miércoles, 18 de julio de 2012

CRISTAL 2, MELGAR 1: ¡EL BURRITO SE COMIÓ LA OCOPA!




Por: Manuel Araníbar Luna


Al César lo que es del César y a Roberto lo felicito, por cierto.  Mosquera hoy planteó el partido sagazmente, pensando en aguantar y no saliendo a atacar, como ha sido su tónica desde el inicio de este campeonato. 


Todos sabíamos que si el equipo bajopontino entraba a la cancha a matar desde el saque el resultado iba a ser desastroso. A esa altura sobre el nivel del mar, los celestes lógicamente  se iban a ahogar. Es bueno salir a la batalla con buen armamento, pero es mejor si lo acompañamos con chaleco antibalas.

¿Qué hizo? Mandó al elenco al campo un equipo parchado con jóvenes (Chávez, Carranza, Granda, Marquito Delgado) que reemplazaron eficientemente a los titulares. Como es de público conocimiento, el equipo parece una sala de emergencias con varios jugadores lesionados y otros que, aunque no lo están, desde hace varias fechas vienen arrastrando, sobrellevando severas fatigas musculares que en cualquier momento pueden hacerlos colapsar.

Puso una línea defensiva de cuatro con Granda, Delgado, Ayr y Valverde. Pero además puso bastante contención en el medio campo con el Neka bien retrasado;  Carranza  y Edison Chávez de parachoques con la libertad de irse adelante cuando lo amerite la coyuntura. El enganche era Franco, quedando de punta sólo el Shoro. Así el equipo estuvo tranquilo , sin pasar tantas angustias , salvo un par de fogonazos que Erick supo conjurar.

Pero un joven se escalda de tanto calentar el banco de suplentes y, cuando le dan la entrada a la cancha, sale como un toro herido a demostrar que es fuerte y  que sí se puede, que todos pueden ser titulares y que la oportunidad, como el champú, hay que gozarla en caliente. Se presentó un tiro libre desde el punto del córner. Lo ejecutó Leandro con un centro enroscado. La red tenía hambre de pelota y Pepelucho Granda Bravo le calmó el antojo. Lo demostró anotando un gol de cabeza que le dio a la afición celeste la sensación de que se podía lograr más que un empate. Y con esa certidumbre y confianza en la victoria los celestes se fueron al descanso.

Para el segundo tiempo, había que refrescar el once. Cazulo reemplazó a Chávez, que no lo hizo mal, pero que necesitaba descansar. Shoro fue reemplazado por Ávila, a quien la altura no lo afecta puesto que es nacido en la sierra. Y así el cuadro se replegó peligrosamente. Los arequipeños, con esas facilidades gratuitas, empezaron a llegar en paredes que dejaban como muebles a los cancerberos rimenses. y se perdieron varias que causaron peligro.  Hasta la fatal jugada en que un fuerte disparo dio en un defensa celeste y descolocó a Delgado.

DECISIONES … ALGUIEN PIERDE, ALGUIEN GANA …
“Quien teme perder un partido… ¡ya está vencido!”

1 a 1, pero  Mosquera tenía el convencimiento de que sí se puede. Y tomó una importante decisión: sacó a Leandro que ya estaba caminando hacía buen rato e hizo ingresar a Junior Ross, quien le cambió la cara al partido al crear confusión en las adelantadas líneas mistianas. Pero más confundido quedó el entrenador del cuadro dominó, quien hasta ese momento creía que Roberto se iba a conformar con el empate. Entonces se le prendió el foquito de artista al Burrito y este comenzó a construir situaciones de peligro, apilando rivales, repartiendo pelotas hasta que se logró el gol de triunfo.

¿Qué había que hacer? Aguantar las arremetidas siempre en línea, con la orden de no cometer infracciones cerca del área. Pero en ese zafarrancho de veintidós pares de piernas, donde era posible derribar a una estatua con sólo rozarla, se cometieron dos fouls, menos mal que sin complicaciones. Había que amansar la pelota poniéndola al piso y contragolpear esporádicamente. Y en esa tarea volvió a manifestarse toda la sapiencia y la viveza de  Juan Carlos Mariño apoyado por las escapadas de Irven Beybe y Douglas Junior, quien dislocó la cintura a todo el que se atrevió a marcarlo. Y la balanza, al final se inclinó a favor del equipo bajopontino en este campo de batalla donde se tuvo que pelear la pelota centímetro a centímetro, poniendo la pierna fuerte sin caer en provocaciones (que hubo muchas). Pitazo final, suspiros de alivio, reclamos, celebraciones, bulla ensordecedora de la barra celeste.

Y bueno, a descansar pero sólo medio día, porque se viene otro encuentro bravo, porque de ahora en adelante, para mantenerse en el techo, todos los partidos son finales.

LIBRETA DE CALIFICACIONES.

ERICK (15). Respondió bien a varias pelotas venenosas. Tuvo dos salvadas espectaculares. Hizo notar su liderazgo ante los roces y a las descoordinaciones de la defensa. El gol no fue por culpa suya, puesto que la pelota fue desviada por la espalda de un compañero. Esta vez sí achicó bien y salió a cortar los centros con solvencia.

GRANDA (16). Qué buena tarde. Jugó como si hubiera sido el titular toda la vida. Redondeó su actuación coronándola con un gol de cabeza, con ese señorío con que definen los grandes.

M. DELGADO (15) Se defendió con todo. Rechazó, luchó todas las pelotas compartidas poniendo la pierna firme y la solvencia que le exigían sus compañeros; se proyectó cuando se requirió pero no exagerando porque la altura de Arequipa no lo permite.

AYR (15) Respondió bien por alto. Dirigió bien y alineó a sus jóvenes acompañantes en su línea defensiva, ordenándolos en las peligrosas llegadas en pared del cuadro dominó. Sólo se quedaron enganchados un  par de veces en la trampa del offside. Esto no es nada bueno: no debe haber ninguna descoordinación, porque una sola falla puede convertirse en un gol en contra.

VALVERDE (15). Tranquilo y solvente. Supo qué hacer en las situaciones de emergencia. Taponeó las entradas laterales de los arequipeños.

NEKA (14). Cumplió su labor cubriendo la zona de bloqueo, salvo un par de pelotas perdidas en salida que asustaron a todos. También se perdió dos goles. Uno de ellos iba a ser el gol del campeonato.

EDISON CHAVEZ (16). Pero qué gran sorpresa nos está dando Edison. bloqueó algunas entradas. Se proyectó bien. Pisó el área contraria. No se chupó con los fouls de los sureños ni con el atarante.

PIKI CAZULO (17). Otra vez fue el parachoques celeste que en el segundo tiempo soportó a pie firme las embestidas del elenco arequipeño. Se alineó con su defensa en los momentos en que el elenco dominó se adueñó de la pelota y llegaba constantemente al área rimense.

MARIÑO (19). Pero qué tremendo partido que se jugó el Burrito. Fue el director de orquesta que  aquietó la bola, enfriando con ello la desesperación del equipo del Misti. Aunque por momentos abusó del lujo, pisó pelota como en sus buenos tiempos, hizo jugadas de artista que jalaron marca, distrajeron y ridiculizaron a los adversarios. Generó contraataques letales que lamentablemente no se concretaron en anotaciones.

TAREK (14). Un pulmoncito, un  fuelle que oxigenó el medio campo cubriendo las proyecciones de sus compañeros, haciendo postas y cruces. Está siguiendo las huellas de Cazulo porque las lucha todas sin bajar los brazos.

SHORO (14). Fue el delantero cargoso que se necesitaba para impedir que se vayan adelante los melgarinos. Soportó sin pestañear las agresiones de los rojinegros. Este Shoro  tiene pellejo de hipopótamo: no le duelen las patadas ni lo intimidan los atarantes.

IRVEN (17). Sigue en racha goleadora. Se está haciendo especialista en meter goles casi en el filo imperceptible del offside. Ya van varias que mete así, aventándose de sorpresa, saliendo de la nada y cuidándose de no quedar en posición adelantada. Y eso que se perdió dos claras situaciones de gol. Con estas actuaciones está justificando  el voto de confianza que le dio  Mosquera.

FRANCO (12). Volvió a tocarla muy poco. Su mejor acción fue el centro para el gol de cabeza de Granda.

ROSS (17). Cada vez que agarraba pelota lo tenían que marcar, mínimo, entre dos, lo que dice mucho del buen momento que está pasando. Tiene un excelente dribling y un cambio de ritmo a toda velocidad que ocasiona preocupaciones y migrañas en las defensas contrarias. Hizo una buena jugada que culminó en el pase para el gol de Irven. Otros tres pases suyos fueron desaprovechados por sus compañeros.

BARRA CELESTE (20). Jamás callaron los cánticos celestes. Esa es la hinchada que nunca abandona. Sus oles – aunque no somos partidarios de ellos cuando se está ganando por sólo un gol de diferencia – le bajaron la moral a los rojinegros.




2 comentarios:

  1. rimenze de toda la vida18 de julio de 2012, 20:58

    Buena crónica, mi hermano.
    Soy rimense pero vivo aquí con mi mujer arequipeña (todos sus familiares lógicamente son del Melgar).
    aquí en Arequipa la gente está picona por el gol anulado, pero nadie dice nada del gol legítimo que le anularon a Cristal.
    no era posición adelantada porque yo estaba casi en línea y no habia offside ni nada que se le parezca. repito, no hubo nada de nada.
    apuesto que mañana le van a dar más titulares al alianza y a la u, cuando todos sabemos que los mejores equipos en este campeonato son el Cristal (toda la vida), Vallejo y garcilaso.
    felicito a ustedes de la esquina celeste porque nos mantienen informados de nuestro cuadro de toda la vida. a diferencia de esos periodicos asquerosos que solo sacan noticias de las comadres.
    si ustedes desean puedo ser su corresponsal en Arequipa.

    ResponderEliminar