domingo, 27 de septiembre de 2020

CRISTAL 2, ENSALADA DE PATADAS 1

 Por Manuel Araníbar Luna


Lo dice Tongo cuando canta "Sufre peruano, sufre". Para ganar hay que sufrir. Así el goce es mayor, como en las telenovelas cuando el novio pelea por su flaca y al fin la chapa en el último capítulo. Bien, la de ayer fue una jornada de sufrimiento.  El once de la cerveza sufrió para llevarse los tres puntos a La Florida. Doble sufrimiento, por tener que remontar el marcador y por el concierto de patadas aplicadas sistemáticamente por las huestes del mañoso entrenador del elenco ayacuchano.

Un menú venenoso…

Casi desde el inicio, los jugadores claves en el armado y ataque de la escuadra cervecera recibieron sistemáticos puntapiés. El entrenador rival ordenó a sus zorros: “vamos a lesionarlos desde el saque”. Una perversa estrategia para la antología de la mala fe. Su orden de “golpear para malograr” se cumplió a cabalidad. Távara recibió una caricia temprana y pisó el palito al desquitarse con un tavarazo. Canchita recibió hartas caricias hasta que lo lesionaron. Para el segundo tiempo Loyola siguió sus pasos. Por coincidencia, ambos son convocados a la selección.

No es lloriqueo, porque en todo encuentro son inevitables las infracciones tácticas como roces, jalones, codazos, rascaditas y rochosos puntapiés, casuales e intencionados, al calor de la disputa, ya sea por piconerías o desquites. No, estos golpes desleales fueron planeados de modo sistemático por el entrenador del once ayacuchano. Un menú del día, todo gratis:

 Entrada: ensalada de patadas con pimienta

Sopa: Fideos de codito con pierna de zorro. 

Segundo: patadita con maní y toperoles"

Postre: mazamorra de juego cochino.

Los celestes no se chuparon por tener el pellejo curtido en mil batallas, con bronca incluida, aquí y en el extranjero. A todos le dieron su rascapié pero el tatequieto no funcionó, porque un cervecero no es mazamorra ni se atemoriza. Lo que repudiamos es que el propio entrenador haya ordenado partir las piernas de los cerveceros. Eso se llama mala fe. Hay una historia en el trasfondo de esa actitud, ya la explicaremos en otro post.

En la zaga cervecera los carrileros no se proyectaban para acompañar los ataques por el acoso de los volante y delanteros ayacuchanos. El medio campo con Távara, Calca y Canchita no funcionaba como en otros partidos al punto que en varios pasajes de primer tiempo el cervecero no salía de su sector. Un par de ataques de la visita dieron el talán de alarma a los defensores celestes para que se pongan moscas y traten de ordenarse. Aun así, a pesar de la ensalada de patadas, con el partido ensuciado por ese entrenador envidioso, los cerveceros llegaron con peligro dos veces. Tras una escapada de Marchán, Corozo se perdió un gol NN (sin nombre) frente al arquero cuando más difícil era perderla. El armado celeste mermó cuando Canchita pidió su cambio.

Piki , un chorro de tónico…

Para el segundo tiempo, el DT rimense cambió la táctica. Entró Piki por la banda derecha. La entrada del capitán fue el chorro de tónico para levantar la espuma rimense. La defensa, decíamos, estuvo desordenada. Y por causa de ese desorden se produjo el gol ayacuchano cuando todos los backs corrieron hacia el lado izquierdo, descuidando la banda derecha donde Olascuaga anotó de cabeza sin marca.

Mosquera tenía que resolver rápido porque el tiempo pasaba como avión con alas delta. Había que poner todo el pescado en la fuente; sacó a Marchán, metió a Kevin por la zurda y puso a Corozo por la derecha.  Un par de minutos después, Herrera -para no ser menos- también se perdió otro gol NN cabeceando débil a las manos del golero tras un centro de Washington. Casi de inmediato, otro córner de Corozo a la sartén es rechazado al centro por un back. La redonda llega con bote a los chimpunes de Kevin que mete un zurdazo mordido y bombeado que Piki no logra pescar. Esto atolondra al arquerito que no llega ver cómo se le pasa la pelota por la huacha (los huachafos le dicen “caño”). Uf, por fin el empate que ocasiona una lluvia de lloriqueos reclamando que Piki estaba fuera de juego. Por el contrario, los reclamos estaban fuera de foco porque a Piki lo habilitó un back de camiseta negra con un montón de calcomanías.

Los planes A y B…

Pero los celestes no querían el empate. Mosquera tenía dos planes: plan A y plan B:

Plan A: ganar

Plan B: ganar

No había otra. Un centro bombeado de Kevin sobra a Olivares, la recibe Washington por derecha en la línea y este la saca para que alguien la pesque y la meta. Ese alguien es Piki que fusila sin compasión. 2 a 1. Ameli se pone histérico porque su táctica de romper piernas no amedrenta a los celestes. Uf, ahora a aguantar que el partido se va acabar. Mentira, faltan siete minutos y pico.  

El Chancho Renzo y un ayacuchano se apretujan y se soban como novios aguantados por la cuarentena y caen a la grama artificial (ya pues, Renzo, hay que apretar a la flaca, no al delantero).  A Gerardo le arde y quiere ordeñar a Ordoñez reclamando penal pero este decreta que sin hay violación no hay cana.  Luego, no pasa nada. El tremendo juez sopla la ocarina y dice chau. Buenas noches.

4 comentarios:

  1. Buena crónica Manuel, pero si me quedé con ganas de saber más sobre la razón de la envidia del entrenado ese.

    ResponderBorrar
  2. estupendo aranibar mi sc ya ha pasado broncasas pero escribe que olivares es un grandaso por las webas y no le pone ganas
    a tavara si lo vi que reaciono mal cuando le dieron por abajo y se gano la amarilla luego se achico y desparecio de la cancha
    ese es mi sc carajo hasta la estrella 20

    ResponderBorrar
  3. ESE ES SPORTING CRISTAL CRISTAAAAAL CRISTAAAAL ♪♫♪♫

    ResponderBorrar
  4. Se gano pero mala suerte, justo cuando Loyola se estaba acoplando por la izquierda con Corozo sesale lesionando por la cantidad de fauls que le cometieron. a muchos no le gustaba pero fijense la cantidad de gole que se ha anotado por la banda izquerda. canchita lo mismo, ya habia anotado un gol la fecha pasada y estaba entrando mas al partido. deberian denunciar la sucia maniobra de esa mierda de entrenador del Ayacucho y que le quiten la patente de entrenador

    ResponderBorrar