lunes, 5 de mayo de 2014

Daniel Ahmed y el segundo fracaso deportivo del año.

Por Ernesto Moreno @Ernesto__Moreno
El entrenador Daniel Ahmed a poco de cumplir cinco meses al mando del comando técnico de Sporting Cristal ya sufrió dos fracasos deportivos consecutivos, que han calado hondo en la afición y crítica especializada. Desde que el argentino arrancó los trabajos en el Rímac un viernes 20 de diciembre del 2013, la primera desazón fue la dolorosa e increíble eliminación de la fase previa de la Copa Libertadores a manos del Atlético Paranaense, un rival que a la postre resultó de menor jerarquía de lo que pensábamos muchos al ser despedido de la fase de grupos por un corajudo The Strongest boliviano. El segundo descalabro se consumó anoche en un partido para el olvido ante Alianza Lima. Dicha derrota significó despedirnos de la lucha por el título del Torneo del Inca. Estos fracasos se dieron a pesar de que la dirigencia manifestó haber armado en coordinación con el profesor Ahmed un plantel muy competitivo, con jugadores de selección y refuerzos traídos de la primera división foránea, como de juveniles de otros clubes con intersante paso por selecciones de menores. A continuación un balance del trabajo del técnico bonaerense en la mejor institución deportiva del fútbol peruano.
1) Pésimo sistema defensivo: Ahmed insiste tercamente en jugar con línea de 3 al fondo, secundada por dos laterales-volantes que la mayoría de veces han sido Yotún y Advíncula, quienes de no hacer el correcto recorrido ataque-defensa desprotegen a los zagueros. Si bien es cierto que ayer dio la impresión de que se mejoró en algo la parte defensiva –tarea facilitada por el rival que prácticamente renunció al ataque y pressing pues se replegó durante los 90 minutos del partido- no se puede negar que el talón de Aquiles del equipo está en su zona posterior. Es alarmante que transcurridas 12 fechas del presente torneo, los celestes sean el tercer equipo más batido con 19 goles en contra. Solo ante León de Huánuco en Lima se mantuvo el cero en arco propio. El mayor defecto o problema capital del aspecto defensivo se encuentra en los balones aéreos, hecho que ayer demostrado ante un rival que tiene en él su principal argumento futbolístico en ataque. Por esa vía se ha sufrido todo el año, tanto en la Libertadores como en el torneo local ante equipos de diversa índole. Parece que Ahmed no se dio cuenta o no quiere hacerlo. Su trabajo, en ese sentido, es más que deficitario. Y pienso que esto va más allá de la desconcentración o defensas no idóneos. Álvarez, Balbín y Delgado son altos; solo Ortiz, De la Haza y  Revoredo se puede decir que son de mediano tamaño al medir menos de 1.80 mts. La sensación es de que no hay idea de juego ya que Penny siempre desconcertado y dubitativo tampoco sabe qué hacer ante los centros en área propia.
2)  No apostar por los juveniles con los que llegó: Ahmed llegó precedido del cártel de técnico que apuesta por las canteras y juveniles, por la facilidad que tendrían estos de entender la propuesta de juego que pretende en el club. Por ello, vino de la mano con Bernaola (defensa), Sandoval (volante), Succar (delantero) y se encontró con jugadores que dirigió en la sub 18 como Aquino (volante), Cossio (lateral) y Da Silva (delantero), entre otros. Son llamados el ‘futuro de Cristal’; sin embargo, parece que no confía en su banca. Hasta el momento no se la jugó a muerte por ninguno de ellos y les brindó pocas oportunidades de alternar. Los minutos que han sumado todos ellos son muy pocos, y otros no han tenido siquiera chances de debutar. Ayer, por ejemplo, de suplentes estaban Succar, Ortiz, Cossio y Aquino, pero prefirió la experiencia de Lobatón.
3) No sabe replantear los partidos, equivocarse en los cambios: ésta también ha sido una constante a lo largo del torneo. Le ganan rápidamente la mano al profesor Ahmed en las estrategias y duelos de pizarras. Lo hicieron Aurich, Garcilaso y Alianza por ejemplo, pero él no lo lee, ni parece verlo así y solo tiene una manera de jugar. No se adapta al plantel que maneja. Y yerra constantemente con los ingresos de jugadores en los segundos tiempos, que lamentablemente no le salvan los partidos.
4) “Mala suerte” con los refuerzos extranjeros: en la semana el dirigente de la Comisión de Fútbol Francisco Lombardi reconoció que no acertaron una en los últimos años, mas no así con los que provinieron ya adaptados de otros clubes del medio. Para la presente temporada llegaron de afuera Leguizamón, hoy lesionado con desgarro, al que se esperó con ansias por ser la esperanza de gol; sin embargo, poco o nada ha hecho por responder a las expectativas del hincha y no ha marcado un solo tanto. También vino Núñez, quien ha ido evolucionando de menos a más, aunque para mí como extranjero no termina de marcar las diferencias. Ayer tuvo un desempeño más que aceptable durante la primera etapa, pero en la segunda decayó y hasta desapareció. Su labor fácilmente podría cumplirla Mimbela o Arroé. Se dejó ir a un irregular Ayr pero no se trajo uno mejor que él en su puesto. Grosero error de la dirigencia pues se trajo a un nacional como Balbín, del que se sabía era un gran riesgo por sus constantes lesiones.
5) Desequilibrio, ineficacia e incapacidad de vulnerar el arco contrario: pasó ayer contra Alianza. Contrasta grandemente con el hecho de tener una de las vallas más batidas el que Sporting Cristal con 23 goles a favor sea el equipo más goleador del torneo. Pese a ello, esto se logró al golear de locales a equipos chicos como León de Huánuco, Unión Comercio e Intigas. Tarea pendiente queda ante equipos de mayor nivel futbolístico que los mencionados como Aurich y Alianza donde se cayó en un desorden y quedó evidenciado una carencia de ideas de penetrar defensas más sólidas como de elaboración. Aunque ayer lo que se demostró en el primer tiempo fue falta de contundencia e ineficacia y en el segundo tiempo una total falta de ideas para generar opciones de gol.
6) Supuesta intensidad, pressing, agresividad en la marca para la recuperación de pelotas: una de las principales premisas del bendito “Manual del Estilo” que tampoco se viene cumpliendo a cabalidad. Sporting Cristal tuvo posesión en las últimas fechas ante sus rivales de turno pero no por la “agresividad” o “pressing” sino porque el rival le facilita el trabajo al replegarse en su área y renunciar al juego o ataque. Queda pendiente también por mejorar este aspecto.
Esperemos que Ahmed y los jugadores se hagan una autocrítica en la interna, se corrijan los errores y el equipo logre enmendar el rumbo en las próximas fechas si queremos ver a los celestes campeones del Descentralizado, que este año se juega con la modalidad de Apertura y Clausura. El campeonato está a la vuelta de la esquina. Hoy uno ve la tabla y horrorizado encuentra a la “Máquina Celeste” en el 4to lugar de su grupo debajo de León de Huánuco, y eso para un equipo grande como el nuestro es inaceptable e imperdonable.
Termino con una pregunta para la dirigencia de Sporting Cristal e hinchada: ¿cuánto tiempo se puede sostener un proceso sin resultados deportivos que le acompañen y son, finalmente, los que deben respaldar su propuesta?
Tomado de El Portal celeste       elportalceleste.pe

5 comentarios:

  1. Me parece que usted está exagerando la nota. Un partido perdido son tres puntos mas no el campeonato. Usted se está dejando llevar por el apasionamiento. Todos en algún momento nos sentimos así. Yo no soy amigo de coemntar los partidos con la cabeza caliente. También me molesté, y supongo que la mayoría de hinchas han sentido lo mismo. ¿pero no le parece que está desacreditando el trabajo de Ahmed? Su trabajo, amigo Ampuero, es a largo plazo y usted cree que las cosas sse van a solucionar de un día para otro. Respetuosamente, Elder John

    ResponderEliminar
  2. Todos o casi todos estamos de acuerdo en la necesidad de pensar en trabajar a largo plazo pero realmente ¿Qué significa trabajar a largo plazo? Creo que con ese motivo podemos bajar la presión de resultados corto-placistas que distraen de un objetivo mayor: contar con un plantel sólido en todas sus líneas, lo cual toma tiempo. Sin embargo los procesos de largo plazo no deben servir como justificación cuando hay problemas sin resolver... Alianza jugó mal y se le debió ganar... ¿Justificamos la derrota porque nuestra mirada es a largo plazo? ¿A partir de cuándo los resultados de corto plazo se hacen ineludibles, 6 meses, 12 meses?

    El partido ya pasó, aun hay tiempo para mejorar y fue un alegría que el equipo vuelva a plantarse en l cancha como en las primeras fechas, con dinámica, velocidad y presión... Confiemos en que la ruta trazada se continúe siguiendo pero también tengamos claridad en qué resultados debemos empezar a observar en el proceso de corto y mediano plazo, no hagamos que el "largo plazo" termine siendo una bonita frase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena acotación, estimado DXTC, con ese barajo nos están tomando el pelo. Mosquera arrancó ganando desde cero y nadie le había hecho el equipo. Al Turco le dejaron un equipo armado y todavia no levanta vuelo. la pregunta es ¿hasta cuándo vamos a esperar?

      Eliminar
    2. YO RESPONDO HASTA CUANDO VAMOS A TENER COMENTARIOS DE RESULTADISTAS COMO EL COLUMNISTA MORENO, FRANKLING Y DXTC.
      YO SOY PACIENTE, DE ESE MODO ESPERÉ LOS RESULTADOS DE MOSQUERA Y DEVIVAS QUE CONSIGUIERON MUCHO MÁS QUE LO QUE ESTÁ HACIENDO AHMED. Y USTEDES LO UNICO QUE TRAEN ES DESALIENTO.

      Eliminar
    3. tus ataques contra quienes critican al entrenador y directiva sólo reflejan una escandalosa patería. por sobones como tú es que la directiva cree que está haciendo las cosas bien. tienes que meterte esto en la cabeza: Mosquera armó el equipo en cuatro cinco semanas . Viva lo encontró ya armado. y tambien en poco tiempo los hizo jugar como se debe jugar en el siglo XXI. en cambio Ahmed está haciendo experimentos semana tras semana y hasta ahora no tiene un equipo base.
      Y la otra mitad de la culpa la tiene la directiva por traer gente de bajo rendimiento.
      preferimos decir las cosas claras. y si a esto le llamas desaliento mala suerte. es preferible morir luchando que vivir como sobón de cuatro vivos. Ah, y no vale picarse.

      Eliminar