martes, 4 de marzo de 2014

ÁVILA Y SU REENCUENTRO CON EL GOL

Por Manuel Araníbar Luna
Normalmente, Irven Ávila es un futbolista muy centrado, sereno y calculador, como cuando infla las redes.  
Pero este divorcio con el gol lo tenía molesto, cruzado, tenía pesadillas y se despertaba sudando frío. Es que lo perseguía el fantasma del penal que se perdió.
“Yo sé que esta pelea con el arco tiene que terminar”, pensaba, “en cualquier momento voy a vacunar”. Y la hinchada lo comprendía. Pero ese momento mágico no llegaba. Hasta el domingo del sí o sí contra Comercio. Y el Irven se desquitó con furia.
Un Chucky Celeste…
Todo esto nos trae a la memoria lo que sucedía hace más o menos dos años,  en sus primeros meses con la SC. Ávila andaba en una preocupante sequía de goles, a tal punto que algunos hinchas empezaban a criticar su contratación.  Hasta que anotó un dos al hilo contra Melgar. Desde ese momento, aquel Beybe con cara de niño obediente y chancón se transformó en un Chucky celeste cuyas incursiones  causaban  histeria, pánico y desmayos en las defensas e hinchadas contrarias.
Calidad de exportación
El domingo, ya finalizados los carnavales de febrero, mojó por fin dos veces, y ambas de mitra. Hoy con esa confianza que ya volvió a chapar el Irven, tenemos un pálpito. Si hace dos años era la revelación, y el 2013 su consolidación, este año puede ser el de su exportación. Amarren las redes, tiemblen arqueros, pónganse impermeables. Si empezando el campeonato Ávila está mojando así, para fin de año va a empapar los arcos como el famoso Pinochito rompehuelgas.
Hace unos días se supo del interés de un equipo europeo tras el partido con Paranaense; hubo unas llamadas, uno que otro mensaje, pero parecía que nada era serio, chismografía de las redes.
Hoy sabemos por sus propias declaraciones que dicho interés ya no es un runrún, que se está cocinando un bistec con aroma de exportación. Irven Beybe se nos puede ir de un gol a otro como un pelotazo al otro lado del charco. Los hinchas llorarán, pero el destino y la aseguración de su futuro parecen inexorables. Además se lo merece.
Goleadoooooor!!!

Que sigan los goles, Irven, aunque nos gustaría que te quedes con la celeste hasta obtener la Copa 2014. Y si de todos modos te tienes que ir, que sigas inflando redes en el extranjero porque por la auténtica Máquina Celeste pusiste todo. Por ejemplo, hablando de poner, el domingo pusiste la mitra y vacunaste dos veces. Por eso la hinchada te cantó lo que se les canta a los arietes: “!Goleadooooor…goleadooooor!”

2 comentarios:

  1. Ávila ya debía haberse ido el año pasado. Lo que dice Aranibar es real, nos va a doler cuando se vaya porque no tenemos a nadie que ataque y tenga esa contundencia para anotar con los dos pies. Legui aún no despega, el Maxi anotó porque le cayó la pelota al pie, hay que darle el 50% del crédito al arquero. Por el otro Lado tenemos a Ross que es el aporte de peligro por la otra punta y sabe cambier de puesto con Avila, pero si este se va, no lo veo a Legui por ese lado. Quisiera que me tapen la boca pero si se va avila, el euipo va a perder de quince a veinte goles en este campeonatito del tercer mundo.
    Por otra parte, y aunque no tiene que ver con la nota del periodista, la defensa tampoco es una garantia. Creemos en el amor al Crisal del Flaco delgado pero yo más lo veo como apoyo para Piqui Cazulo que como central. Se le puede utilizar pero solo para emergencias. Salvo mejor parecer.

    ResponderEliminar
  2. CANTACLARO NO SE QUE CALSE DE HINCHA CELESTE ERES TU
    COMO SE TE OCURRE DECIR QUE YA DEBIA IRSE EL AÑO PASADO.
    ACASO HABIA ALGUIEN EL AÑO PASADO QUE ESTE A SU ALTURA. AVILA NO DEBE IRSE NUNCA ME ENTIENDES O ERES INFILTRADO

    ResponderEliminar