recién aprietan el acelerador cuando se dan cuenta que han dejado correr los minutos esperando el pitazo para almorzar. Ya casi muriendo la telenovela, la centra Loba y adivina quién la mete: ¡Revorator! que se ha lanzado para ver qué cosa puede pescar y  sin querer queriendo la peina con raya al costado. Y bueno, si no la metía el Renzo, la podía meter cualquiera de los otros cuatro que se metieron al arco como tigres por su presa. Mérito del Renzo II, felicitaciones, ya van dos goles de él en este campeonato.
Un cebiche con sabor a arena…
Uf, 3 a 2, los hinchas por fin  resuellan después de ver el partido sin poder masticar este cebiche con sabor a arena. Se ha ganado de puro empeño, los cerveceros (¿al fin?) han entendido que siempre hay que poner adrenalina durante todo el partido y no con cuentagotas. Estos puntitos nos caen como gaseosa helada en el desierto.

Y como decía doña Florinda, para la próxima vez… ¡ya, ya, que pare el tren, para qué darles con la cantaleta!, creo que ya entendieron la lección.

5 comentarios:

  1. El triunfo tapa muchos errores. Hay que reconocer que Revoredo hizo algo por la vida y salvó los tres puntos pero hay que hablar claro, la defensa volvió a ser una coladera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PTM, QUIEN LOS ENTIENDE. HACE UNOS DIAS REVOREDO ERA LA PEOR CONTRATACION POR CULPA DE LA DIRIJENSIA Y AHORA ES UN HEROE

      Eliminar
    2. Noooo, Revoredo sigue siendo un estorbo pero hay que felicitarlo. juega para el SC y si con su gol nos trajimos tres puntos en buena hora. si en el sigueinte partido la embarra debemos criticarlo pues.

      Eliminar
  2. ESA DEFENSA ESTA PARA JUGAR EN LA SEGUNDA JUNTO AL MUNI.
    PENY NO SBE CORTAR CENTROS NI PONER EL PECHO EN EL MANO A MANO
    CAZULO PONE TODO PERO FALLA MUCHAS BOLAS EN SALIDA
    BALBIN NUNCA A SIDO CENTRAL NI LO SERA
    DEBE REGRESAR EL MUDOPARA QUE ORDENE ESA WEBADA DE DEFENZA
    ESO ES TDO LO DEMAS MUY BIEN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PUTA MADRE MEMO BARRIOSC, ERES HINCHA O QUE XUXA ERES.SI NO TE GUSTA NI MIERDA DE CRISTAL DEBES SER UNA INFILTRADA GAYINA O CAGONA
      EL ADMINISTRADOR DEBE SACAR A ESTOS PULGUIENTOS

      Eliminar