lunes, 19 de enero de 2015

PIKI CAZULO EN SU VERSIÓN 2014

Por Manuel Araníbar Luna

Desde que llegó al once celeste -y con ello lograría incrustarse en los corazones de la exigente hinchada celeste- Piki Cazulo arrancaba a jugar siempre  de 6, cinco metros detrás de Loba y Calca para poner paños fríos y pecho caliente a la incursión de los atacantes  rivales. Su pierna fuerte abría trochas y cerraba atajos, parchaba huecos y raspaba canillas, trazaba cruces y relevos, socorría en los naufragios y refrescaba posiciones de compañeros huérfanos de apoyo, se sumaba al ataque y esperaba rebotes. Pero además Mosquera  le otorgó  licencia A-1 para matar en todos los lugares de la cancha sin pedir permiso ni al Papa. Así era aquella era de Mosquera.

Cerrojo con doble candado...

Apenas Ahmed se chantó el buzo notó que la defensa era una gelatina. Ubicó entonces a Piki más de bombero que de guardia de tránsito encajonado (y esto lo tuvo bastante enc..onado). Jugaba con el extinguidor en la mano  y un balde en la otra auxiliando a una defensa que hacía agua por desencuentros y incomprensiones. ¿Qué hizo el Turco, a quien criticamos por esto?  Lo puso más en línea con los cuatro de la defensa. ¿Se iban a los dos centrales al área rival? Atrás quedaba el Piki como un pitbull expectante para frenar cualquier escapada a velocidad de los rivales.¿Se proyectaban los laterales acompañando los mortíferos contragolpes celestes? Atrás quedaba el Piki, un cerrojo con doble candado.
Apagando incendios...

Y el experimento , contra todos los vaticinios, le dio resultado al Turco. La defensa se estabilizó, no a tal punto de convertirse en búnker pero por lo menos contó con Cazulo como un técnico de primeros (y últimos) auxilios. Siguió jugando pegado a la línea defensiva y con ello apagó muchos incendios y taponeó innumerables goteras. Pero la historia sólo la hacen los desobedientes. Piki no se iba a quedar de brazos cruzados mientras sus compañeros se la jugaban en otros lugares. Tenía que acompañar, era su deber, su obligación, su juramento, de lo contrario dejaría de apellidarse Cazulo para convertirse en Casasola. Así se apuntó en la generación de varios goles.

Y gracias a su desempeño, partido a partido, con esa hiperactividad que lo caracteriza, el Piki de nuevo obtuvo con merecimiento el premio al mejor extranjero de 2014 en el Perú. ¿Cuál será su versión 2015?

5 comentarios:

  1. CAZULO SELECCION, CAZULO SELECCION, CARAJO

    ResponderEliminar
  2. Que buena nota FELICITACIONES, SIGAN ASÍ, QUEREMOS MÁS

    ResponderEliminar
  3. Eres un referente de este tiempo y vas camino de convertirte en idolo. Cazulo el gladiador celeste!!! Fuerza campeon.

    ResponderEliminar