martes, 21 de noviembre de 2017

EL MEDALLERO Y LA PALANCA DEL DESAGÜE

Por Manuel Araníbar Luna
Advertencia: Este medallero de ningún modo se refiere a la mediocre campaña cervecera en el presente campeonato, en el cual no llegó a satisfacer las aspiraciones de la hinchada. Tan sólo vale para el pasado encuentro del domingo contra el equipo de Ate.

Medalla de Platino. Para Irven. Movedizo como un espermatozoide. Más peligroso que el Chosicano. Mortífero como el cebiche de Tacora. Letal como el smog de la avenida Abancay. Se ganó la medalla pericoteando pelota, robando espacios como un traficante de terrenos, escabulléndose como escapero, metiéndose con toda conchudez por todo el frente de ataque, y coronando su actuación con dos golazos.
Medalla de plata. Para la hinchada cervecera que no se chupó dentro ni fuera del estadio Gremco. Saltaron y gritaron con el alma, acallando a la hinchada de la tribuna de enfrente en el primer tiempo e igualando la bullanguera reacción contraria del segundo tiempo.
Medalla de bronce. Para Rojitas, Loba y Calca. Alexis colaboró en la creación y se matriculó con un pase gol. Loba generó ataques y toques hasta que se cansó. Calca colaboró en la creación y en la salida.
Medalla de cobre. Para Ballón que volvió asegurar la zaga con oportunos cruces sin semáforo y cortinas metálicas antirrobo. Y para Abram, que ha llegado más cuajado luego de la campaña de clasificación. Ayer tuvo más panorama,   fue  mejor y más preciso en los saltos y sigue proyectándose al igual que sus compañeros de zaga. Su peinada con gel le dio el segundo gol a Irven. ¿Qué hacía ahí? Obvio, jalar marca, ganar saltos para ganarse alguito. Y ese alguito se convirtió en gol
Medalla de aluminio. Para Ysique que se está haciendo notar y le están apareciendo algunas facetas interesantes cuando acompaña, arma, cubre espacios y  defiende.
Medalla de lata. Para Jair. Démosle el beneficio de su falta de fútbol por el prolongado alejamiento de las canchas tras una seria lesión, porque en el segundo gol se quedó dormido por querer reclamar un empujón. Tarea para la casa, escribir cien veces: “Primero se salva la pelota y después se reclama cuando el peligro ya ha pasado”. 
Jalada de palanca del wáter. Para Haro. Con pasaje sólo de ida a su merecido desagüe Le sacó una roja directa a Garcés y permitió dos infracciones en el segundo gol de los locales. No pues, está bien que sea hincha de Ate pero que no sea tan rochoso: La falta de Garcés era sólo para amarilla, mientras que a los locales un poquito más y les daba el besito de las buenas noches y cuadrarse en la foto de los once jugadores locales. Es justo reconocer que no todo lo hizo mal. Por ejemplo, su hermoso empeño para lograr el empate de sus ahijados locales. Por todo ello, ha sido elegido por unanimidad como el mejor jugador del equipo de Ate.

1 comentario: