lunes, 17 de marzo de 2014

CRISTAL 2, MATUTE 2: NO SE GANÓ UN PUNTO, SE PERDIERON DOS.

Por Manuel Araníbar Luna
Una primera lectura del partido es que el fuelle de los celestes casi le gana a la superioridad numérica. Que el sorpresivo planteamiento de la visita casi nos cuestan los tres puntos. Que una mal entendida actitud ocasionó una expulsión. Y que la pésima calidad de las promociones de árbitros está malogrando los partidos. Por aquí empezamos.
Un gol de piyamada...
Al elenco celeste lo madrugó la visita con un planteamiento de guerrilla y  con ayuda del árbitro. ¿Que no? Fue una tremenda, monumental, gigantesca mano del delantero de la barba quien, ante el grito de la defensa tratando de avispar al del pito reclamaba que sólo le había chocado, pero como el del pito es un pato que tiene la vista hasta su pot… no la vio (o no la quiso ver). Los defensas chocaron entre  sí. Y el de la barba definió ante el adormecimiento de los celestes. Cero y va una.
Los tres papeles de Piki...
Los cerveceros no armaban ni el más fácil de los Transformers y la visita se enseñoreaba estorbando a Loba con tres guachimanes que no lo dejaban respirar. Calca (14 de nota) estaba impreciso y Piki con la amarilla que le encajó  ya no pudo desenvolverse como acostumbra. Le limaron los caninos al tigre pero no le quitaron la movilidad ni el vigor. Porque el Piki a la mitad del primer ciclo empezó a trabajar de tres papeles, de Loba, de Calca y de sí mismo pero sacándose el hacha de la pierna y la daga de la cartuchera.
Los celestes mejoraron y empezaron a patear de todo lado. La buena actuación del porterito de la gorrita salvó a la visita de un par de goles: el misil de Loba, el cabezazo de Legui, sin contar un cañonazo  de Piki que paleteó al tendedero. Y bueno, esta no la salvó sino la suerte.
Baterías de litio...
Pero las baterías se le gastan al equipo visitante. Esto le pasa a todo equipo que sale a presionar en todas las líneas. En cambio  este año casi todos los celestes tienen baterías solares cabeceadas con litio como para ir a la Luna y regresar a la cancha luego de darse un par de vueltitas para ver cómo se malogra la capa de ozono. La visita se cansó, se dio una siestita, le aflojaron la corbata a Carlitos y a Calca. Loba despertó, aulló y convirtió. Legui a quien hasta el momento lo habíamos visto como un delantero tronco tipo Checho y con menos cintura que un huevo, le hace una tremenda huacha al yorugua de la visita, desencaja un perdigonazo que rebota en una pierna matutera. Y Loba (17 de nota sólo para el segundo tiempo), que estaba en el momento justo, en el lugar  justo y con el pie que más le acomodaba, la chuneó con martillazo seco y arrastrado, fuerte y al ángulo. El de la gorrita se lanzó a la piscina pero muy tarde supo que puede chapar a una flaca pero a esa gorda ni de vainas. Uno a uno.
Y ahí no más, en el siguiente tercio, Legui (15 de nota) fuertón él, con la energía que le dan los bifes con papas, le voltea la cirunta al yorugua Míguez y se la juega a Loba. Este –como suele repartir- ejecuta “el pase del hipócrita”,  mirando a un lado pero mandándola al otro. Y el Irven, que ya conoce el estilo de Loba, se entera por in-box  a qué callejón va a meter la rechoncha, se filtra por el pasadizo, deja atrás a su marcador y le mete –contra su costumbre- un toque suave y lento,  atortugado hasta la desesperación, que se demora mes y medio en entrar a la valla. Y allá fue lenta pero venenosa. Nos parece que la pifió, pero si así entran las pelotas mordidas, pues que la siga mordisqueando con los pasadores de los chimpunes. Dos a uno y el estadio es celeste. La cancha también.
Un concentrado de cangrejos…
Y otro gol de piyamada. Los guachimanes cerveceros se vuelven a dormir. Se desconcentraron esperando el show de los rockeros de Metállica en la tribuna sur. Marcaron a quien no debían y esto tiene una explicación en los antecedentes del defensa Ibáñez que siempre le anota de cabeza  a Cristal. El pelirrojo jaló marca, lo persiguieron tres celestes y dejaron suelto al otro yorugua. Y el volante visitante la mete más libre que un pajarito. Jalón de orejas para toda la zaga, incluyendo a la jirafa Penny (14 de nota) que debió  cortar aunque sea con el puño. ¡Por favor, un concentrado de cangrejos para esa zaga, pe’!
Luego expulsan al Chaski por un manazo rochoso- y esto nos indigna. Esa rochosidad, si cabe el término,  se puede esperar del inocente Cuto pero no de un defensa experimentado como el Chasqui. Ojo que el árbitro y su asistente vieron el artero patadón que le dio el visitante al tacneño, pero  -no se oye ni se ve, padre- sólo le pusieron lupa a la reacción del back celeste. Debieron irse ambos.
El fuelle de Inés Melchor.
Y por contrasentido, esta expulsión no afectó a los rimense. El estadio en pleno contemplaba estupefacto el modo en que diez rimenses jugaban como si fueran quince contra catorce matuteros (11 jugadores + la terna). Tenían fuelle de maratonista de la celestita Ines Melchor. Advincula (13 de nota) casi mete su gol del año. Otra que se pierde el Irven (16 de nota) que cada día está mejorando más aunque a veces no se la suelta a Legui que se la pide pero su deseo de ser goleador del año lo vuelve sordo.  Le anulan un gol legítimo al Maxi (13 de nota). Algunos desubicados dicen que fue finita y por tanto es una posición lauchera. Según ellos, si fue finita no es un gol válido. ¡Hay cada cojumentarista en la tele! Lamentablemente aún no se vive la era de la comprobación por video digital en las decisiones de los banderilleros asesinos y de los soplapitos vendidos. Hablando de soplapitos, a este le dio miedo  que el Cristal rompa el empate y sopleteó por última vez. 
Oye árbitro (06 de nota repartido con tus chacales), un consejo sano: jamás vuelvas a dirigir partidos de los celestes, te falta criterio, calidad e imparcialidad (eso, eso, eso).
CODA.
La visita celebró el empate. Nosotros no. No se ganó un punto, se perdió dos. Mejor dicho, le quitaron dos. Es cierto que el árbitro se equivocó para los dos pero le puso camisa de fuerza sólo a uno. Le amarró una pierna a Cazulo y con ello el Piki no pudo continuar jugando, como le gusta, a los carritos chocones sino a marcar zona y meter chimpún con toperoles de seda. Y todos sabemos que el Piki es el 50% del rendimiento de los celestes.
La actuación celeste no fue la mejor. La defensa estuvo desconcentrada durante casi  60 minutos del partido. La volante recién se armó a los 30’ del primer tiempo y se consolidó en los primero 30’ del segundo periodo. Lo cual nos dice que no el rendimiento de la línea cerebral no fue homogéneo. En la delantera hubo calidad pero faltó suerte y precisión. El equipo estuvo en general a un 60% como equipo pero, pero, pero…
Pero  la escuadra celeste estuvo a un 100% en físico y en actitud. Lo malo que la actitud fue mal interpretada por el Chaski (10 de nota), y en algunos momentos por Lucho Advíncula (13 de nota) que cayó en la provocación. En estos partidos hay mucha boquilla, muchos pollos y mucha guadaña. Hay que jugar con serenidad, Lucho.

Y a darle vuelta a la pizza, hay que descansar el lunes para prepararse contra un rival difícil, porque Mosquera sabe de qué pie cojea cada uno de los celestes.

7 comentarios:

  1. Takayama jirón Virú17 de marzo de 2014, 20:22

    Aranibar, tu nota es muy original. primera vez que te leo y me he quedado impresionado con tu manera de escribir. lo unico que puedo criticar de esta nota es que no calificas a todos los celestes. por ejemplo, no mencionas a De la Haza que se lesionó muy fuerte del hombro y estuvo a punto de quelo cambiaran. el mereció un 14 porque se asentó en el segundo tiempo. el chiquillo Ortiz estuvo nervioso con la cargoseria de Gonzales Vigil pero no hay que bajonearlo. estuvo para mi en un 13. Cossio merece un 14 al igual que Alvarez hasta el momento de su expulsión con eso malogró lo poco bueno que habia hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TAKAYAMA COMO PUEDES DECIR QUE ALVAREZ ESTUVO PARA UN 14 SI TODAS LAS PELOTAS POR ALTO QUE DEBIAN SER DE EL LAS PERDIO. AL CHASKY DEBEN CASTIGARLO EN EL BOLSILLO POR IRRESPONSABLE. NO ESTOY DE ACUERDO CON EL PERIODISTA EN EL RENDIMIENTO DE LEGUIZAMON. PARA MI SIGUE SIENDO UNA MALA CONTRATACION UN DELANTERO DEBE SER GOLEADOR, SINO QUE SE VAYA A SU CASA A VENDER SUS PARRILLADAS

      Eliminar
  2. salud celestes carajo con la nota que sea. para mi todos jugaron para un doce maximo el unico que se salva es piqui

    ResponderEliminar
  3. PARKER S.I. SCELESTE17 de marzo de 2014, 23:53

    ME QUEDO CON ESTA:
    Loba despertó, aulló y convirtió. Legui a quien hasta el momento lo habíamos visto como un delantero tronco tipo Checho y con menos cintura que un huevo, le hace una tremenda huacha al yorugua de la visita, desencaja un perdigonazo que rebota en una pierna matutera.
    Y CON ESTA:
    Le limaron los caninos al tigre pero no le quitaron la movilidad ni el vigor. Porque el Piki a la mitad del primer ciclo empezó a trabajar de tres papeles, de Loba, de Calca y de sí mismo pero sacándose el hacha de la pierna y la daga de la cartuchera.
    ESTA ULTIMA TAMBIEN
    Esa rochosidad, si cabe el término, se puede esperar del inocente Cuto pero no de un defensa experimentado como el Chasqui.

    ResponderEliminar
  4. salud cristal carajoooooooo.

    ResponderEliminar
  5. todo bien, perro la defensa que ya estaba mala ahora hay que arreglarla. el aurich no es un cuadro facil. el comentarista lo ha dicho, su equipo esta atacando como lo haciamos nosotros en el 2012. nuestra defensa es una desgracia. que hacer, por lo menos jugar con cuatro a atras y dos contenciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahmed no va a renunciar a jugar con tres atrás. El turco sigue la escuela de Bielsa. Lo que debe hacer es reforzar el medio campo. Cazulo es el unico que bloquea y estorba a los rivales. en Chiclayo se necesita poblar el medio campo y con eso desbaratamos al equipo de Mosquera

      Eliminar