lunes, 7 de mayo de 2012

¿SABES CÓMO SERÁ LA AMPLIACION DEL ESTADIO CELESTE?


Por Manuel Araníbar Luna

En primer lugar, son sólo rumores, porque aún nadie ha visto contratos. No ha habido anuncio oficial, tan sólo declaraciones. Esto de la ampliación del estadio fluye -más que todo- de los hinchas celestes quienes,  desesperados por tener noticias del esperado estadio, elaboran tantas teorías como abarca la imaginación.

Desde que ambos clubes tradicionales -dizque grandes- construyeron su estadio – y esto comienza desde la década de los setenta-, los hinchas cerveceros también soñaron con un estadio propio. Y mientras tanto, el placebo, el tatequieto, el peor es nada para los cerveceros fue el alquiler del viejo estadio San Martín.

Mientras  tanto -y este  peruanísimo y mecedor “mientras tanto” lleva ya varias décadas – el Sporting Cristal rentó y recuperó el viejo estadio  San Martin  - hoy Alberto Gallardo -  donde se jugaba la segunda profesional en unas condiciones terribles. La cancha durante los sesentas tenía más huecos que Beirut, tanto así que la pelota jamás pudo rodar: había que patearla fuerte y por alto para anotar un gol. De césped sólo había rastrojos que no llegaban en conjunto a los cuatro metros cuadrados. Los servicios higiénicos no se podrían describir, pero basta decir que los espectadores preferían hacer su respectiva cola detrás de la tribunas tapándose las narices porque los gases venenosos se podían percibir desde la Plaza 2 de mayo. El Sporting Cristal entonces puso orden y limpieza para convertirla en un lugar decentito. Lástima que con muy pocas localidades y sin garantías de ampliación por su peligrosa vecindad con el río Rímac. 

-   -  ¿Y por qué no construimos el estadio propio en La Florida? – me dijo un viejo amigo cervecero -. Si los aliancistas tienen su estadio en su propio barrio,  ¿por qué no tenemos el nuestro aquí? Está en el corazón del Rímac, sería nuestro bunker. Desde aquí haríamos una presión de la gran flauta a los equipos visitantes. Además, del  estadio Alberto Gallardo al Rímac hay sólo un paso. Tan sólo hay que cruzar  una pista. Es nuestro territorio. Escribe sobre eso, ¿lo entiendes, Manuel?

Claro que lo entendí (me dijo además que estaba dispuesto ayudar a cavar zanjas), pero una cosa son los deseos y otra son los planes del club. En realidad el lugar pertenece a la Corporación Backus y no al club. Además el terreno es estrecho, tiene forma aculebrada irregular y está encerrado entre una huaca y las urbanizaciones de atrás. Poner un estadio allí crearía una trampa, un encajonamiento peor y más peligroso que el del estadio Gremco, y, por último, … no está en los planes de nadie.  Ahora las últimas noticias son… perdón…, los últimos trascendidos de las tertulias en los corrillos son que el estadio Alberto Gallardo se va a ampliar. Y aquí es donde se tejen una serie de fantasías dignas de Walt Disney, que harían palidecer de envidia al mismísimo Harry Potter.

Una ampliación – si esta se aplicara en las tres tribunas hábiles, de lo cual dudamos  - supondría, además de las bandejas, aumentar la cantidad de graderías más y más arriba,  hasta que estas alcancen el doble de la altura de las paredes actuales. Las graderías más altas estarían por arriba de la calle, por encima de la avenida Zarumilla, como lo fue en sus inicios el estadio Nou Camp de Barcelona. Allí en la Catalunya, desde las calles se podía ver los traseros de los espectadores catalanes en la tribuna popular. De allí, obvio, les viene el apodo “culé”.

Estadio Vicente Calderón
¡CANALIZAR EL RÍO!

¿Y Sur?, la tribuna Sur, que está vacía, según los fantasiosos desvelados, se ampliaría igualmente. Y, claro, abandonada tantos años como vieja solterona, bien merece una remozada. Entonces los fantasiosos piensan en canalizar el río para que la tribuna sur crezca hasta los 45 mil asientos. Según opinión de de algunos ingenieros y arquitectos, la idea es viable. Según otros expertos, no vale la pena hacerlo en esta ciudad donde los terremotos y el  fenómeno del Niño destruyen todo. Según una información de un colega, los estadios más conocidos, ubicados junto a un río canalizado son el ‘Arroyito’ del Club Rosario Central  y el ‘Vicente Calderón’ del Atlético de Madrid. Esto quiere decir, ¡salud compadre!, que sí se puede (soñar).

Además, y este es el quid, costaría muchos millones, y no porque los ingenieros peruanos no lo puedan hacer, sino porque nadie puede ni quiere invertir tanto billete en un estadio que no es del club. Recordemos que el propietario, gracias a Alan y al ex presidente del IPD, es la Municipalidad de San Martín de Porras (o Porres).

En Oriente, según los soñadores, también hay pisco sour de ilusión. Detrás hay un taller, depósito o maestranza de la Municipalidad donde a diario salen y entran camiones de basura y de riego (en realidad hay tanto polvo y fierros viejos allí que no se sabe bien qué es lo que se cocina ahí dentro). La idea soñadora es  sacar esos tractores oxidados – negociando con la municipalidad, por supuesto - y armar una señora tribuna Oriente, un tribunón que llegaría a dar hasta los filos del Trébol del Puente del Ejército. Allí, como siempre, se les daría unas mil localidades al visitante,  y  los nueve mil asientos orientales restantes serían de los hinchas celestes.

Bonito, no? Soñar no cuesta nada.

EL ESTADIO DE NOSSAR

Uno lectores me han enviado unas maquetas (creo que vienen del Nossarato, es decir de la era Nossar), de un estadio que iba a llamarse ‘Roberto Palacios’, nombre que había elegido Nossar para el estadio que se iba a construir en Chorrillos. Pucha que las maquetas son el descoronte,  el deschorre (bien vale el término). Y cuando uno ve esas maquetas no le queda más que entrecerrar los ojos y soñar despierto: ¡Un estadio así, celeste con blanco, con una capacidad que, a ojo de hincha celeste fantasioso, sobrepasa los treinta mil asientos, sin contar los paracaidistas que nunca se cuentan pero tampoco faltan!
No obstante, hay que pellizcarse fuerte, porque esas figuras son sólo eso, figuras en el papel. Lo que no tenemos es plata.


Pero ahi no queda todo, la imaginación no tiene fronteras. Esta es la última que me obligó a escribir esto: un muchacho rimense me plantea, para estar a tono con los tiempos modernos, que el estadio sea techado.


-  - Tío, ya que lo van a ampliar - me dijo más serio que un tumor  - que lo techen de una vez, antes de que los materiales y la mano de obra se disparen a las nubes.
Dicen que los locos tienen mucho de genios. Siempre aparecen con inventos maravillosos y mejoras para la humanidad. Y bien, para los desvelados, sufridos e ilusionados hinchas celestes que sueñan con la ampliación, nos gustaría saber qué sana locura se les ocurre para la soñada ampliación.

No me extrañaría que sugieran - ya que van a ampliarlo y techarlo-  que hagan un túnel para los locales, que vaya del estadio Alberto Gallardo hasta La Florida; y otro para los visitantes que vaya a la Prefectura, de ese modo no habría ataques de los fanáticos. 

¡A los desvelados se  les  ocurre cada cosa!

6 comentarios:

  1. ojalá manuel que tus palabras se agan realidad. todos soñamos con un estadio asi

    ResponderEliminar
  2. BARSCELONA CELESTE7 de mayo de 2012, 19:11

    ESA MAQUETA NO VALE, CAUSA. YO SE QUEAY UNA MAQUETA MAS REDONDA EN FORMA DE HUEVO. SALUD CANTUARIAS FUERZA CRISTAL

    ResponderEliminar
  3. JAJAJA, esta buena la cronica, tienes razon
    hay cada cojudo que sele ocurre cada huevada.
    felictaciones

    ResponderEliminar
  4. tenemos que tener nuestro propio como club grande que somos salud cristal ......salud cantuarias

    ResponderEliminar
  5. si de echo ya era tienpo tener su propio estadio fuerza cristal

    ResponderEliminar
  6. TRANQUILIDAD CERVECEROS, Q CANTUARIAS ES HOMBRE SERIO Y SABRA PENSAR LO MEJOR PARA NUESTRO QUERIDO SPORTING CRISTAL CAMPEON!!!

    ResponderEliminar