martes, 26 de noviembre de 2013

LA PIKI-DEPENDENCIA


La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva (José Saramago).


Por Manuel Araníbar Luna
¿Será mago Saramago? Porque su frase lo dice todo. No hay nada que hacer, sólo luchar el domingo con el radio transistor al oído. Pero queríamos hablar de la importancia de Piki en el plantel.
El Cristal depende mucho de don Piki. El don de ubicuidad de este 4x4 todoterreno se sintió de verdad. Y no sólo por las calorías que derrocha sino por su afán de luchar, de ganar al caballazo sin tener en cuenta el modo como se presente el partido. Su sola presencia en el tapiz verde es contagiosa porque actúa como un rocoto en la retaguardIa que los lanza hacia adelante, guapeando a los más jóvenes y empujando a los remolones. Así da gusto jugar.
El pequeño gladiador...
Y no es que los que entraron a la cancha no pusieran ganas. Ya hemos hablado de su presencia. Y ese ya es otro factor predominante. Cuando el Piki está en cancha con el cuchillo entre los dientes pareciera que el Cristal jugara con doce jugadores. Pero el domingo, cuando la gasolina se agotaba, jugadores e hinchas extrañaron al pequeño gladiador guerreando desde el mediocampo a todos los rincones de la cancha.

¿Nacerá otro Piki? Cazulo es un faro para los niños. Hace unos días vimos una foto del Piki charlando con los menores en La Florida. Nos gustaría que se quede en el Rímac como formador de las nuevas generaciones. Palabra que de ese grupo que vimos en el aula saldrían por lo menos unos tres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario