miércoles, 4 de julio de 2012

SPORTING CRISTAL PERDIÓ EN EL CUSCO POR AHOGO



Por: Manuel Araníbar Luna.
Desde que en el primer tiempo vimos que Garcilaso no se mandaba con todo al ataque - salvo la primera jugada en que Andy Pando casi vence a Delgado – nos imaginamos que el partido iba a terminar empatado. Ambos equipos se esperaban y la pelota iba de un campo a otro con pocas ocasiones de peligro. Se empezó jugando ambos al ollazo, Cristal sólo conteniendo los  avances y rechazando adonde sea, reventándola hacia adelante para ver quién la agarraba. Garcilaso hacía lo mismo.

El elenco cusqueño estaba nervioso, cometieron varias  faltas contra los celestes, las cuales no fueron aprovechadas por los del Rímac. No la ponían al pasto. Junior Ross, por la izquierda, era quien tomaba la iniciativa porque la pelota más se paseaba  por su ala. Cuando se le presentó la primera oportunidad, hizo uno de sus característicos avances pero no por la punta, sino enganchando hacia adentro, llevándose a quien le salía al pase, y metiéndose por los vacios, y remató de  izquierda exigiendo al arquero. Lamentablemente Junior no miró de reojo a Rengifo que llegaba por el centro.  Esa fue la más peligrosa del primer tiempo. Y si la convertía, cambiaba la cara del encuentro.

Pero algunos se ahogaron antes de tiempo. Irven no se desmarcaba, Rengifo siempre tapado. Advíncula sólo lo hacía a cuentagotas. Lobatón, siempre rodeado de adversarios, se quedaba sin  panorama. Cazulo en lo suyo, aunque no exigiéndose. Neca Vílchez tan sólo tapaba en zona. Atrás la zaga rimense no pasaba contratiempos.

Toda esa pausa, esa exasperante lentitud en Cristal que contagió al equipo local hacía que el juego se ponga aburrido, tedioso. Esto les convenía a los cerveceros. Pero las desconcentraciones siempre suceden en los cinco últimos minutos: casi a los 45’ en una serie de rebotes, todos por alto, bombean la pelota a lo que salga, un defensor se demora en la trampa del offside, dando lugar a que se manden  juntos tres jugadores de Garcilaso, y uno de ellos la mete de cabeza, abriendo el marcador.

Para el segundo tiempo entraron Marcio, Yoshimar y el Pincel pero casi nada cambió, por el contrario las cosas empeoraron. Ross tuvo otra gran oportunidad pero nuevamente se le chispoteó. Pincel intentó de lejos un par de veces sin trascendencia alguna. Y eso fue todo por parte del elenco cervecero.

Los dos goles siguientes fueron por aplicar mal la trampa del offside. El tanque de oxígeno no alcanzaba para tantos jugadores y la intención de empatar sin aire  y sin piernas se disipó por falta de reflejos.

CODA.

En resumen, el equipo rimense perdió por ahogo. Y no sólo por falta de oxígeno (lo cual no es una excusa, es la primera razón), sino porque Garcilaso adelantó sus líneas apenas vieron que Cristal ya no adelantaba las suyas, que Ayr estaba sin aire y sólo caminaba, que Advíncula, Yotún y Reyes no se proyectaban; que la pelota no salía jugada al pie, que Rengifo las recibía todas compartidas y muy lejos del área. En suma, los imperiales encontraron la mesa servida y se despacharon a su gusto.

Pero esa lentitud y falta de iniciativa también fue causada por desgaste. Se está jugando los miércoles y domingos y,  aunque venga al equipo el mejor preparador físico del mundo, la inflamación por las patadas y codazos recibidos cada tres días no cede en tan poco tiempo; el estado físico merma, las piernas no obedecen, y en la  altura cusqueña –esto lo sabemos todos – el cerebro manda las órdenes vía satélite pero los reflejos obedecen en carreta.  Además, la resistencia a la altura para un partido no se compra en la botica.
Claro, algunos ya opinan inocentemente que cómo no le sucede lo mismo a Garcilaso. Es que Garcilaso ha estado jugando en su salsa, al mismo nivel.

¿Y ahora? Borrón y cuenta nueva, porque este fin de se viene otro partido igualmente difícil y se necesita del aliento del hincha. No hay tiempo para lamentarse ni para pedir a gritos que se vayan todos.
Al inca Atahualpa se le atribuye la frase “Usos son de la guerra vencer y  ser vencidos”.  Y en algún momento el cuadro rimense tenía que perder. Esta vez no alcanzó ni para el empate.

Tarea para la casa:

Ensayar cincuenta mil veces la trampa del offside.

2 comentarios:

  1. esquina casi siempre encuentro discrepancias contigo, pero hoy te doy la razón. El equipo está gastado, golpeado
    yo soy de huancavelica y para mi la altura no es problema
    pero para los limeños si lo es
    y lo que has puesto en al facebok es un desafío paracualquier limeñito que no ha salido ni a chosica
    a ver que corran nobenta minutos en el cusco?
    fuerza cristal ptm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando no serrano de mierda
      siempre insultando a los limeños
      si eres del cristal debes dejar DE LADO ESO DE LIMEÑITOS
      CON ESO QUEIERES DECIR QUE LOS SERRANOS SON SUPERMAN
      BETE DE CRISTAL MIERDA SEGURO ERES DE GARSILASO
      NO TE NESESCITAMOS

      Eliminar