domingo, 12 de marzo de 2017

¡POR FAVOR, CIERREN ESA DEFENSA!

Por Manuel Araníbar Luna
Los cerveceros entraron a la cancha con una línea defensiva que ya se está haciendo habitual: Viana, Jair, Revoredo, Piki y Garcés. La novedad era en la volante, Joel Sánchez, Ortiz y Calca de armadores, teniendo a Josepmir como contención. Adelante Irven y el Toro de punta-punta. Arrancaron tranquilos. Más que tranquilos, tortugas. Más que tortugas, caracoles. 
Rica y apretadita…
El clima no ayudaba, la cancha tampoco. Y no se puede exigir más porque estamos en el Perú, no en Europa. Desde el saque, Blackburn quiere demostrar que es 9 de área pero se pierde un golazo; El General se le escapa a su marcador y, tras un pase estilo Callejón del Buque del peruano Calca, la coloca como su reguetón, rica y apretadita, pero la redonda se escapa  a un milímetro  del tronco, negándose a entrar al telo, roja de pura vergüenza.
Minutitos después el once cervecero adelanta con un gol suavecito, facilito, papayita. El Toro, picón porque no pudo vacunar a la vaca, se mete en diagonal tras recibir de Irven  una entrada para un almuerzo gratis, y  a pesar de ser toro de lidia, no embiste con los cachos sino que la empuja con el meñique a contrapié de Araujo. Tan mansa y lenta entra la gorda que, de tan decentita que es, ni siquiera infla las redes.
No obstante, ya venimos advirtiendo desde hace varios partidos que la defensa juega demasiado abierta. Y si a ello le sumamos que se posicionan bastante adelantados, las cosas se convierten en un regalo para los rivales a quienes sólo les basta enviar pelotas a las espaldas de los cuatro de atrás para crear pánico en el área cervecera. Es así como los locales empatan ante un pelotazo que recibe el gordo Bogado que se deshace de  Revoredo, gracias a que este se come el bote, y anota. Uno a uno, y los celestes no pierden la calma. Prosiguen guardando gasolina para el jueves en Colombia. Luego, el General se pierde el segundo por no tener pierna izquierda.
Entre barbudos viene el gol…
Para el retorno los rimenses vacunan con jugada de un barbudo para otro barbudo, gracias a una pelota de córner que la peina un marcador de los mercachifles, llega con bote a la cabeza de Piki que se la juega a Ballón haciéndole huacha a un rojo. Josepmir no se hace problemas y la dispara rasante por debajo de Araujo. 2 a 1 con jugada fea pero goles son amores. No obstante, casi inmediato los colorados vuelven a empatar cuando una pelota rasante se le mete por la huacha a Renzo. Quina recibe el regalo y fusila. 2 a 2, y el marcador no se mueve pese a la presión que recién la aplican los celestes cuando ven que el rival les ha salido respondón. Pero es justo aclarar que no sólo se gana con presión, hay que tener predisposición, y mucha precisión. Sin embargo la desesperación obnubila la vista. Todo esto se va perdiendo conforme se acerca la hora del pitazo del adiós. No habiendo nada interesante el pitomán sopla su instrumento para tomarse una gaseosa. Buenas noches.
CODA.
Algunos atribuyen el empate a desidia, panudez o autosuficiencia, o las tres juntas, pero el empate se debió a varios factores:
Agotamiento. Si a la seguidilla de partidos bravos -uno de ellos con Santos en el que terminaron molidos a patadas- le añadimos el calor sofocante de la localidad tendremos la razón por la que terminaron lengua afuera en tierras selváticas.
Desconcentración.   Jugaron abstraídos como un filósofo, pensando más en el compromiso del jueves contra Independiente. Vamos muchachos, se están perdiendo muchos puntos por jugar mirando las musarañas.
A estos factores se les pega una grieta en la defensa que ya se está haciendo endémica: están jugando demasiado abiertos y bastante adelantados. Y esa es una invitación para que los rivales los bombardeen con ollazos a la espalda de los centrales.

¿Y ahora? Recuperar fuerzas con un chupe de almejas y tramboyo para enfrentar a los cardenales en Colombia.

4 comentarios:

  1. yo te garantiso que con edison chavez no nos metian esos dos goles. revoredo, por favor, renuncia, como es posible que te comas esos dos goles que fueron por tu culpa.

    ResponderEliminar
  2. Es una costumbre culpar a Revoredo pero hablando en claro, toda la defensa jugo mal. el unico que se salvo fue viana. blakburn metio su gol pero le falto calidad para meter otros dos goles claritos. Irven avila lo unico que hiso fue poner el pase para el pana y nada mas. hoy ortiz no hizo nada de nada. asi con ese equipo como vamos a enfrentar a lso colombianos?

    ResponderEliminar
  3. LARGATE REVOREDO Y NADA MAS, VAS A VER QUE LA DEFENSA MEJORA 100 POR CIENTO.

    ResponderEliminar
  4. Buena crónica. El comentarista lo ha dicho con su mas y su menos, supongo que para no herir al chancho (revoredo). la culpable es toda la defensa, no sólo Revoredo. Y en ello está el error de Chemo que más se preocupa en atacar pero poco en defender. Chemo debió pedir más defensores que delanteros. Y lo de Cazulo es un crimen desperdiciar su capacidad de comerse toda la cancha para encasillarlo como central. en cuanto a Ortiz y Blackburn, sólo mostraron chispazos, hay que esperar mas partidos. El cholito aún está en proceso de recuperación. A Avila le tengo fe porque siempre luego de bajones empieza a subir su produccion, no por gusto lo veo en equipo desde el 2012 y conozco sus subidas y bajadas.

    ResponderEliminar