jueves, 13 de diciembre de 2018

CELESTES METIERON CUATRO (Y PUDIERON SER CINCO)


Por Manuel Araníbar Luna
Ya se había dicho antes del partido, jugar en Matute de visita no es para nada enfrentar al ogro de los bosques. Y con esa tónica entraron los celestes al campo. Nervios hubo sí, por parte de del Pato que pasó apuros desde el inicio. Estos manotazos por causa de su guantes embarrados de mantequilla fueron un estímulo psicológico para el equipo de casa. Se podía leer en el pensamiento del técnico,  jugadores e hinchada de casa: “vamos a mandarnos con todo porque, porque el Pato está muñequeado”.
Candado de cartulina
Y así lo hicieron arrasando al estilo Atila. Crearon zozobra pero su equipo era un tanque con cañón descalibrado y puerta falsa de cartón. Esto se demostró en el primer gol. Una salida rápida en que Real Madrid se la juega habilita a Gabo y este se la lleva  al estilo escapero con celular, levanta su cabeza de yunque y ve que los defensores se preocupan por Herrera que está llegando retrasado pero Gabo la manda zumbando el pasto  y por la izquierda se aparece  Marquitos López que la añade ante la inmovilidad de estatua de Leao. Uno a cero que denota que la táctica de permitir que los caseros se adelanten confiados es una buena oportunidad para robarles espacios libres.  Los de casa, con la sangre en el ojo por el gol de lonchecito, se vuelven a mandar con toda la artillería, pero cerrando la puerta falsa con candado de cartulina.
Los cerveceros se siguen escapando  por las alas. Y diez minutos después tras un faul  a Gabo que ocasiona tiro libre, agarra la pelota con mirada de propietario para que nadie se atreva a pedírsela.  Suben Omar y sus secuaces, pero el grueso de los defensores están más preocupados por la presencia de Ema. Los de casa, siempre confiados, ponen una barrera de dos. Gabo la mete con curva de plátano  por donde se filtran corriendo Piki y Revorator. Este la peina estilo cachetada hacia el piso y Leao se lanza a la piscina sin agua pero un segundo después de que la gorda ha dado bote y se ha metido a su casa sin tocarla puerta.
Patito convertido en águila...
Dos a huevo, ¿qué sucede? Que los matuteros, empujados por su hinchada, y recordando que han empatado dos veces a Melgar están con la idea de poder igualar como la semana pasada. Y a decir verdad, han bombardeado desde todos lados con centros a la olla, a la sartén y a la tetera  y disparos de larga distancia a la valla de un Álvarez agigantado que del patito feo del inicio se ha transformado en águila.
Pero otra vez Haro y sus compinches demuestran que han entrado sin lentes de contacto ni teodolito láser cuando en un córner Gabo la centra  con curva al punto G y la rechaza un victoriano hacia el córner, pero por detrás viene corriendo Renzo que la cabecea hacia la bomba, y por el centro Johan López con la carrera de un Fórmula 1 y la empuja hasta el fondo del lavadero. Un gol legítimo, con partida de nacimiento, bautizo y segunda comunión para López pero un cieguito que trabaja de banderillero dice que está fuera de foco y Haro le obedece y anula el tercer hijo legítimo rimense.  Y bueno, ¿ya vieron quién está fuera de foco?
Pudo ser una mano de plátanos…
Para el segundo tiempo igual. Los locales ponen todas las balas a la metralleta para jugarse al todo o nada. El Patito que ya se ha recibido de halcón ahora hace su doctorado de Cóndor y salva la valla y su propio pellejo al cortarle la luz, el agua y el cable a los arietes locales que siguen atacando y logran el empate gracias a las rodilla de Merlo y Revorator. Algarabía en el estadio pero sólo les dura un minuto porque cometen faul en las cercanías. La chapa Loba y los matuteros se apretujan esperando un centro de arco iris o uno de sus lobamisiles pero Carlitos, en vez de lobatearla por encima de la barrera se la toca en callejón oscuro a Gabo, este se la sombrea facilito a Leao y convierte el 3 a 1.  Falta poquito y los matuteros insisten pero ya los celestes ya la están arrullando para que se duerma porque mañana hay que entrenar temprano en la Florida. Pero Pachequito, que recién ha entrado al tono quiere sudar un poco y, faltando segundos para el toque de queda, amaga con quimba, descoloca al marcador y le da un zapatazo que se mete por la huacha, dejando a Leao recontra goleao por 4 a 1 aunque pudieron ser 5. Haro dice chau. Buenas noches.

2 comentarios:

  1. brillante comentario. este domingo pintemos de celeste el nacional, no se ha ganado nada todavia, y no nos confiemos en los arbitro . cuidadito con carrillo que es kagonaso.

    ResponderEliminar
  2. UN POCO DE MESURA. ESTAMOS PECANDO DE TRIUNFALISMO. AUN FALTAN NOVENTA Y CINCO MINUTOS PARA DECLARARNOS CAMPEONES. COMO DIJERON AQUI MISMO HACE VARIOS DIAS HAY QUE TEMERLE A LOS ARBITROS Y EN ESPECIAL A CARRILLO QUE ES UN MAFIOSO. SALUD CELESTES CARAJO Y ESTE DOMINGO A GANAR

    ResponderEliminar