domingo, 11 de septiembre de 2016

Máquina Celeste 2 Garciplagio 1, Aquino la rompió.

Por Manuel Araníbar Luna
La cancha del Gallardo luce linda. Entran los rayos del sol pero la hinchada no entra como se espera después de una para  de semana y media. Ingresan  los jugadores celestes con unas casacas blancas de la ptm (sepárenme una)  y todo nos hace ilusionar que esta tarde se aumentan tres puntos más en el tablón.
La escasa hinchada ha venido a ver unas cuantas cosinhas: si el descanso le ha hecho bien al equipo, si el retorno de la sele le ha dado más confianza a Pedrito Aquino y sobre todo si Rambo Ifrán ha venido bien apertrechado con cuchillo entre los dientes y cartuchera  con balas de verdad (que todos los 9 del mundo las tienen) porque la tegen quiere saber si en verdad las sabe disparar… Y si mata.
Currucucú vuela, palomita…
Y al poco rato nomás el Godie Ifrán se lanza en una palomita mensajera cuyo mensaje se equivocó de remitente. Más tarde Chavetita se aventura a meterse en diagonal, con ganas de hacer una pared y la toca para Ifrán, y Rambo se la devuelve de taco como en juego de billar. Lindísima jugada. Chavetita se mete por fuera pero la bandera maldita se levanta. Posición prohibida. De que Rambo la conoce, la conoce, pero parece que ella no se acuerda de él.
Después de la media hora llega el foul para el gol. Stallone quiebra a un cusqueño a la derecha, cae y hace teatro. Sopla el juez. La chapa Loba. La manda bombeada y todos esperan que llegue al arco pero la bola cambia de ruta y quiebra para aterrizar más a la izquierda, con ganas de llegar a la tribuna del Diamante Uribe. Y por ahí aparece Aquino, callado como un pájaro sin trino, se eleva abriendo las alas como su profesor el Cóndor Mellán y le mete un potente mitrazo como si la hubiera cabeceado con comba. Martinuzzi la espera arriba pero la gorda golpea al pasto y se mete a inflar las drizas. Y este gol es primero en varias cosas: Primero del Sporting y primero del Pedrito en el primer equipo.
Aquino se agiganta…
Así se van al cuarto de hora de reposo en el cuartito celeste del fondo a la derecha. Para el segundo Paul McCartney la cosa no cambia mucho. A Penny aún no lo hacen sufrir. Tan sólo un centro que se la saca de las manos el delantero visitante y menos mal que se va por la veredita a los baños del fondo. Piki y Revoredo se dan maña para resolver las pocas ocasiones que se manda la visita. También se proyectan y pisan área contraria pero también meten la pata. No importa, vamos ganando.  Céspedes se arriesga en diagonal y manda algunos centros venenosos. Sin otra novedad nos vamos diez metros más adelante.
Más se pelea en el medio campo donde Loba aúlla por clarificar dentro de la nube de jugadores que mandó Bam Bam. Calca, su copiloto, se encarga de manejar la nave por él cuando lo tapan. Josepmir  se está multiplicando por dos para no ser menos que Pedrito Aquino que envalentonado por su gol se ha multiplicado por 3. Chavetita se sigue proyectando por su banda. Y la hace dos y tres veces. Bam Bam manda a  un tronco apellidado Kontogiannis para que le cerrarle la puerta de acceso con el cuerpo, muy voluminoso como Goliat contra David  pero con  las piernas abiertas. Chaveta le viola la intimidad de la entrepierna con una escandalosa huacha -a la que los comentaristas pitucos llaman túnel-,  y el jugador de apellido griego que ha quedado en ridículo no le queda más que cometerle foul.  El árbitro mete la mano al bolsillo pero sólo saca el pañuelo para secarse el sudor.
Más adelante Rambo, un tanto desubicado, pelea por desengancharse de los dos centrales mientras  Ray tapa las salidas porfiando por acá y por allá. En una de ellas se gana la amarilla por tapar una pelota en salida. Más tardecito recibe la roja por soplarle la nuca a un visitante. Que si  Rambo está un tanto desubicado, el árbitro está mucho más perdido que las neuronas del Puma porque se la muestra al que no debe. Y a pesar de jugar con diez los celestes no se achican. De cuando en vez se mandan con unos pases  de Loba que no son bien aprovechados.
9 x 9 no es 81.
Sale Ifrán que estuvo como un 9 mentiroso y entra Santiago que juega de lo mismo, distrayendo a los centrales. Misma cosa, el equipo suelta el acelerador porque hay que aguantar y lanzar de cuando en vez algunos ataques para que no piensen que en el Gallardo no hay delanteros. Loba recibe de espaldas, la para de pechereque, le da bote, levanta la mitra, se la acomoda y le manda el correo a Renzo que acribilla a la malla olímpica ¿a quién quería matar? Y Renzo se ha perdido una ocasión tan clara que habrá que ver la repetición con anteojos ahumados.
Y siguen los yerros del juez. Calcas comete foul y el árbitro miope le muestra la amarilla a otro celeste. Este pobre  Pitágoras anda tan equivocado que no llamaría la atención si le muestra la tarjeta a su jueza de línea.
Así de aburrido está todo hasta que Calca recupera una bola que parece perdida y la alcanza antes que se vaya por la línea de cal. Se la juega a Loba que ya está caminando con balón de oxígeno pero le queda un saldo para jugarla en pared con Silva. Obvio, lo que todos ya saben: Silva no se la va a devolver porque prefiere matar de zurda. Martinuzzi se lo impide. La gorda rebota y regresa atraída por el chimpún de Loba que le hace cortina a S. S. dándole facilidades para que tire a matar. Santiago Matamoros mata con furia y la bola entra por un resquicio para abrazarse con las telarañas. Salta el escalón y la hinchada sacude la malla olímpica.  Silva da un silbido de alivio, hace el corazón con los dedos, y el dos a cero se pinta en la pantalla. Pero no dura mucho, un minuto después fusilan a Penny con un misil que ni la ve. Pero ya es muy tarde. El árbitro ciego dice chau, Bam Bam se lamenta, y la tribuna se la mienta al árbitro. Buenas noches.

CODA.
El Ciego. Kontogiannis  faulea a Chavetita en las narices del árbitro y no pasa nada. Más tarde le da la carta de despido a Ray por un rocecito. Calca faulea a un cusqueño y le muestra la tarjeta a otro. ¿De dónde trajeron a este señor Palomino, de la Unión Nacional de Invidentes?

Falta de pelotas. La hinchada anda diciendo que Ifrán está falto de fútbol. Es verdad, Rambo se paró en la cancha como si recién lo hubieran bañado con cola sintética. Hay que lanzarle pelotas hasta cuando esté durmiendo. Pero no fue el único, todo el equipo anduvo como si recién hubieran salido de la hibernación: salidas falsas, bloopers, desinteligencias en los cruces, rechazos para el contrario, goles perdidos (aunque esto es ya es una costumbre cervecera). Se espera que el partido contra La Bocana lo enfrenten como si jugaran contra el Boca.

4 comentarios:

  1. jajaja que vasilon garsiplagio y tienen razon hasta hora en cusco se siguen creendo que son la maquina celeste

    ResponderEliminar
  2. LO QUE SUCEDE ES QUE EL ARBITRO YA ESTAPREPARANDO EL TERRENO PARA QUE A CRISTAL LE EXPULSEN JUGADORES Y SUBAN LAS GALLYINAS Y CAGONES.

    ResponderEliminar
  3. el comentarista esta bien en todo menos en lo de la expulsion
    yo soy celeste pero hay quue poner los pies en la tierra y no le echemops la culpa al arbitro. reconoscamos que sandoval la cago
    un jugador que se dice profesional no puede estar enganchando por atras a otros jugadores porque eso es amarilla directa. yo no se que conocimientos tecnicos les imparten los formadores de las canteras
    tambien vi en el video lo de la tarjeta amarilla que no se la saco a calcaterra ahi si que el arbitro demostro que es incompetente pero eso no quiere decir que no hay responsabilidad de ray por su tarjeta roja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se que partido habras visto oscar porque las dos tarjetas que le sacaron a Ray no eran para tanto, los de facilaso metian taba y el arbitro se hacia el cojudo.

      Eliminar