domingo, 17 de enero de 2016

¿SERÁ SANTIAGO SILVA LA SOLUCIÓN EN EL ATAQUE?

Por Manuel Araníbar Luna

Como era de esperar, algunos hinchas están objetando la contratación de Santiago Silva Gerez como refuerzo para la delantera cervecera, aduciendo que sólo es goleador en el Perú. Para refrendar su reclamo,  un lector anónimo me envió una tabla de su trayectoria.
“Como podemos constatar”, afirma el lector acompañando la mencionada tabla, “en la temporada con el Danubio del 2010 al 2011 (dos años), Silva (ArtigasUruguay26 de agosto de 1990sólo ha anotado seis goles. Y en Peñarol, hasta el 2014 otros seis. En cambio en la San Martín anotó veintinueve…”
Hasta ahí la nota de la cual he omitido los conocidas críticas por las contrataciones que se dan a principios de cada temporada. Y si el contenido de dicha tabla es veraz, podemos colegir de primera intención el bajo nivel  del fútbol peruano en general, y de sus defensas en particular. Si el delantero es mediocre en sus pagos y hombre-gol en canchas peruanas debido a que en su país de origen anotó sólo seis en cuatro temporadas y acá rompe las redes, entonces las defensas peruanas son un desastre, como puede aseverar todo extranjero que llegue a un estadio.
Pero démosle el beneficio de la duda y la bienvenida que se merece todo recién llegado. Los comentarios prejuiciosos muchas veces son contraproducentes. Recordemos:
La patinada del Chupete…
Cuando se contrató a Mosquera, se levantó en las redes sociales un cúmulo de protestas. La más pérfida fue la del arquero payaso del 6 a cero en Argentina, quien dijo que “lo peor que ha hecho Cristal ha sido contratar a un DT que siempre entrenó a equipos chicos con los cuales ha descendido.” A final del 2012 Mosquera le tapó el sucio hocico  con la obtención del campeonato del 2012.
Ese mismo año Mosquera pidió algunos jales, entre ellos Piki Cazulo que llegó del Vallejo como volante por derecha, luego Mosquera lo puso de 6 y miren en lo que se convirtió, en caudillo, gladiador, hombre orquesta, parachoques, tanquecito y otras cualidades que lo han hecho un referente en el once  celeste.
Años antes, cuando llegó Miguel ‘Chino’ Ximénez al Rímac nadie daba por él una china partida por la mitad y sin embargo llegó a ser el máximo goleador cervecero de todos los tiempos en una temporada.
Carne con hueso…
Claro que también con la carnecita también se contrataron huesos que no sirvieron ni para lonchera de perro, porque al Rímac han llegado una serie de jugadores quemados, partidos y reencauchados que sólo golearon en sus juegos de tablet en la enfermería. También contrataron algunos  troncos a quienes hasta los calichines les hacían escandalosas huachas. No olvidemos otros pusilánimes que no sudaban la camiseta ni en los baños turcos. A estos ni nombrarlos porque todos sabemos a quiénes nos referimos.
Por ello, antes de reclamar hay que poner los pies a tierra y pellizcarse, luego constatarlo en la tribuna y no tragándose noticias y comentarios de los diarios chicha como si estos fueran la Biblia, porque la fibra goleadora se demuestra en el área chica frente al arco. Sólo en la cancha se podrá constatar si no se lesiona a cada rato por pisar una cucaracha; si jala marca y pivotea para que se despache el Irven y los chibolos Succar y Rebagliatti; si es sereno para definir (que sí lo es); si no le corre al cuete (y ningún oriental que yo conozca le tiene miedo a la leña); si es buen cabeceador; si demuestra actitud al estilo Piki, que ya es mucho decir;  y lo más importante, si le da chamba al encargado de apuntar los goles celestes en el tablero electrónico.

Y para finalizar, ¿si Santiago Silva (no confundir con su paisano el Gorila Blanco que jugó en Boca y Vélez) ha sido goleador en la San Martín, por qué no lo puede ser con los celestes, teniendo alimentadores como Ramúa, Pincel y Loba que te la sirven en paila para que te despaches a tu gusto con trinche y machete? Porque hasta donde sabemos, las defensas peruanas son las mismas. Y si les ha anotado una vez bien lo puede hacer de nuevo (dicho esto sin minimizar a nadie). 
¿Y si resulta que no moja ni en carnavales como sucedió con el pobre Leguizamón? Bueno, un error lo comete cualquiera, como dijo el loro cuando se bajó de la gallina.

2 comentarios:

  1. buen comentario pero de nada sirve reforzar la delantera con silva cuando el arquero y la defensa son unas vacas. vamos a meter tres goles y recibir cuatro.

    ResponderEliminar
  2. Hoy por hoy los equipos se arman de atrás para adelante. no sé que pasa con la directiva. desde hace años se han olvidado de la defensa. Ayr que no era precisamente un crac daba un poco de seguridad y lo dejaron ir para traer a Balbin. dejaron ir al Chasqui y a los dos Delgados (Eric y el flaco) para traer a Penny y a De la haza. Pero es que no se dan cuenta que en la defensa no tenemos seguridad?

    ResponderEliminar