lunes, 28 de septiembre de 2015

LOBA 2 CIENCIANO 2: AULLIDOS Y ZUMBIDOS.

Por Manuel Araníbar Luna
Es bueno ganar. Mucho mejor si es de visita. Pero traerse un punto es un maná del cielo cusqueño cuando  un once está perdiendo 2 a 0 de visita a los 82, casi caminando en la cancha, con la lengua afuera y pidiendo oxígeno por señas (porque ni siquiera hay fuerza para gritar).
Como una abuelita en el semáforo…
Con esos dos goles recibidos por el cervecero en la primera etapa, dos fallas netas de defensa, que a unos les parece de la peor torpeza y a otros un regalo, era como para jalarse los pelos con tenedor. Además los cusqueños pudieron aumentar. Por supuesto que los celestes también llegaron y un buen cabezazo del Oso Yogui también fue salvado en la maldita línea blanca con los hilos del guante por el arquero local. Así y todo nadie confiaba en la defensa cervecera porque es ya una constante que cuando los de atrás cometen bloopers el equipo se aplasta, se atamala, se mazamorrea, porque da miedo salir a empatar cuando uno no sabe si a sus defensores los van a dejar parados como a una abuelita esperando las luces del semáforo.  Por lo menos el larguirucho Diego sacó varias bolas recontra cantadas  y achicó un par que ya estaban mandando a cambiar el  2 por el 3 en el tablero.
Si las piernas no responden…
Así se fueron al intermedio. Guapeadas en el camarín, contraórdenes,  enmienda de planteamiento, agua mineral, bombeada de oxígeno con inflador de bicicleta a los asorochados, más rectificaciones y quince minutos más entran a la cancha a ver qué pasa. El Turco había dejado la terquedad en el camarín. Sacó a Revorator y metió al chibolo Da Silva, sacó a Calca y metió a Manicero, por último sacó a Irven y metió a Gonzales. Pero no pasaba nada.  Los imperiales se replegaron, los cerveceros se apoderaron de la cancha como traficantes de terrenos y empezaron a llegar con ganas pero sin fuerzas en una altura de 3400 metros que es como atacar con pistolita de fogueo. Manicero y Loba armaban, repartían, disparaban pero sin suerte ni fuerza pero no bloqueaban, entonces se producían las embestidas sorpresivas de los locales  que entraban facilito en una defensa de tres puntas. Y era que Piki había bajado a cuidar la zaga y Barrabarbas,  el otro fuelle del medio campo también acusaba cansancio. Pero  el flaco Penny -enmendando su descuido en el primer gol de  los locales- se disfrazó del Hombre Elástico y sacó un par en las que parecía que sus brazos se habían estirado tres metros. Ganas habían, repetimos, pero ya lo había dicho el Piki:
“Cuando las piernas no responden hay que poner corazón”.
Dos zumbidos en la oreja…
Loba, además de corazón, puso talento, puntería, inspiración. Y tras un mal rechazo del defensa rojo (¡gracias por el regalo!) la pelota, adicta al empeine de seda de un Maestro, así con mayúsculas, fue corriendo como  atraída por un imán a su chimpún derecho ansiosa de recibir una caricia. Pero esta no fue caricia ni piquito de tortolito: fue un repentino fogonazo de sicario con mira telescópica de francotirador (algunos creen que Loba las hace sin pensar, ignorando que Carlitos la calcula una pendejécima de segundo antes que el resto). El golero, por ejemplo, al ver que el defensa la rechazaba, se estaba acomodando los guantes cuando sintió  que algo zumbó por su oreja despeinándole la peluca. Un segundo después, al escuchar el rugido de la barra cervecera recién se dio cuenta que había sido gol.
El aullido de Loba…
Pero Loba, apurado como estaba por empatar, ni siquiera celebró. Por el contrario, les dio una guapeada a sus compañeros con un aullido:
“¡Vamos, carajo, no es momento de celebrar, regresen a acomodarse que tenemos que empatar!”
Y se cumple el deseo de la afición porque en el último minuto traban al chibolo Da Silva en el área y el Diego Haro -que la vio claro como con un faro- señala el punto G. Pitean fuerte los locales pero Haro pitea más fuerte: penal y punto. El elegido es Loba (A Carlitos no se la iba a quitar ni el Papa), y con la frescura y conchudez que tienen los que la conocen desde la fábrica de pelotas, mira, mide, apunta, desengatilla, infla redes. Y por segunda vez el pobre guardavallas sintió el terrible zumbido en su oreja seguido de los gritos de los barristas cerveceros. Ya en el camarín le dijeron que no eran zumbidos de mosquito sino dos lobagolazos.

Total, 2 a 2, y como dijo el cervecero, este empate es celeste, cueste lo que cueste… y vaya que costó.

5 comentarios:

  1. LOBA ES LOBA CARAJO AHORA QUE VAN A DECIR QUE FUE DE LECHE?
    EL MEJOR JUGADOR DEL AÑO ES LOBA POR SU TRAYECTORIA EN EL CAMPEONATO
    ASI NO VUELVA A METER OTRO GOL

    ResponderEliminar
  2. ojo, pero Loba no es todo el equipo, es el conductor pero cuando se lesiona la salen embarrando porque Seput ya esta en bajada, y manicero esta verde para remplasarlo. ahora el problema va a ser cuando juegue por la seleccion porque va a regresar mal . ojala que la directiva se ´ponga fuerte y hagapostergar los partidos con los cagones.

    ResponderEliminar
  3. jajajaja el arquero ni la vio acabo de ver la repeticion y tiene razon el cronista. despues lo expulsaron. loba lo mejor del futboll peruano ojala que la foquita le deje patyear los tiros libres en la seleccion porque todas se las agarra el.

    ResponderEliminar
  4. RAZA CELESTE TRUJILLO28 de septiembre de 2015, 16:27

    LO QUE DICE FERNANDO F ES VERDAD CHEPUT NO TIENE EL RECORRIDO EN CANCHA NI EL PANORAMA DE LOBA, ADEMAS NOES JUGADOR DE 90 MINUTOS, ME VAN A DISCULPAR PERO DE QUE NO ESTA NO ESTA. MENCIONAN A MANICERO PERO ESTE NO TIENE CONTINUIDAD SI SE TOMAN EL TRABAJO DE VER NUEVAMENTE EL VIDEO SUS DISPAROS DE MEDIA DISTANCIA ERAN DEBILES Y DESVIADOS. A QUIEN ´PONER ENTONCES? COMO VEMOS LOBA ES IIRREMPPLAZABLE Y ESTE ES SU AÑO CUMBRE PORQUE LE ESTA SALIENDO DE TODO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no seas exagerado, sheput no está al 100% pero vengas a decir que no tiene panorama. a pincel le falta minutos pero el panorama no se lo quita nadie. a manicero tambien le faltan minutos pero mira en que partido lo ponen a reaparecer a mas de 3 mil metros. asi cualquiera se ahoga

      Eliminar