jueves, 5 de marzo de 2015

ERNESTO MORENO, LA MÁQUINA DEL TIEMPO EN EL FÚTBOL PERUANO.

Escribe: Manuel Araníbar Luna
Mis primeros recuerdos del estadio Nacional se remontan a mis escasos seis años, cuando mis hermanos mayores me llevaron a conocer el Estadio Nacional  para ver un partido del Sporting Cristal contra el desaparecido Mariscal Sucre.

 EL COLOSO…
Observé todo y me maravillé de todo: la inmensa torre con cuello de  Jirafa, los anuncios en lo alto de las tribunas (memoricé todos puesto que recién había aprendido a leer  y no perdía ocasión para demostrarlo): Bidú Cola, Vinos Venturo,  Perrots Pacífico, Cordial Cerebral, Fernet Branca, y unas  inmensas y enigmáticas letras:  lanoicaN oidatsE (el nombre del Estadio Nacional  desde las tribunas sólo se podía leer al revés);    la casaquilla celeste satinada del recién incorporado Sporting Cristal y las rayas cruzadas del Mariscal Sucre.  Mentiría se dijera que vi el partido completo  o que  recuerdo el marcador final porque un niño de seis años queda mudo, abstraído, maravillado cuando entra por primera vez a un estadio lleno de gente y observa todo  menos lo que sucede en la cancha.
El autor con su ópera prima.
Meses después conocí lo que era el Coloso de noche a raíz de la noticia de todos los periódicos, el campeonato sudamericano del  ’57.  Otra maravilla: no dejé de asombrarme de los potentes reflectores en lo alto de  las inmensas viseras de las tribunas de Oriente y Occidente que  llegué a contarlos (hoy olvidé la cantidad) y los avisos luminosos que ya conocía de memoria pero esta vez dándome nuevos motivos para sorprenderme.
Años después ya entrando a la década de los sesenta, enfervorizado fanático del deporte de la número 5, mi padre nos llevó al estadio a ver una excelente demostración de fútbol, la fantástica goleada contra la selección inglesa por 4 a 1 con la estupenda actuación del mejor golero peruano de todos los tiempos, Rafael Asca de quien ya era admirador.

LA MÁQUINA DEL TIEMPO…
¿Que por qué escribimos de estos temas?
Porque ha llegado a nuestras  manos un estupendo libro de Ernesto Moreno Ampuero, Crónicas del Fútbol Peruano, que como en una máquina del tiempo nos ha transportado a sucesos vividos hace sesenta años. El joven autor, linceño de nacimiento, carvajalino  e hincha fanático del Sporting Cristal,  como un  testigo presencial, nos relata con rigurosa objetividad histórica los sucesos más importantes que marcaron el fútbol peruano desde el año 53 hasta el 77. Por sus páginas desfilan triunfos y fracasos, penas y alegrías, ídolos y elencos famosos,  desde la tragedia del 64 hasta la inolvidable bronca del 71 del once rimense en la Bombonera pasando  el nunca superado récord histórico del Sporting Cristal en la Libertadores y uf, muchísimos temas apasionantes.

LAS VENTANAS DE LA MEMORIA…
Moreno, celeste hasta en el fin del mundo
La obra de Moreno es tan interesante que sin querer queriendo uno lee y relee con deleite cada capítulo de este libro de consulta que ya se convirtió en valiosa fuente de datos fidedignos para los estudiosos, de provechosas  anécdotas para los fanáticos del balompié y –en el caso  nuestro- un cofre abierto de recuerdos para quienes vivimos, sufrimos y gozamos con el fútbol peruano de aquellos años.

Nuestro  agradecimiento al autor por esta máquina del tiempo hecha de tinta y papel que nos ha hecho click en la memoria logrando con ello abrir múltiples ventanas que se creían cerradas para siempre, que nos ha dado un rollo de anécdotas  para relatárselas  a los nietos, que nos ha hecho rememorar que hubo un tiempo en que se vio y jugó fútbol del bueno en el Perú. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario