martes, 13 de febrero de 2018

LA GOLEADA A ROSARIO (UNAS CORTITAS)


Por Manuel Araníbar Luna.

Dos goleadas a dos Rosarios. Hace 14 años Cristal goleaba 4 a 1 a Rosario Central, el equipo ‘Canalla’ de Argentina. Hoy se repitió la goleada ante el otro Rosario, el huaracino. La goleada del 2004 fue inolvidable por una serie de factores extraordinarios: el gol de chalaca de Jorge ‘Oreja’ Soto tras un centro de Araujo. La temprana expulsión de Carlos Zegarra por cabezazo a un Canalla. 
El empate transitorio por penal cometido por Amilton Prado. El segundo gol de Soto tras centro de Cominges, aunque algunos discrepan que fue autogol. El tercero de Moisella. Y el cuarto fue por penal anotado por Soto. La nota 20, el acabose, el descorche de la botella de champagne fue la espectacular chalaca de Jorge Antonio Soto Gómez que rompió redes, desconcertó a los rosarinos, enmudeció a los sabelotodo, deslenguó a los radioloros, remeció a las tribunas, encandiló a la hinchada, enronqueció gargantas, recibió elogios de la Fox y de todas las emisoras de Sudamérica, siendo considerado como el mejor gol de la Copa de aquel año.
Goles son amores.
Ayer se repitió el marcador ante un Rosario de chicha huaracina, remedo del campeón argentino, que utiliza el mismo tipo de camiseta a rayas amarillas y azules.  Esta vez el goleador del partido fue Emanuel ‘Ema’ Herrera, quien viene demostrando ser un delantero que tiene el arco entre ceja y ceja.
Primer gol, de Fórmula 1. Tras una salida vertiginosa de tómala que allá va, corre, llévala y céntrala  al ras, y ahora tú la metes. ¿Cuánto demoró la jugada? Tres  segundos, un tiempo digno de Rápidos y Furiosos, tras pase largo de Calca al Gabo por la derecha, este que no lo piensa  mucho se la da en adelanto de quincena al Torpedo quien sólo la añade. ¿Cómo quedaron los defensores rayados? Más rayados que nunca, pues sólo atinan a darle un golpe en la pantorrilla que trajo sus consecuencias al final del partido. Postal de  Salomón llorando tendido bocabajo como salmón a la parrilla.
Segundo, de pintura. Para enorgullecerse y  sacar pecho. Y en ello tuvo que ver el esternón de Pachequito. Josepmir arranca la hilvanada para Calca que está inspirado. Calaverita la cucharea haciéndole sombrilla a Pachequito pero la bola llega muy baja para meterle mitra, y muy alta para dormirla con el pecho. De modo que el pecho se le transforma en pared y el rebote le cae al Gabo que la cachetea en el aire por coqueta. Gabogolazo que consigue porque quería sacarse el clavo a toda Costa y lo logra.
Tercero, medio gol de Josepmir. Saque de ala zurda de Jair para Ema que vuelve a recibir otra chiquita de su marcador  pero se la suelta al Barbas que se mete a la botica llevándose a uno, a otro y al tercero que lo dejan pasar como asaltante que les fuera a quitar el celular con chumbo. Se la suelta a al Torpedo que sólo la empuja facilito a lo Romario. Tres a cero, la tribuna hierve, Salomón también.
El de la visita, por tomar la siesta. Centro bombeado desde la izquierda. Se juntan cuatro rayados y uno de ellos la mete al ser habilitado por Gomita. Siempre les sucede lo mismo, cuando están ganando por goleada, se aburguesan.
Cuarto del partido y el 100 de Loba. La arranca el CL27 por la derecha, se la juega al Gabo que se lleva a uno y se la da en pared esperando devolución, pero Loba quiere su Ferrando, su 100 mangos. Y pasa tan acelerado que casi chanca al Ema que está fauleado en el piso. Todos esperan el implacable fusilamiento pero Carlitos se siente fino, se siente Pincel, se siente lo que es : un CL27 que quiere que su gol conmemorativo salga en HD y se la cucharea al Salomón por encima de la melena. Por la noche, las 100 velas pesan más que la torta.
Dato curioso.  Cuando Cristal goleaba a Rosario en el 2004, el Torpedo Ema Herrera, a sus 17 años jugaba en las divisiones inferiores del equipo Canalla. ¿Se lo habrán recordado en La Florida teniendo en cuenta que Jorge Antonio es ahora miembro del Comando Técnico?
A tener en cuenta. Desde hace varios partidos, tanto de entrenamiento como de presentación, Herrera está acusando dolor en las pantorrillas. El domingo le dieron un par de chiquitas cuyas consecuencias se vieron en el momento del gol de Loba. Cuidado, hay que ponerlo entre algodones porque se vienen dos partidos difíciles con harta guadaña.

1 comentario:

  1. EL RIVAL ERA UNA MAZAMORRA. EL VERDADERO RENDIMIENTO SE VERA CUANDO RIVALISEMOS CON LAS CACAS. MIENTRAS TANTO HAY QUE EVITAR TANTO ELOGIO. POR EJEMPLO LO DICE EL MISMO CRONISTA LA DEFENSA SE DURMIO EN EL GOL DE HONOR
    AL PATO TAMBIEN LE VI UNA SALIDA EN FALSO QUE MENOS MAL QUE NO FUE GOL . ME GUSTO PIQUI EN SU POCICION ORIGINAL. Y DE COSTA ESPERAMOS QUE ESTE AÑO SE REVENDIQUE PORQUE CALIDAD TIENE. LA PREOCUPACION TAMBIEN ES MIA POR LO DE LA LESION DE HERRERITA. OTRA MAS, A PACHECO HAY QUE ESPERAR QUE ANOTE UN PAR DE VECES PORQUE ESTA TAN DESESPERADO POR ANOTAR QUE LA MALOGRA. BIEN CALCA TAMBIEN

    ResponderEliminar