domingo, 16 de noviembre de 2014

CRISTAL 2 CIENCIANO 0: CHÁVEZ Y DA SILVA MOJARON.

Por Manuel Araníbar Luna
El cansancio ya se siente
Pero es grande la ilusión:
Si las piernas no responden
Hay que poner corazón
(Piki Cazulo)

Dicen que querer es poder pero para muchos esta frase no es tan exacta, que lo digan los impotentes. El Sporting entró a la candela con unas ganas tremendas de perforar la valla del rival cusqueño pero  con las ganas no alcanzaba porque cundía la desesperación.  En el primer tiempo el once celeste tuvo arrinconado al Cienciano en un asedio que no daba frutos. Corra  usted por acá que yo se la mando, céntrela por allá, démela que yo la empujo, pero  nada de nada. Parecía un maleficio, la pelota se paseaba por el área  pero -terca y pudorosa- se negaba a entrar a ese hostal de cáñamos llamado valla. Y claro, faltaban varias cosas: frialdad para definir, puntería para encontrar el huequito en el túnel, serenidad para pensar las jugadas , y mucha, mucha paciencia porque cuando un jugador se está desesperando el arco se hace cada vez más chico.

Pongan todo en la parrilla…
Loba era el centro de distribución a nivel cancha, el orden, las pelotas a las espaldas de los defensas rojos. Las salida con pelota jugada  era la tarea de Calca. Da Silva jugaba un tanto atolondrado, con el temor de embarrarla. Y lógico, se trataba de reemplazar al Maxi cuya producción había ido incrementándose fecha a fecha con buenas actuaciones y sobre todo con goles. Chávez, en la banda derecha quería hacer las cosas bien pero se enredaba en sus proyecciones causando con ello un par de peligrosos contragolpes. Menos mal que en la defensa hubo una leve mejoría y  entre Abram, Revo y Alexis se las arreglaban con el apoyo del hiperactivo y omnipresente Piki.
Pasaban los minutos y el hincha que al principio se frotaba las manos esperando un gol tempranero fruto del “estilo corralito”  de las últimas semanas, pero corría el reloj y la desesperación  hacía que el hincha ya no se frotara las manos sino que castigara a los muslos a puñetazos.  Y así se fueron a la tregua de los quince minutos.
“Relax, muchachos”, les pedía el Turco en el camarín, “el gol va a llegar por su propio peso”. Pero en su rostro también había la misma preocupación que inundaba a todos en el camarín y se desplazaba a las tribunas. Entonces habló claro con los chibolos:
¾     ustedes no son menos que nadie, así que pongan todo en la parrilla y no me regresen sin un gol”.
No hay cama pa´ tanta gente…
Y vaya que sus frases motivadoras tuvieron efecto. Al entrar a cancha nuevamente los chibolos arrancaron a romperse sintiéndose titulares y no meros naipes de reemplazo. El corralito arrancó nuevamente y a los 8’ un centro desde la izquierda fue conectado por un mitrazo de Da Silva que infló tanto  los cáñamos que se besaron con la malla olímpica. Electricidad en las tribunas, sapos y culebras en la defensa visitante.
El acoso persistía y el equipo rojo embotellado por los rimenses no podía salir ni con recurso de amparo. Esto hizo que se juntaran veintiún jugadores en cancha de Cienciano porque en la zona rimense sólo quedaba Platanazo Penny. Esto nos hizo recordar una estrofa de salsa: “No hay cama pa’ tanta gente”.  Los jugadores, tan apretados que chocaban unos con otros no tenían claridad para hilvanar jugadas. Y así en una pelotera, Chapita que estaba loco por taladrar remata con alma, vida y corazón pero su disparo choca en un defensa rojo, la pelota, aturdida va a ser despejada por un defensa pero aparece Edison como un fantasma y recordando el jalón de orejas en el camarín, le gana el vivo al defensa y la pelota vuelve a embarazar la canasta. La tribuna estalla y el Turco está allá un tanto más relajado. Esto ya está definido. ¿El resto del partido? Suspirar de alivio, aflojar las piernas, respirar hondo y guardar energías para el partido del jueves porque el agotamiento se nota en los rostros de los rimenses. Que lo diga el Piki:
El poeta Yorugua…
El cansancio ya se siente
Pero es grande la ilusión:
Si las piernas no responden
Hay que poner corazón
Estos versos no los ha escrito ningún poeta. Es una frase feliz de Jorge ‘Piki’ Cazulo. Por esta frase se colige que por las venas de Piki, aparte de sangre guerrera, también corre sangre de poetas uruguayos como Benedetti y Zitarrosa, porque en sus declaraciones hay  mucha poesía motivadora.
Algo más? Si, gracias, nuevamente muchachos. Y para el jueves les pedimos lo mismo que dijo Piki:

Hay que poner mucho corazón.

4 comentarios:

  1. SE OLVIDAN MENCIONAR A COSSIO QUE CADA DIA ESTA JUGANDO MEJOR. ACUERDENSE QUE COSSIO DEBUTO EN UN PARTIDO CONTRA WATUTER Y LA HIZO BIEN
    CUANDO LO QUISIERON ATARANTAR SE CAGO DE RISA Y LES HIZO CACHITA DELANTE DE TODA SU HINCHADA

    ResponderEliminar

  2. estupenda cronica, pero como dijo cristian, no dicen nada de Cossio ni de Loba que no metio gol pero se jugo un partidaso repartiendo pelotas y probando al arco de patadones en primera. salud cristal carajo

    ResponderEliminar
  3. LOS TRIUNFOS ENGAÑAN. SE GANÓ PERO LA DEFENSA PASO APUROS Y ESO NO LO DICE NADIE DESPUES DE UNA VICTORIA. A REZAR POR QUE NO NOS SOBREPASEN LO S RIVALES DEL JUEVES. SALD CELESTES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuándo cambiarán estos imbeciles como el anonimo que viene con que los triunfos engañan. ya sabemos que la defensa cervecera no anda bien, eso lo sabe hasta un niño, pero ayer jugaron bien, si o no. esos delanteros del cienciano eran dificilisimos, asi que si no estas de acuerdo no comentes aqui. te repito que el equipo esta jugando bien, entendiste?

      Eliminar