sábado, 25 de octubre de 2014

MIGUELITO LINARES, EL UTILERO FANÁTICO

 Por Manuel Araníbar Luna.                               @squinaceleste
Hay hinchas que  tan sólo leen los resultados de los partidos en la página deportiva de los diarios y se olvidan de su  equipo hasta el siguiente partido. Muchos, cómodos en casa viven los partidos frente al televisor sin que nadie se atreva a quitarles el control remoto. Otros  van a los estadios  y sufren como locos viendo ganar o perder a su equipo. Los hinchas más hinchas, los barristas,  resquebrajan las graderías con sus saltos, gritan y cantan durante todo el partido. Sólo unos pocos viven y sufren los partidos dentro del camarín.
Uno de ellos se llama Miguel Linares, ‘Miguelito’ para todo el mundo cervecero.

Una hormiguita celeste…
Silencioso mientras prepara los útiles (más adelante añadiremos algunas excepciones a estos silencios), hiperactivo como una hormiga, meticuloso hasta lo obsesivo,  Miguelito es el responsable de que el jugador celeste tenga lista su indumentaria para entrar al campo. A Miguelito no se le puede escapar ningún detalle, desde la camiseta de entrenamiento hasta los toperoles, pasando por los buzos, calentadores y hasta los amuletos cabalísticos de cada uno. Pero la meticulosidad no queda ahí, el responsable de la utilería debe estar al tanto de las condiciones climáticas del lugar  adonde viaja el equipo, de las características del terreno de juego, del horario de los partidos. Con todos los datos en su agenda, Miguelito, con la ayuda de sus infaltables asistentes –Rodolfo y Dennys- supervisa el enorme cargamento que debe acarrear en cada partido. Y todo ello con la seriedad y el silencio que son requeridos en una tarea tan concienzuda.

Saltando como un canguro…
Líneas arriba dijimos que su trabajo es silencioso, pero el silencio le dura sólo hasta el momento de las arengas y cánticos cerveceros previos a los partidos. Es entonces que Miguelito se transforma en el más fanático de los barristas del Extremo Celeste: salta como un canguro y canta mucho más fuerte que un vendedor ambulante con megáfono. Y esta efervescencia se multiplica cuando su bien amado equipo celeste regresa al camarín con una victoria. Entonces vuelve a dar rienda suelta a su apasionamiento abrazándose a cada uno de los actores, dirigentes y cuerpo técnico, gritando hasta enronquecer, bailando como un niño y saltando hasta dislocarse el tobillo.
Una anécdota...
Relatada a Juan Julca para la revista Sentimiento Celeste: “Con Julinho, un partido con Municipal. Antes del partido él me dijo:
“Miguelito yo voy a meter un gol, pero no tengo a quién cargar. Quiero que te pongas detrás del arco y apenas haga gol, yo te voy a buscar para cargarte como si fueras mi hijo Lucas (risas). Y lo hizo”.
Envidiable colección…
Hoy Miguelito cumple 21 años como utilero del elenco del Rímac. Reiteramos nuestro respeto hacia él. Admiramos  su cercanía a todas las figuras celestes. Y de todo corazón, deseamos que incremente su envidiable colección de fotografías con los personajes más famosos del mundo ligados al fútbol porque hasta donde sabemos, sólo le faltan las fotos con el Papa Francisco, Obama, Larissa Riquelme y unas pocas más (Y por favor, llámanos cuando encuentres a Larissa).
¡Que la Fuerza Celeste siga contigo para siempre, Miguelito! 

2 comentarios:

  1. Miguelito es más camiseta que aquellos que se dicen hinchas. debe tener cientos de anecdotas, me gusto la de Juliño que figura en la foto. salud Linares!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande Miguelito!! gracias por tanto Amor a la CELESTE !!💪👏💙⭐️1️⃣9️⃣

      Eliminar