lunes, 31 de marzo de 2014

LOSETAS DEL RECUERDO EN EL NUEVO ESTADIO CELESTE.

Por Manuel Araníbar Luna
Todos queremos estar presentes en la fecha de inauguración del nuevo Estadio Celeste. Aunque aún faltan unos tres años que nos parecen siglos, ya nos frotamos las manos.
Al igual que los enamorados graban sus nombres en árboles, paredes, pasajes y hasta en las redes sociales, los verdaderos hinchas quieren demostrar su amor por la divina celeste.
Todo hincha celeste que se precie de tal ostenta siempre sus preferencias deportivas desde las épocas escolares. Somos obsesos con nuestro equipo: pegamos fotos de figuras celestes en las paredes, calcomanías en los forros de nuestros cuadernos,  parches en cartucheras y  mochilas. Muchos adolescentes pintan graffittis ingeniosos, verdaderas obras de arte.  
Más grandes  ya, cargamos llaveritos y calcomanías; adornos que van desde peluches, ceniceros, tomatodos hasta la taza del desayuno con el distinto y hermoso escudo celeste con su inmensa SC al centro de la franja y los colores patrios sobre él. Algunos adornan sus salas sólo con símbolos celestes, como pude ver hace unas horas en una foto que circula por las redes sociales. Todo esto es una pasión incontrolable que hemos vivido desde nuestra niñez y que no intentamos disminuir con los años vividos.
Y hoy una nueva obsesión se está introduciendo en las mentes del hincha celeste. Ver su estadio cuanto antes, visitar la obra en su día de descanso para ver cómo avanza. Y como dijimos hace unos meses, hasta dan ganas de chapar la carretilla y ayudar a pasar los ladrillos para adelantar unos días el plazo de entrega de la obra.
En toros y en chifas…
Hace unos años las vimos en unas fotos de Plaza de Acho. Y cuando pasamos por la calle Capón encontramos las losetas en las que los visitantes ponen sus recuerdos. En la famosa calle de los chifas, uno puede seleccionar un dibujo en una baldosa, y estampar el nombre de su flaca, escoger el dibujo que se le ocurra, un corazón, una flecha, una torta de cumpleaños y por un precio módico compra su baldosa y con esto la verá ahí su pequeño recuerdo cada vez que vaya a probar sopa rachi o kam-lu wantán.
Entonces se nos prendió el foquito (celeste, porsu):
¿Y si el club  se anima e implementa esas baldosas celestes en las veredas del Nuevo Estadio Celeste, tal como en el la calle Capón? Pasarán los años y el hincha cada domingo  llevará ahí a su flaca, a sus hijos y nietos para contemplar una y otra vez las mil y una ideas que se le ocurrieron: su declaración de amor a la celeste (o a la flaca), el cumpleaños de los hijos, o simplemente un “Aquí estuve yo, Perico de los Palotes”.
Ahora bien, el problema surgirá si te empatas con otra flaca… tendrías que comprar otra losetita (quizás haya facilidades de 2 x 1).
Más ideas…
Los hinchas con mayores ingresos, suponemos, comprarían las baldosas al por mayor o en espacios preferenciales, etc.  Los ídolos y referentes hasta podrían estampar sus huellas tipo Hollywood. Además  esto puede contribuir con un ingreso adicional a los gastos de construcción o mantenimiento.
No sabemos si algunos equipos famosos del mundo lo suelen usar en sus estadios. Pero podemos ser los primeros, por lo menos en el Perú.

¿Y tú qué opinas? 

3 comentarios:

  1. EXTRAORDINARIA IDEA!
    QUE ME AVISEN CUANDO HAY QUE APORTAR Y CUANTO CUESTA CADA LOSETA. ESE SERA MI MAYOR APORTE A MI EQUIPO. SALUD ESTADIO CELESTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESA PLATA SERVIRIA TAMBIEN PARA LOS DEUDOS DE YAIR. SU MADRE NECESITA ESE DINERO.

      Eliminar
  2. el cristal necesita una grutita ahi como en la florida. se lo digo como madre de un chico que juega en la divisiones de menores. espero que lo tengas en cuenta manuel

    ResponderEliminar