lunes, 23 de julio de 2012

SPORTING CRISTAL 2, HUANCAYO 0, !URGENTE: HAY QUE ARREGLAR ESA LINEA DE 4!


Por Manuel Araníbar Luna

“Cuando la fortuna llega,

la cabeza te da vueltas”

OTRA VEZ SE PEPEARON SOLOS

Al jugador peruano no hay que reventarle muchos cuetes porque se olvida de la humildad, y se siente más gerente que obrero. Los ditirambos y las alabanzas exageradas ponen su cuota de hipnotismo:  Cría fama y échate a la cama. A los equipos peruanos (incluyéndose el elenco celeste) cuando les llega el éxito son invadidos por esa mentalidad sobradora, esa panudez con la que juega el que está ganando todo confiándose en su primer lugar en la tabla, en su capacidad goleadora, en su superioridad.

Los  últimos triunfos cerveceros  traían una  profecía. Si se le había ganado de visitante a San Martin, a Vallejo y a Melgar en la altura, obviamente la cosa venía fácil con Huancayo. Claro, las frías estadísticas ayudan. Y pronostican. Y esos vaticinios son los que les hacen deducir –erróneamente, por cierto- que los equipos visitantes de media tabla para abajo son lornas a las que se puede comer a pedacitos.

Los celestes salieron a la cancha con un desgano, un aburguesamiento peligroso, con esa confianza de “juguemos tranquilos que los goles vienen solos”. Y para ayudar a las frías estadísticas, el equipo se contagió de los números y se enfrió. Y el equipo del Mantaro, imitando a todos los equipos que nos enfrentan, vino a poblar el medio campo. No dejaban armar, aplicando un exasperante pressing que maniataba a los pensadores Loba y Pincel.

Tres de las cuatro ruedas

Para colmo se lesionó el Nico Ayr. Y una neblina de preocupación ensombreció el Alberto Gallardo. Había que parchar, y había que pensarlo bien, porque ya no estaba la dupla original de Ayr y Chasqui. Tampoco estaba Advíncula. Y no es que entró la incertidumbre por dudar de la capacidad de Piki, que se metió a parchar la defensa, sino porque una línea de fondo moderna y profesional basa su seguridad en la continuidad de los cuatro de atrás. Estos tienen que conocerse con los ojos cerrados, leerse el pensamiento, y ello se da solamente jugando juntos durante muchos partidos. Si a un carro le quitan tres de sus cuatro ruedas, lógicamente las de recambio tienen que nivelarse de a poquitos.

El gol de pelota parada de Ross por una viveza de Pincel, ensayada en la pizarra, ayudó a que se aposente esa apatía que da la autoconfianza. Y esto pepeó al elenco bajopontino. Si habían colocado un gol a una defensa inocente, en la segunda etapa tendrían que llegar los goles en una sarta como si fueran cohetones. Los delanteros ya se preparaban: ”Hey, camarógrafo, voy a celebrar mis goles, tómame con mi mejor perfil”

Pero dos errores en salida – ya se ha hecho costumbre- malograron la fiesta. Al elenco bajopontino le voltearon el partido sus propios errores. Y con ese movimiento del tablero del marcador, despertaron y recién vieron que se les estaba yendo la combi. Y se lanzaron a jugar con desesperación.

Menos mal que ese gol de pelota parada, el tiro libre de Loba que peinó el Charapa, equilibró el marcador. ¡Uf, qué alivio, pero hasta cuándo!

LIBRETA DE CALIFICACIONES.

DELGADO (11). Aunque el equipo huanca lo exigió poco, le faltó ejecutar bien el achique en el segundo gol.

VALVERDE (12). Aún le falta afiatarse con los de atrás en los cruces, en la ubicación y en los achiques. El pequeño delantero huanca le ganó en carrera y anotó justamente por ese hueco del medio que no se parchó a tiempo. Evidente descoordinación.

AYR. Sin calificación debido a su lesión temprana.

MARCO DELGADO (15). Una aceptable actuación. Le apagó la luz al Checho a punta de anticipación. Bien por alto y muy bien en sus proyecciones y los saltos en el área contraria.

NEKA (10). La pelota que perdió en salida, que resultó en gol huanca, lo aplanó y no se pudo recuperar durante todo el partido. Se demoraba una barbaridad cada vez que la tenía en los pies, y con ello frenó varios ataques en los que se necesitaba velocidad en la entrega.

YOSHIMAR (13). Intermitente al igual que todos. Le faltó más de su característica proyección.

PIKI (15). Se repartió  entre la línea de cuatro y la contención en el medio campo. Se multiplicó defendiendo, acompañando al ataque, cortando y bloqueando. Le cometieron un penal no cobrado, lo que dice mucho de su empuje, de su deseo de no perder.

LOBATON (13). Algo bajetón. Tuvo buenas y malas.  El segundo gol fue a causa de una pelota perdida por él. Es evidente su fatiga muscular.

SHEPUT (13). Igual que Loba, tuvo alzas y bajas. Lo mejor fue su tiro libre que se convirtió en gol de Ross.

AVILA (11). No reeditó sus anteriores performances. Se enredó muchas veces.

ROSS (15). Estuvo peligroso, pero en segundo tiempo le cerraron el caño y se dedicaron a jugar mayormente por el otro lado. Buen gol de pura viveza.

RENGIFO (13). Se perdió un par de goles increíbles. Luchó y peleó todas, pero un centro delantero como él tiene que ser infalible. Su gol, de puro empeñoso, lo salvó de la nota 10.

MARIÑO (14). Entró ganoso y más movedizo que Sheput. Puso buenas bolas, lamentablemente desperdiciadas.

LEANDRO (13). Aún le falta fulbito. Pero participó más que en otros partidos. Se perdió una que pareció penal. Se le  notan unos cinco kilitos de sobrepeso.

RIVERA (09). ¿Cuándo serás ex - árbitro? Retírate, VH, te lo vamos a agradecer. Tus fallas no por son los anteojos, son por tus prejuicios contra los celestes

CODA.

Siempre se les ha increpado por lo mismo. No hay equipo chico. Hay que salir a arrasar en todos los encuentros. Y meter todas las que se presentan. La tranquilidad, hablando en oro, llega sólo cuando hay tres goles de diferencia.

Con toda franqueza, no se empató, se perdió dos puntos de oro que más tarde se van a extrañar como el sencillito que se chorrea por el hueco del bolsillo.

Y bueno, ya no hay tiempo para lamentarse, a prepararse que se viene el partido este miércoles contra el equipo de Matute (Los de Matute no quieren jugar en el Nacional).

Tarea para la casa.

Escribir mil veces las siguientes oraciones: “No debo fallar pelotas en salida”. “No hay equipo chico”. “No debo fallar goles”.

La pelotita que quedó dando botes. 

¿Y ahora a quién le toca lesionarse?



2 comentarios:

  1. Bárbara Del Prado.23 de julio de 2012, 17:43

    Has sido muy mesquino con Erick y demasiado generoso con Vilchez. Este mereció un 05 porque por culpa de él nos anotaron el primero de visita. y en cuanto a Erick no tuvo culpa

    ResponderEliminar
  2. Barbarita
    no te trato de bajonear pero el loco si tuvo la culpa porque hasta ahora no sabe achicar. el loco , no lo olvides, tiene 30 años, 30*
    y un arquero aprende a achicar desde adolescente. de biejo no se aprende.
    en cuanto a vilchez no todo lo hizo malo, como dice aranibar el neca se chuupó todito, pero acompaño claro que con miedo . lo que se le critica es que cuando tiene la bola no sabe que hacer con ella y malogra los avances. la verdad yo lo hubiera cambiado pero ya no se podia hacer cambios. se ha visto jugadores que cometen autogoles y siguen jugando igualñ. el neca se chupó todo el partido.
    SC toda la vida.

    ResponderEliminar