miércoles, 20 de octubre de 2010

CHITO, DOCTOR, CONDOR, TITO: LA MURALLA CELESTE


Escribe: MANUEL ARANIBAR LUNA


Cuatro ases. Cuatro gladiadores. Cuatro cancerberos: Orlando De la Torre, Eloy Campos, Fernando Mellán y Roberto Elías.

Cuánto se les extraña hoy. Eran la muralla celeste a la que no había cómo burlar ni derribar. En esos cuatro guerreros se complementaban la maña y la fuerza. La oportuna trampa del offside. El salto y la coordinación; la recuperación de pelota y la salida veloz, la guadaña y la carretilla. La salida con la bola al pie y la reventada estilo chacra. Mañas, guapeadas y atarantes para toda clase de ataques, sean estos por dribling, centros, paredes o puertas. Qué más daba: de todas maneras no pasaba ni el viento.


Esa inolvidable muralla celeste era el terror de los delanteros rivales con un valor agregado: no terminaban de luchar hasta sonar el silbatazo del adiós. Y muchas veces el pleito seguía hasta llegar a los camarines. Se afiataron en base a la práctica intensiva y la constancia, se conocían de memoria, como cuatrillizos. El “Cóndor” Fernando Mellán se lo resume a Beto Benza en una frase que revela las habilidades culinarias de aquellos gladiadores:


- Antes de los partidos Eloy Campos me decía: “compadre, yo se lo preparo, Ud. lo sazona y Orlando La Torre se lo come … nadie pasaba, éramos una de las defensas menos batidas”.

El entrenador de fútbol más mañoso sostiene que a los delanteros entradores hay que meterles labia, bajarlos desde el arranque con un par de chiquitas. Esos marcadores celestes no necesitaron ni de Napoleón: eran cuatro cucos que la víspera del partido le ocasionaban insomnio al delantero rival; eran las ruedas de un Caterpillar que demolía a los más entradores, la aplanadora que chancaba canillas como quien mata una cucaracha. Por lo demás, que nadie se arañe, porque cirujanos del fútbol hay en todas las familias. Pero … ¿Como esos cuatro? Pasarán más de mil años, muchos más…

ROBERTO ‘TITO’ ELÍAS
Mifflin, Melendez y Tito Elías en el clásico Cristal-Boca

Era la técnica y la velocidad. La limpieza en el juego y la atinada colocación. El pique oportuno y el centro rasante. La quitaba limpia y planchada, como pidiendo permiso, a lo Julio Meléndez, sin dejar la guadaña arriba ni de casualidad ni por olvido. Y arrancaba con una viada alucinante, con un pique bárbaro. Cuando se hicieron las evaluaciones de resistencia y velocidad entre los jugadores de la selección de México ‘70, quien demostró ser más veloz – ante el riguroso cronómetro – resultó ser Tito Elías, superando a Eloy, a Baylón, a Andrés Zegarra, a Cachito y al mismísimo Gallardo, quienes eran tremendos fondistas. Tito sólo rascaba cuando era necesario, la rudeza se la dejaba a los otros tres.

FERNANDO ‘EL CONDOR’ MELLÁN

Más conocido como el Cóndor o el Leñador. Era el complemento de Chito. Ponía la pierna fuerte y nadie le ganaba por alto. A este cóndor no le llegaban a los talones ni los gallinazos. Y si en una de esas le dejaban el codo o lo empujaban, ¡ayayay!, ese delantero ya no regresaba ileso al camarín. A ras del piso imponía respeto por su temperamento, aunque el “Cóndor” asegura que lo hacía sin mala intención. Bueno, esto último se lo tendrá que contar a sus nietos, porque ningún delantero se lo cree.

ELOY ‘EL DOCTOR’ CAMPOS

Al lado de él, los marcadores más criminales de hoy son monjitas de la congregación de la Madre Teresa. La fuerza con la que lanzaba sus tackles y carretillas dejó una huella estampada en la memoria del aficionado, pero sobre todo en las canillas de los delanteros más famosos, haciéndolos cambiar de punta. Con sus toperoles ha afeitado a todos los atacantes de su época. La primera tarjeta amarilla de la historia – en Mexico 70’- se la sacaron a él. No creía ni en San Puño: en una pichanga de entrenamiento de la selección le pegó una levantada al propio Didí haciéndolo rodar hasta la pista de ceniza.
- Qué criminal! – dijo el carioca sacudiéndose el buzo- ¡Casi me amputa la pierna!
Es recordado como machetero, pero se soslaya su velocidad y resistencia para convertirse en pocos segundos en un puntero adicional, derrochando vitalidad para regresar a todo cuete, con harto tacu tacu, a su posición de back. Cuando subía, Pepe del Castillo quedaba como armador, siendo este quien se la devolvía en pared para que el bigotón llegara como un galgo a la línea de las angustias y la centrara a Gallardo o el “Gato” Vásquez. Al final de los encuentros, por su banda quedaban regados toperoles, restos de canilleras, hilachas de medias, lonjas de chimpunes, y fragmentos de piel de sus víctimas ocasionales.


ORLANDO ‘CHITO’ DE LA TORRE
Se le llamó “Míster Anticipación” porque no dejaba que el delantero reciba ni el saludo. Se le considera el símbolo de valentía por su garra, empuje y la lucha sin cuartel. Jugador que no bajaba la guardia aún si el equipo estuviera ganando por seis a cero; que no perdonaba a los cobardes y acomplejados, a los aniñados y a los creídos. Y no esperaba a llegar a los camarines para recriminar a los que se achicaban. 

Cuando se le pregunta a Héctor Chumpitaz por el jugador a quien admiraba en su puesto, este sin hesitación responde que ese crack se llama Orlando “Chito” De la Torre. Y no lo afirma la más chancada de las lornas del muelle ni un fanfa que se revienta cuetes de sabelotodo: lo dice el Gran Capitán de América, un ídolo que ha jugado con los más grandes. Esa sola respuesta vale por mil palabras.

Chito, Doctor, Cóndor, Tito: Si los de ahora fueran la cuarta parte de lo que fueron ustedes, los traumatólogos se llenaban de plata. Cuánto se les extraña hoy.

¡Y cuántos millones costaría esa defensa hoy en día!!! 

3 comentarios:

  1. CON ESA DEFENSA QUIEN IBA A PASAR? MI VIEJO ME DICE QUE ERAN LA MEJOR DEFENSA DE LOS SESENTAS, Y QUE SI LOS CUATRO ESTABAN EN EL PARTIDO CON BRAZIL EN MEXICO SETENTA HUBIERAMOS SIDO FINALISTAS.

    ResponderEliminar
  2. jair el chino silva cat. 7814 de septiembre de 2011, 01:24

    si que eran bravos en especial el profe mellan que me tuvo en menores todo un personaje y una gran persona lastima que no supe escucharlo siempre lo recuerdo con sus frases . hasta la cocina vaya-te falta tallarin-alto ahi -aaa y a los de color serio sambuco les decia estraordinario el profe dios lo bendiga

    ResponderEliminar
  3. Lastima que ya no tenga Cristal una defensa,no digamos como esa,pero con jugadores que al menos sientan la camiseta y maten (deportivamente hablando) como lo hacian este cuarteto de defensores celestes,todos comprometidos a dar el maximo esfuerzo en defensa de nuestro Sporting Cristal,como olvidarlos?

    ResponderEliminar