domingo, 22 de octubre de 2017

¡Vaya, por fin ganaron!

Por Manuel Araníbar Luna
Lindo día como para pasarla en el Gallardo con la familia. Pero para algunos no lo era. Y mucho peor aún, para muchos cerveceros ir al estadio era malgastar la plata en ver resultados negativos. La poca cantidad de hinchas en la tribuna lo decía todo. Sólo se asoleaban en el cemento quienes no perdían la fe, quienes preferían sacrificar un ceviche para ver a los celestes pisando el gramado.
Y no les faltaba razón. Los últimos resultados nos decían que los celestes estaban regresando a las peores épocas de la década pasada. El fantasma de la baja se paseaba en la tribuna. Los crueles memes ahora estaban dirigidos por quienes habían sido vapuleados el año pasado. Sí, en los últimos días los rivales nos cantaban en nuestro propio recinto el doloroso y cruel tema “Dueño de nada”; los enemigos ya preparaban memes alusivos a las lastimosas derrotas de las últimas fechas.
Los triunfos no caen del cielo…
Pero la fe no estaba perdida. Un hilito de salvación era la esperanza que flotaba al alcance de una mano celeste que quería demostrar a sus hinchas que cuando se lucha jugándola bien los resultados vienen solos. Y bueno, esto último es  una exageración. Los éxitos no llegan atraídos por un imán. Hay que corretearlos, hay que luchar con ellos, amarrarlos y  traerlos de las orejas. Porque los triunfos -nos referimos a los legítimos- no caen del cielo no se compran bajo la…¡Alto ahí!, ¿iba a decir que los triunfos no se compran?  ¡Qué va, buey! Los triunfos de la chicha negociados bajo la mesa dicen otra cosa.  Pero, como dijo el dermatólogo, vamos al grano.
El encuentro arrancó con tres novedades. Primera sorpresa, una línea defensiva sin Cazulo. Segunda sorpresa: Ysique en el medio campo acompañando a Loba y Calca. Tercera sorpresa, otro chibolo, Gómez, jugando adelante. Algunos objetaron este planteamiento pero la polémica está también en la cancha. Otros dicen que hay que foguear a los jóvenes.
Tanto va el cántaro al agua…
En cancha, daba la sensación de que los celestes jugaban solos. Armaban, atacaban, copaban, llegaban, como ya se ha hecho costumbre. Y, como también se ha hecho costumbre, no la metían. Erraba Loba. Erraba Irven. Erraba Calca. Y hasta Gómez, para no quedarse atrás, también regalaba ocasiones. Pero tanto va la bola, tanto, tanto, tanto que una de ellas se transforma en un tanto. Pelota de Loba hacia Abram que está de puntero mentiroso por la zurda. La bola da un bote y Luchito la centra a media altura. Palomita de Irven y Salomón la espera arriba pero la redonda  se mete entre sus piernas, dejando al pobre Jacoibo tieso como un salmón a la parrilla. Uno a cero, ya era tiempo.
Con las justas…
Para el segundo tiempo los rayados adelantan sus líneas, y con esto los cerveceros contragolpean pero regalando goles. Un mitrazo de Irven a las manos de Salomón  y, para no ser menos, una de Calca contra el poste. Los canallas empatan gracias a una ayudita de Garcés. Van 38’. Furiosos y despotricando, los pocos hinchas empiezan abandonar las graderías, pero se pierden el agónico gol del triunfo por parte de Calca. Un centro alto hacia la derecha no lo logra alcanzar Irven y la pelota llega dando botecitos a Calca que le  mete furibundo patadón cruzado y vence a Salomón. Dos a uno justiciero y merecido. Victor Hugo sopla la flauta y dice chau. Buenas noches.
CODA.
Como dice el título, vaya, por fin ganaron. Asustados pero ganaron. Ajustando los esfínteres pero ganaron. Luchando contra el reloj pero ganaron. Con algunas fallas pero ganaron. Esas cosillas a veces levantan el ánimo. A veces. Pero hay que dejar de lado las diferencias personales porque en el historial del equipo cervecero los triunfos se han obtenido cuando los jugadores se han unido en la cancha y fuera de ella; cuando han jugado para el equipo y no para sí mismos; cuando han acatado las indicaciones, fuesen o no de su agrado. No debemos dar la sensación de que el equipo está partido porque eso es carne fresca para las hienas rivales.
¿Algo más? Por favor, ahora que los hinchas se están alejando, bajen un poquito los precios de las entradas. A ver si con ello dejamos de ver los inmensos vacíos en la tribuna. Deprime verlos jugar en familia.


2 comentarios:

  1. LINDO TRIUNFO PERO NO NOS ENGAÑEMOS. ESTAN JUGANDO MAL, NO VEO COMPAÑERISMO. ALGO ME DICE QUE HAY PLEITOS ENTRE JUGADORES, ENTRE LA DIRIGENCIA Y EL TECNICO SEGARRA. EL MISMO CRONISTA LO DEJA ENTREVER ENTRE LINEAS.

    ResponderEliminar
  2. vamos cholito tu puedes mas! hoy por hoy eres el lider de los goleadores del campeonato. termina el año con veinte goles mas y has campeonar al cuadro celeste.

    ResponderEliminar