jueves, 17 de julio de 2014

CRISTAL 4 AURICH 3: LOBA LAVÓ LA BOLA

Por Manuel Araníbar Luna.
Apenas terminado el cotejo en que Sporting Cristal doblegara al Aurich por 4 a 3 los colaboradores nos preguntaban  cómo íbamos a empezar la nota, las preguntas llegaban una tras otra, “¿Y cómo fue el planteamiento de Ahmed? ¿Y el trámite del partido? ¿Qué tal jugaron los muchachos?”
Por último decidimos no comentar el encuentro. Eso queda para después. Hoy vamos hablar de… los goles de Loba.
La Llave Maestra…
Los que no estuvieron en el estadio y tampoco lo vieron por TV tendrán que resignarse a verlo en los noticieros nocturnos. Pero ya se pierde la esencia. No es lo mismo ver la repetición vivir el momento. Claro que quien lo vio no se cansará de repetirlo una y otra vez.
Todo equipo que lo enfrenta de visita sabe que Aurich siempre juega con trece hombres, los once más  una cancha maldita de gramado artificial y un viento tan fuerte que puede arrastrar a cualquier flaca que encuentre sin desayuno.
Cuando vacunó el Aurich en el primer tiempo recordábamos la anterior goleada sufrida por los celestes en Chiclayo. Al ver ese fácil gol tempranero nos dio un escalofriante pálpito: “Puxa, se viene otra goleada”
Desde hace unas semanas Loba no encontraba la llave del gol. Hoy utilizó la llave maestra, puesto que esa llave sólo la usan los que saben, los que la conocen, los que marcan la diferencia. Entonces se presentó el milagro de… ¡tatatataaaaaaaaan!
El Gol Lobímpico.
No, no nos equivocamos. Un gol de córner de Loba tiene que ser llamado gol Lobímpico. No le vamos a retacear méritos a Loba, pero esta noche, el viento que es el jugador N° 13 del Aurich jugó en el primer tiempo para Cristal, porque sus goles no tienen atenuantes, salvo uno que otro resentido que le buscará seis dientes caninos al Lobo. Y decimos esto porque Loba es un viejo zorro que conoce la fuerza del viento, la temperatura norteña, el traicionero colchón del gramado sintético, el comportamiento de la casquivana pelota. Desde el camarín ya se sabía que las pelotas paradas son única y exclusivamente de él. Y no la pidió para el córner, ella solita se le acercó porque es un honor para una regordeta recibir las caricias de un maestro. Porque la pelota sabe que al día siguiente va a aparecer en el fondo de las redes en todos los programas deportivos del orbe.
Una vez que Carlitos la puso en la marquita de cal, junto a la bandera, y se perfiló poniéndole su perfil izquierdo supimos que la iba a patear con curva para que el viento chiclayano la termine de meter. Y la redonda se metió nomás, con la  conchudez que le da haber recibido los mimos de ese guante de badana que tiene Loba en el chimpún, entre las narices del marcador en el palo y el arquero que la esperaba. Ambos, pobrecitos, pescaron aire. Y la redonda quedó enroscándose en las redes.
Loba lavó la bola.
Pero ahí no quedó la cosa. Si con el gol Lobímpico  ya estaba pagada la entrada, minutos después vendría la apoteosis. Loba es un jugador que a veces lee el futuro. Y no estamos hablando de charlatanes que alardean con la bola de oro. Loba, es un mago que saca conejos, que tiene la pierna de oro, el chimpún de esmeraldas o el empeine abrigado con piel de visón.
Loba ya había visto con el rabillo del ojo al cándido golero bastante adelantado. Y decidió darle una sorpresita al pobre guardavallas porque adivinaba ya que si la bombeaba con fuerza el arquerito no la iba alcanzar. Nuevamente supo que el viento era ya un incondicional suyo, que el viento chiclayano se había vestido de color celeste. ¡Y cómo no lo iba a estar con tremendo golazo de córner que no se veía hacía tanto tiempo!  Y esta vez no se midió en energía. Le metió un chimpunazo con toda la fuerza que dan la maca y quinua. La pelota zumbó como una avispa gigante y atravesó como un rayo todo el cielo de la cancha. Los chiclayanos miraron hacia arriba y se asustaron.
“¿Es un jet? ¿Es un ovni?  ¡Llamen a la Fuerza Aérea!”
No, qué va. Era el cañonazo de Loba.

Y hasta ahora todo el mundo se está preguntando por qué no cerraron el estadio. Además a esa pelota hay que llevarla al museo junto con los tres palos y las redes. ¡Que los traigan al Museo Celeste!

4 comentarios:

  1. jajaja, asi se gana caraxo.
    ahora que ablen esos que yanos estaban mandando a la baja.
    salud loba carajo

    ResponderEliminar
  2. LOBA LAVO LA BOLA, QUE BUEN TITULO JEJEJEJE
    ESO ES LO QUE A LOS CELESTES NOS LLENA DE ORGULLO. CUANDO NOS DAN POR MUERTOS ES CUANDO DAMOS LOS MEJORES GOLPES. PERO EL CRONISTA NO HABLA DE LOS RENDIMIENTOS DE LOS OTROS JUGADORES PORQUE CAZULO SE JUGO UN PARTIDAZO. AVILA TAMBIEN LA ROMPIO. PERO HAY QUE AGREGAR QUE LA DEFENSA TIENE LA CULPA DE DOS DE LOS GOLES DE AURICH. DE TODAS MANERAS GANAMOS CON FALLAS Y DEFECTOS QUE SE PUEDEN CORREGIR. SALUD MUCHACHOS CELESTES!

    ResponderEliminar
  3. No quisiear aguar toda esta fiesta pero el SC no jugó bien. si no hubiera sidopor los dos golazos de Lobatón estuvieramos lamentando una derrota y pidiendo la salida de Ahmed. La defensa fue u desastre, Calcaterra estuvo paseandose por la cancha. Advincula estuvo irreconocible, lo mismo que Yotun por el otro lado. Loba no necesita más comentarios que sus golazos, el Mxi no fue nio la sombra del jugador quevimos el domingio pasado. Avila solo tuvo chispazos lo mismo que Edison. De todos modos confío en mi CSporting querido, que este triunfo sirvapara recuperar los puntos perdidos.
    no crean que el partido del domingo es pan comido. a todos lso rivales hay que jugarles con la misma raza. Salud hermanos.

    ResponderEliminar
  4. Fueron dos golazos de Lobaton que pasaran a la historis mundial y del SPORTING CRISTAL.

    Grande Loba, a seguir sumando..

    Salud Cristal!!

    ResponderEliminar