jueves, 3 de mayo de 2012

CRISTAL 1 ARELLANO 1, ¿Y SI EL LOBA NO LA METÍA?


POR MANUEL ARANIBAR LUNA
 Los celestes llegan al estadio con una mala noticia. El Charapa lesionado de los meniscos. Mosquera toma providencias, compra esparadrapo y gasa y se ve obligado a poner parches de emergencia por todo lado. Hace entrar al pasto a un equipo sin centro delantero. Sólo uno por fuera viniendo desde atrás, como el Irven Beybe cuyo estilo más que todo es de acechar por fuera. Lo acompaña adelante el rompedor Cazulo bien adelantadito.

Y, como suele suceder con este equipo celeste, y casi ya es una constante, los cerveceros salen a atorar, a apabullar, a definir en guan. Pero entran a toda máquina como galgos y no la introducen. Primera llegada al área de Salomón. Córner tempranero. El centro lo recibe el Irven medio desacomodado, dando la espalda al gringo que se descoloca. Ávila da la media vuelta define incomodo como está y la gorda chistosa toca la puerta y se va. Y así, como también suele suceder, el elenco de la chela llega y llega dos, tres, cuatro veces pero no concreta, que es como mandársele  a la flaca y no chaparla. Toda la asistencia chelera, que esta noche está 50 – 50 en las tribunas se pregunta: “¿Entonces para qué llegan si no la meten?”
Y siguen llegando los celestes. Tres centros seguidos y la pelota se niega a pasar, como si adentro hubiera una leprosa.  Los aliancistas miran desesperados la manera tan fácil en que llegan los delanteros celestes con centros y más centros, la mayoría de ellos a la cabeza de Ayr, que no la pierde en el aire. Sopleteada de Arellano. No importa, hay que seguir.
Empezando nomás el segundo periodo, se la roban al Neca y se produce el gol rochoso en el cual Fernández estaba más adelantado que el niño campeón mundial de ajedrez; y a la vista y paciencia del juez (¿?) de línea. . . Hummmm, esto huele feo. ¿Han contado cuántas veces los jueces de línea han favorecido al Alianza contra Cristal? ¿Recuerdan ese famoso gol con tres aliancistas adelantados? Hummmm…

LOBA LAVÓ LA BOLA
Sí, la tuvo que lavar porque estaba sucia de tanto zafarrancho en el medio campo de hasta seis contra seis. Es entonces que el equipo se decide a remontar bajo la batuta del Loba. Cambian al Renzo y entra el Burrito  con ganas de correr y distribuirla. Y así la hace. Los del otro lado del Zanjón se quedan tiesos  cuando en un par de paredes los celestes se mandan en palomillosa maniobra y sale el pase a la izquierda donde el Shoro. Y el Chanshoro desde la izquierda la mete rasante a los pies del Loba. Este saca la wincha y la regla y calcula que con la derecha no le va a salir. Entonces  engancha, quiebra a un tronco azul y la clava de zurda en el fondo de la cesta, donde la redonda se desahoga y gime en ardiente clímax agradeciendo la culminación de Carlitos con la pierna que no es precisamente su engreída. Salta y ruge la mitad celeste del estadio. La otra mitad suspira y calla.
Pero el Roberto sigue recibiendo malas noticias y de desesperación se jala los pelos de las cejas: los dos Vílchez están cojeando. Tiene que mover los hilos nuevamente porque Loba sufre un tirón preocupante que lo hace salir sin poder patear el tiro libre cerca del área azul. La puntea el Yotún y la bola raspa el travesaño. Algunas astillas llegan hasta la barra blanquiazul. Arellano, con unas ganas locas de irse al baño sopla el silbato y se aleja lo más campante, como si en el gol aliancista él no hubiera visto nada malo.
CODA.
El primer tiempo fue un concierto cervecero de ataques, incursiones, embestidas, embates, arremetidas. Contamos hasta cinco, pero cuando uno está en la puerta del tono hay que hacer la del conchudo: meterse con pana y elegancia, sin preguntar de quién es el santo. Lamentablemente los rimenses no la embocaron. ¿Habrá que contratar a Michael Jordan?
El planteamiento de Mosquera fue de emergencia. Sin el Charapa, había que echar mano a lo que saliera del costal. Tal como se dieron las cosas, se deja entrever que Roberto movió bien los trebejos y cocinó con lo que había en la despensa.  Ya lo dice Willy Colón:
Si del cielo te caen limones
Aprende a hacer limonada.
Pero del cielo no cayeron limones. Más bien cayó un centro delantero de 97 kilos, el Shoro (12). El Chanshoro no hizo gran cosa, pero fue él quien se la pasó al Loba para que concrete el empate. Después se dedicó a chocar con los defensas victorianos. Y estos se le corrían temiendo que los chanque la camioneta celeste (ya lesionó al arquero Ferreyra).
Vimos a Cazulo (17) haciendo la de siempre,  jugar arriba, abajo, mordiendo, bloqueando, peleándolas todas. Celoso el uruguayo, cuando la pelota estuvo en sus cercanías, no la dejó que se vaya con otro. Allá arriba estuvo casi setenta minutos enfrentándose a dos defensas que le llevaban un  mínimo de veinte centímetros. Ahí sí que perdió. ¡Cómo se les ocurre mandársela por alto cuando el Piki es talla jockey!
Advincula (16) tuvo otro buen partido. Se está asentando, cuida bien su lugar. Sabe marcar y cuando se la pican no se lo pueden llevar. Sus proyecciones son más ordenadas. Sus centros son más acertados. Esta vez sólo tuvo un par de incursiones en diagonal, que es lo que hace más estragos en defensa contraria.  Y en carrera libre alcanzó a un contrario que se escapaba directo al arco del Erick. Ussain picó como guepardo,  lo alcanzó, lo traspasó y se la robó. Y el que se las dio de escapero aún no se explica de dónde salió el Ussain. ¡Con esa hiciste tu noche, Lucho Jan Piers!
El Ayr (15) ganó el 96 % de las bolas en disputa con Fernández. Con el Chasqui Álvarez (15) maniataron literalmente al Zlatan.  Ambos se complementan bien. El Pacho (12) por el otro lado tuvo la ayuda de Yotún (15)  que hizo algunas buenas. Neca (13) anduvo bien hasta que se la robaron, lo que ocasionó el gol de la visita que fue un escandaloso fuera de juego.
Lobatón (18 ½) fue el director de orquesta.  Se le extrañaba desde hace varias fechas. Frente a un mediocampo aliancista superpoblado, Little Charlie despejó el panorama, hizo cambios de frente, la jugó de corto, de largo y sobre todo fue la salida, el nexo, el vaso comunicante entre la defensa y la delantera, que es la tarea  de un verdadero 8 (aunque juega con el 27). Y la coronó con un gol de chalet con balcón a la calle, piscina y jardín.
Renzo (14) estuvo ni fu ni fa. El Pincel tuvo unas de chela y otras de chicha jora. Mandó varios encargos en callejón para los de adelante, pero por momentos se le apagó la luz. Su reemplazo, el Burrito (15) pisó la alfombra con ganas y se notó que a veces se necesita una roncada del DT y un rocotito ahí en el asterisco para que entre al campo con furia ganadora. Corrió más, levantó la cabeza y habilitó a los de arriba. Pero ojo, Burrito, el Shoro jamás te la va a devolver en pared porque el Shoro ‘es’ la pared.
Ávila (14) sólo contra el mundo, no se le podía pedir más. El Ávila es delantero por fuera pero no tan de afuera. A veces bajaba a llevar bola desde el área celeste. Y para peor, al igual que con Cazulo, se la mandaban para que la pelee por alto. No sean malos, pues.
ARELLANO (05). Dile a tu juez de línea que se mida la vista. De pasadita anda tú con él. Aprovechen que hay ofertas de dos anteojos por el precio de uno, porque no cobraste un claro offside de Zlatan en el gol de la visita. Tampoco cobraste un penal contra Ussaín. ¿Qué dices? ¿Que tu juez de línea no la vio? Sí, sí, claro. Y la Chuchi es profesora de física cuántica. Si quieren ayudar al Alianza cómprenles una pollada pero no les regalen goles. O, al menos, no sean tan rochosos.Y nos llama la atención que los cojumentaristas televisivos se pongan a decir que fue un buen arbitraje. ¡Como si el gol en offside no hubiera influido en el resultado!

SALA DE EMERGENCIAS
Esto es preocupante: el elenco cervecero es un hospital. Si no se ha lesionado aún Mosquera es por que ya no pichanguea. Ahora bien, en todo equipo se lesionan jugadores. La pregunta es, ¿de donde suplir? ¿De la reserva quiénes? Ojo, Mosquera, ponte mosca para pedir gente de recambio.  Porque a Leandro aún le falta mínimo un mes. En la sala de recuperación siguen Ross, Loba que salió mordisqueado, el Loco Delgado; los hermanos Pacho y Neca Vilchez. Ya la gente de los equipos rivales se está frotando las manos y haciendo apuestas de a luca a ver quién será el siguiente malherido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario