lunes, 4 de enero de 2021

LA PEPA VOLTEÓ PARTIDO EN EL LOLO Y NOS QUEMARON EL BUS

Por Aldo David Alvarado Hinojosa.

El Doctor Celeste.

Foto: Dechalaca

Ese día salí tarde de la universidad y con Carlos Enrique Quenaya Riva fuimos corriendo al estadio de Breña, llegando tarde una vez más, cuando la barra del Cristal ya había entrado a Oriente. Entonces buscamos entrada de reventa y conseguimos sitio en la tribuna sur. El Lolo no tenía Norte— y nos ubicamos en el ángulo con Occidente y ahí en silencio en medio de la Trinchera Norte viendo el partido, viendo a ese Cristal que amábamos desde mucho tiempo atrás.


Valientes con cuchillo en mano…

Ese es el Cristal que nos unió en la universidad para volvernos hermanos hasta el día de hoy. Entonces le dije "Carlos grita e hincha en silencio porque estamos rodeados de gallinas y nos van a matar". En eso nos meten un gol, lo sufrimos internamente, pero con la esperanza de que aquello iba a cambiar porque éramos más equipo que ellos.

Prosigue el juego y la Pepa Baldessari —cuándo no— mete el primer gol y lo grita a una tribuna Sur llena de gallinas y también con celestes escondidos — entre la barra de la U, éramos como 20 hinchas de Cristal gritando el gol con nosotros—, de repente nos rodean un montón de gallinas con cuchillo en mano amenazando cortarnos la cara si seguíamos celebrando. Fue el 1 a 1. Continúa el partido y la Pepa Baldessari nuevamente nos da el segundo gol, y con él la alegría volteando el partido y logrando el 2-1. Y todos nosotros gritando el gol para dentro ya que todas las gallinas nos rodeaban con cuchillo en mano para cortarnos la cara.

Incendiaron el bus del Cristal…

El fútbol no puede ser así, el fútbol no puede tener violencia, el fútbol es emoción. No lo entendía, simplemente no lo entendía. La alegría para adentro y rogar el fin del partido con esa risa, “¡vamos, que termine el partido. ¡Acábalo ya!”. En eso el árbitro pita. Fin. Triunfo épico. Quenaya y yo salimos corriendo entre la muchedumbre de la U que insultaba y de manera muy agresiva y va a buscar a la barra del Cristal para simplemente matarlos.

Nos confundimos entre la multitud y no sé cómo llegamos a la Plaza 2 de Mayo. Subimos a una combi y desaparecimos de ese lugar. Luego nos enteramos que ellos habían quemado el ómnibus del Cristal con el equipo adentro.  ¡Qué manera de convertir el fútbol en violencia!!  ¡Qué manera de destruir la alegría de una emoción pura y limpia!!  ¡Qué manera de no entender que alguien puede ser mejor tú!!

El autor intelectual…

Aquella tarde quedó demostrado que aquel acto fue pagado por un dirigente sólo por el odio de ver un equipo superior al suyo. Pero sí, ese dirigente fue un visionario porque vio el futuro, vio como esa hinchada celeste iba a crecer más y más y ese equipo iba a lograr largamente muchos más campeonatos que el suyo.

Dicen que ha muerto. No lo sé. Para mi ese personaje murió hace 30 años y fue directamente responsable del incremento de la violencia entre sus seguidores, pero también fue partícipe que la barra del Cristal se incremente a multitudes. Nadie sabe para quién trabaja.

Si no te acuerdas de esta historia, te aseguro que es real, yo estuve ahí.  ¿Cómo alguien puede odiar tanto a un equipo de fútbol y mandar matar a los integrantes del equipo incendiando su bus?

3 comentarios:

  1. Yo estaba pequeño mi viejo me llevo al Lolo y cuando vio la bronca que habia afuera con pedradas a todo el que tuviera camiseta celeste y nos tuvimos que regresar a casa, despues me entere que habian quemado el omnibus celeste por orden del gordo gonzales

    ResponderBorrar
  2. Yo estaba alli el gran charro Gonzales le enseñaba a tapar a Zubzuck, Leo Rojas, Anton, Arteaga, Franco Navarro estaba con su familia en el bus y conoci al integrante intelectual que insendio el omnibus quien me dijo que le habia pagado para que haga esa barberie ese tipo que era el terrorista del futbol peruano, ese ser tan miserable hasta fue congresista, ese maton que acaba de morir, rendira cuentas ahora con Dios que es justo y fue alli que vivia a una hinchada incondicional que con sus canticos alientaba a un equipo que derramaba futbol con el ciego en la batuta esa es la fuerza vencedora.

    ResponderBorrar