sábado, 29 de marzo de 2014

SPORTING CRISTAL 1 SAN SIMÓN 1: UN EMPATE PREOCUPANTE…

POR MANUEL ARANÍBAR LUNA
Loba-dependencia…
El once celeste, reconozcamos, es Loba-dependiente. Si Carlitos está en su tarde se da por descontado que habrá concierto de futbol. Y cuando hay toque mágico, llega el gol, los pájaros cantan y hasta los tombos de tráfico en el Trébol dejan de recibir coimas. Pero la luz de Carlitos se apagó, mejor dicho parpadeaba intermitente, como suele suceder en los sectores más olvidados de Lima.
Para colmo, a mitad del primer tiempo, el Loba se falla un penal, pelota al palo y chau motivación. Sin embargo se seguía  jugando con la sensación de que el gol iba a llegar en cualquier momento, se caía en el aburguesamiento, en la traidora confianza en un triunfo fácil. Es que desde antes de salir del camarín ya se estaban preguntando:
“¿Qué equipucho es este visitante llamado San Simón, que no lo conozco? Ah, es un equipito recién subido, triunfo asegurado, ya tenemos los tres puntos”.
Pero San Simoncito no era una presa fácil, una papayita, muchachos, ningún equipo lo es ni lo será. 
No obstante había ganas, había energía, al menos en algunos de los tigres. La ponían los siempre empeñosos Cazulo, Legui y Maxi. Pero los goles no llegan por energía, cerveceros. También hay que tener claridad, la cual no aparecía por el bosque de jugadores del equipo visitante que se defendía hasta con once en su área. Claro argüirán algunos, nadie viene a regalársela facilito, todos vienen  para arañar aunque sea un puntito. Entonces, si San Simoncito viene a arrinconarse en su cueva hay que lucharla, hay que trabajar. Y esa es la respuesta que faltaba:
Trabajo a doble turno…
Hay que trabajar en romper líneas enemigas, triangular, abrir cancha por las bandas. Porque hoy, los dueños de las bandas, Yoshi y Ussaín,  estaban medio renegones, aburridos, quisquillosos. Sus centros eran imprecisos, o demasiado pasados. No sorprendían como antes con salidas rápidas en diagonal. No regresaban a tiempo, ponían la pierna peligrosamente alta, caminando como equilibristas en el delgado hilo que puede romperse con una expulsión.
Y si no se puede taladrar por las bandas, queridos celestes, se pierde profundidad. Para colmo, como se ha hecho ya costumbre, como los delanteros no tuvieron puntería (ya hace ya buen tiempo que esta no se encuentra ni en la botica), Paolo de la Haza, por fin puso raza, metió la cabeza en la masa y obligó al operador a poner un palito en el tablero electrónico.
¿También es Extremo-dependencia?
Desde que vimos las tribunas peladas tuvimos la sensación de que este SC iba a tener problemas. Es que cuando uno juega en su casa se supone que las tribunas son el jugador Número 12 que corea sus nombres, que empuja a los jugadores en los contragolpes, que aplaude sus quites, que celebra sus jugadas y que  sobre todo aturde a los contrarios, en especial a defensores y arqueros.
Pero este mediodía, con las tribunas peladas por la noticia del castigo al club (ya hablaremos de ello en otra nota), el elenco parecía jugar un partido de entrenamiento de mitad de semana, que necesitaba de  la sufrida barra que siempre les da su empujoncito de motivación. Hablándolo en criollo, las barras celestes son las que les ponen el rocoto estimulante en el asterisco del espíritu. ¿Se puede decir que los celestes son también Extremo-dependientes? No siempre, pero hoy nos dio la impresión que sí.

Un santo de espaldas y el otro que se lleva un punto…
Las agujas de los relojes estaban preparadas para acelerar la marcha pero no los goles. Pelotas al palo, atajadas providenciales del arquero, goles increíblemente fallados.
Los celestes hoy estuvieron con el santo de espaldas. En el ex San Martín los devotos de San Simón le habían puesto una velita a su santo patrono. Este, por lo visto, les devolvió el favor dándoles el milagro del gol del empate con la ayuda de una defensa rimense que sigue en Babel, que continúa vagando en el túnel del desorden, en la displicencia, en el poco ensayo de un método para hacer los relevos, los cruces y la presión a los visitantes para evitar los letales contragolpes rivales. Esto último  se ha hecho patente desde hace unos meses.
Habrá que hacerlos practicar a doble horario, les guste o no.
CODA.
Este empate preocupa. Se ha perdido cinco puntos de seis. Si de algo sirve esta Copa Inca es para encontrar debilidades, y reforzar la Máquina Celeste, taponear goteras, arreglar las llantas, soldar cañerías, botar la basura antes de que pase el camión y se vuelva a ir vacío. Ya se acabaron los ensayos. Es tiempo de modificar esquemas, de jalonear orejas, de poner la cabeza de algunos jugadores fosforitos en la nevera, de hacer variantes que hagan sumar y no dividir. Es tiempo de ordenar esa defensa que ofrece muchos regalos.

MORALEJA: No hay santo manso. Ya ven que San Simoncito se llevó un punto a casa. Para la revancha, ya saben, no prendan velitas, pongan actitud y ganas de ganar. 

4 comentarios:

  1. todo bien pero porque no dicen lo que esta pasando en el equipo. hay insatisfaccion con la inclusion de los argentinos. los dos que han venido de brasil estan engreidos. y el eque se sienta un rey porque ha jugado en brasil que lo demuestre en la cancha y no con malcriadeses.

    ResponderEliminar
  2. AHORA SE VIENE ELL PARTIDO CONTRA FACILAZO. ESA LINEA DE TRES NO ME CONVENCE. YOSHI ESTA CASTIGADO, ADVINCULA ESTA ENGREIDO, LOS CENTRALES NO SE COMPRENDEN. AVILA ESTA LESIONADO PINCEL ESTA FALTO DE FUTBOL, ROSS ANDA CON MASCARILLA. DIGANME SI NO ES ESTAR PIÑA. SALUD MUCHACHOS , A CANAR EL DOMINGO CARAJO Y ECHAR LA SALADERA PARA ATRAS.

    ResponderEliminar
  3. ya ya no sean exagerados. un tropezon lo da cualquiera. cristal ha sabido escapar de esas rachas malas. hablan como si extuvieramos jugando la baja como hace años. Salud mi querido equipo SC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. oye ZAPATA, por hinchas como tu es que no salimos de la crisis. no pretendas tapar el sol con un dedo. el equipo ataca bien pero defiende mal. o estasdefendiendo ala dirigencia que no sabe contratar.

      Eliminar