lunes, 26 de septiembre de 2016

UNAS CORTITAS DEL 3 A 0 AL AURICH

Por Manuel Araníbar Luna
No hay más que preguntarle a Messi, Maradona, Pelé, Ronaldinho y otros: todos los domingos se fallan penales desde el más cojo hasta el más pintadito, desde el que suele definir con un patadón destapacorchos  hasta el que la coloca con la delicadeza de un estilista fifí.
Este año Loba estuvo de un tanto broncoso con los tiros desde los doce pasos. Alguno de ellos se metió hasta las redes y otras se las adivinaron. En el más anecdótico Loba se la tocó suave a Four—syth quien se la manoteó. Loba chapó el rebote y la embocó con tranquilidad. Pero esta vez ante Aurich el penal se lo comete el arquero a Rambo. El árbitro VHC sopla la flauta y todo el mundo voltea a mirar a Loba, el amo y señor de las ejecuciones… Carlitos — como es su costumbre— quiso colocarla al estilo dos caras, mirando a un lado y pateando al otro. Sin embargo, esta vez el guachimán con guantes, que debe haber estudiado más de cien veces los videos de Loba, esperó a que Carlitos mire para un lado y le adivinó el intento de fusilamiento lanzándose al otro. Lo logró.
El desquite del capitán CL—27…
Loba quedó picón. No es un jugador que se desmoralice, más bien, cuando le suceden estas cosas, “se lobatiza”, es decir se transforma en el hombre lobo. Y el momento de la verdad llegó luego de que Calca, con un quite de torero trucho destronca a un defensa por la izquierda y la mete al fogón de la cocina donde lo espera Rambo entrando por derecha. Vilchez la chapa pero se da cara a cara con Loba y se asusta. Entonces se le ocurre salir quebrándolo con una cucharita como para que Carlitos se vaya en caldo. Pero el pata no sabe que Loba también quita bolas. El capitán  CL—27 (ese es su número de camiseta) se la adivina y la empuja, y el arquero sólo alcanza a manotearle.  Ese fue el desquite de un capitán que luego del penal estaba con la sangre en el ojo. No fue un gol bonito pero sirvió para darle chamba al operador de la pantalla gigante.
-           
Merecía ser llamado Pikigol…
¿Recuerdan el gol de los 17 toques al equipo de Gremco? El segundo al Aurich fue un gol en ese estilo. Ya los celestes están acostumbrado a meter goles en base a toques sucesivos, y este fue uno de ellos.
Este gol merecía ser de Piki y llevar el título de Pikigol, porque el 99% es propiedad intelectual de Piki. Es él quien empieza la jugada desde el medio campo. Se la suelta a Renzo, que nadita menso, le da el encargo a Loba y regresa a su lugar. Loba se la presta a ‘Huevo’ Costa y se corre a la izquierda para jalar marca, y lo consigue puesto que desubica a los defensas. Huevito Gabo busca una pared con Piki pero este no se la devuelve y tuerce para la izquierda y se la pasa  a Ray que está entrando en diagonal, y este se la reintegra con intereses y de elegante taquito. Piki se mete por la izquierda y se le escapa a un marcador. El arquero le sale al encuentro pero el Piki lo esquiva y sigue avanzando. El gladiador barbado voltea y ve que se ha quedado sin ángulo, entonces la empuja lentamente con la zurda. Un marcador corre hacia la valla a tapar el hueco pero llega Costa que le cambia la luz al semáforo y le cierra el paso y dándole un click. Y la loca entra rodando leeeento como coche de mercado. Golazo. Recontra golazo con toques de billar.
Y hasta ahora los hinchas celestes se preguntan: ¿Esa pelota lanzada por Piki iba a entrar sola al cuarto y sin permiso de sus padres? ¿Fue pase para Costa? ¿Qué pasaba si el Gabo no le cerraba el paso al defensa? No interesa, lo cierto es que este segundo gol fue un golazo de fulbito para celebrar con full vaso.
Rápidos y furiosos III…
Hace ya bastantes años, tras un lanzamiento de esquina, Julinho metió un gol a los cinco segundos de entrar a cancha. Esta vez Santiago SS logró lo mismo. Entró por Loba para meter su gol. La jugada fue rápida, Josepmir recupera un balón en medio campo y se la juega a Calca (que jugó 15 puntos). Horacio no pierde tiempo y se la juega en callejón a Gabo. Este levanta la mitra y de reojo  ve que el Santiago se está filtrando por el centro. Costa le manda el centro con curva de Pasamayo. Y la loca llega a los pies de  Silva quien la amansa, se la acomoda y la chorrea por debajo del arquero. Es el tercero. Así se meten los goles, hay que ser rápidos y furiosos. Santiago, aunque fecha a fecha falla muchos goles, ya va metiendo diez.
Loba, la calle y el callejón…
Luego del partido un reportero  le pregunta a Loba si  le adivinó la jugada a Vilchez en base a su experiencia. Loba le contestó bien rápido.
-                           - No fue por experiencia, fue por calle.  Y más que calle, callejón.

Lo antiguo junto a lo moderno…
Hace un par de meses, cuando los jugadores cerveceros antes del partido calentaban jugando al camotito en pasecitos de fulbito, un espectador despotricó.
—Por favor, esos jueguitos son de fulbito en pista. Urgente, tenemos que modernizarnos, hay que dejar los chiches y pichanguitas,. ¡El fútbol de ahora se juega rápido y en directo, en un par de toques!

Y bien, en este partido contra Aurich, los celestes metieron dos goles en ambos estilos. El de Piki a puro pasecito, y el de Santiago, llegando al área en un par de toques.

1 comentario:

  1. buenas las cortitas pero no se porque lo alavan siempre a silva ese pata es un inutil

    ResponderEliminar