jueves, 29 de junio de 2017

¿LA CELESTE VOLVERÁ A SER UNA FAMILIA?

EDITORIAL.
En estos últimos tiempos es común ver familias enteras en que los integrantes, reunidos en la sala o sentados a la mesa, están conversando o jugando todos a la vez, pero … pero… por celular, desconectándose de la realidad, indiferentes a las alegrías y desgracias de la gente circundante.
Esa misma percepción de la familia cervecera la tuvimos en estos últimos tiempos. Años atrás era un polinomio con todos los factores actuando aglutinados, en sintonía, como un solo puño.  Los tribuneros saludaban a los jugadores y entrenador, y aplaudían al plantel, sin importar el marcador; los jugadores intercambiaban abrazos y fotos con la hinchada. ¿Por qué? Porque ponían ganas, expresaban su actitud, luchaban hasta el final. Claro, pifias y abucheos no faltaban, porque la tribuna no es una iglesia para sordomudos, mucho menos un hato  de borregos ni un antro de zombies.
Como un gorgojo en el arroz…
¿Cuándo se avizoraba el divorcio? Cuando el hincha que saltaba en la tribuna percibía que los once de la cancha no ponían ganas. ¿Y cuándo se perdió la interacción cuasi familiar? Cuando se notaba al toque, como un gorgojo en el arroz, que llegaban jugadores y/o directores técnicos que marcaban tarjeta pero no marcaban la diferencia;  cuando pensaban más en el cajero automático que en el equipo, preocupados más en la trampa que en la mujer oficial. Cuando llegaban buenos  entrenadores, excelentes profesionales, que vivían pensando más en los resultados del Telepódromo que en los rendimientos del equipo.
Sentados sobre tachuelas…
Lo que no nace no crece. Uno no puede obligar a los recién llegados a convertirse en hinchas del Sporting. No pues, porque la celeste se lleva en la sangre y no besando la camiseta para la  foto.
Por esto es que a los recién llegados la afición les pide que, mínimo,  la respeten, que la suden, que vivan los partidos, que,  del mismo modo en que expresan su alegría cuando ganan, acentúen su  pesadumbre  cuando pierdan; que luchen por su titularato, que por lo menos se les note molestos en el banco de suplentes, anunciando el divorcio entre su trasero y el banco como si se hubieran sentado sobre tachuelas, apretando las uñas y masticando rabias, rogando que el DT los haga  entrar como reemplazo y sintiendo que son los llamados a aportar.
Apagando el celular…
Hoy empieza una nueva etapa. Mejor dicho, se está remendando (suponemos) la anterior. Y los remiendos deben empezar por la frase central de líneas arriba. Se espera que nos sintamos todos en familia, alentando desde la tribuna, saludándonos entre todos, cortando el chateo del celular y olvidando las carreras de caballos cuando se viene un partido, sea este fácil o difícil;  teniendo siempre en cuenta que La Florida es la casa oficial y no la de la trampa.

Vamos, a poner fuerza,  muchachos, que poniendo actitud para meter goles a la valla de enfrente y evitarlos en la propia valla se evita el divorcio con la hinchada.

3 comentarios:

  1. NO ME VENGAN CON CUENTOS. DE Q SIRVE Q TRAIGAN A PABLITO SI LA DIRECTIVA ES LA MISMA? LE VAN HACER EL EQUIPO, LE VAN A DECIR QUE A CAZULO SIGA COMO CENTRAL Y QUE REVOREDO SEA CAPITAN

    ResponderEliminar
  2. Primero que todo, hay que darles la oportunidad de demostrar que lo que pasó durante el triste paso de Del Solar no fue la famsa "camita". Si así fuera, se demostraría que es un remedo de profesionalismo el de los jugadores rimenses. Yo fui uno de los primeros en tratar de desmentir la supuesta argolla de Soto y compañía contra Sampaoli. Si se confirma que se hicieron ganar por sacar al DT, se demostraría que la argolla existió y que hice mal en defender algo que todo el mundo lo daba por cierto. Y me pregunto (preguntenselo ustedes también), ¿Qué sucederá si Zegarra o sus asesores no les caen bien a los ranqueados (léase Lobatón, Cazulo, Calcaterra)? ¿se pondrían nuevamente a perder puntos? ¿A eso se le llama profesionalismo y amor a la celeste?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. faustino, tu análisis es interesante pero tu tambien estás entrando al campo de las suposiciones. NO hay prueba alguna de tal argolla ni la habrá. se dice que Soto, como capitán , no quiso entrenae a doble horario y arrastró a toda la gente a la desobediencia, pero no hay pruebas, como tampoco las hay de la camita contra Chemo. Con este señor sucede que es demasiado creido y no habla con los jugadores, no hay quimica, solo habla con sus asesores y con su compadre Benavides. después ignora a todos porque se cree superior. ahi estan las consecuencias. si no pudo inyectar emocion y actitud al equipo de sus amores, mucho menos lo iba a lograr con un equipo por el que no siente el menor afecto. después, tú mismo estás metiendo en la hinchada la absurda idea de que hay una especie de argolla entre Loba, Cazulo y Calca. ¿cómo lo sabes? ¿tienes el audio o el video? y por último, no compares a Pablito con esa lacra llamada Chemo,por favor, que es como comparar el cielo con la tierra.

      Eliminar