miércoles, 27 de abril de 2016

Cristal 3, Aurich 0: noche de Barrabás.

Por Manuel Araníbar Luna
Una golondrina no hace verano ni una goleada de visita hace componer una campaña. Pero qué bien que se siente. Después de este resultado, por lo menos la comida ya no se nos atracó en la garganta.
La autoestima de trapeador…
Es alucinante ver cómo un equipo lanza manotazos, gritando "no me den por muerto" cuando todo el mundo le está dando los santos óleos. Y qué bien viene un momento de alegría luego de un velorio anunciado por los memes. Cómo levanta el ánimo y nos hace ver una película en fondo celeste. Pocos auguraban este resultado. No pocos rezaban: “a ver si por lo menos se traen un puntito de Chiclayo”Ahora bien, esto no quiere decir que de aquí en adelante el equipo va a meter -mínimo-  de a tres. Pero es una píldora que levanta la autoestima que las celestes la tenían poco menos que de trapeador.
  El que se sacrifica…
Dos brazos con distintas lecturas: Mientras el chino Rivera sigue con el brazo  enyesado por fin Soso dio su brazo a torcer. No había más que quitarse un poco la terquedad, limpiarse la legaña de los lacrimales y poner en remojo las barbas. Súccar arrancó de punta, Piki volvió a jugar de 6, Abram acompañó al Mudo, Ray reemplazó al Irven. Y todo esto dio frutos jugosos.
Y hablando de Barbas, qué partidazo que se jugó el Barrabás. Esta noche en Chiclayo al fedayín sólo le faltó disfrazarse de Penny. Por siaca, es bueno aclarar que fedayín es voz árabe que significa algo así como “los que se sacrifican”. Y qué bien que se sacrificó el barbado multifuncional: subió, bajó, bloqueó, trianguló como los buenos y jaló marcas,  acompañó. Y en una de esas arriesgadas incursiones en campo minado abrió el marcador fusilando al arquero de la selección. Dio lujosos pases de taquito, como el que dejó a Súccar pecho a pecho contra Gallese; y el siguiente  para que Revoredo meta el tercer gol.  Se disfrazó de puntero mentiroso por la derecha y por la izquierda. Tapó zonas y soldó resquebrajaduras en la defensa. Entró como una bala a las espaldas de los marcadores locales tal como lo hacía hace veinte años el Oreja Jorge Soto. Para qué más…
El Rayo Ray.
Ray Anderson Sandoval Baylón (Lima, 13 de febrero de 1995, 21 años) había venido siendo utilizado contados minutitos para reemplazar a los titulares agotados, lesionados o tarjeteados.. Esta noche mostró una faceta que le habíamos visto ya en partidos de juveniles. Ramúa le lanzó un bombazo de  globo de carnaval y efectivamente, tal como su nombre en inglés,  entró como un rayo ganándole la espalda a su marcador y la cabeceó con calidad, torciéndole la trayectoria al balón y descolocando al sufrido Gallese.
Renzo Revoredo es un  jugador con dos personalidades. Tardes hay en que no le sale ni una chiquita  partida por la mitad, y sin embargo cuando la tribuna se lo quiere comer crudo sin esperar a enharinarlo para freirlo en la sartén caliente  nos tapa la boca y nos hace modificar los textos con unos goles desconcertantes como lo fue el tercer gol luego de una espectacular pared con Ballón. Supo proyectarse como puntero mentiroso por la derecha. Por si fuera poco, cuando los rojos se mandaron con todo aguantó a pie firme las arremetidas de los rojos y salió por la derecha con la pelota bien jugada, sin paniquear ni atolondrarse. Claro que algunas las reventó como en la chacra, pero más no se podía hacer con ese viento que arrastraba a las cucarachas por los aires.  
Coda.
Hay que resaltar la confianza que han agarrado los chibolos que hoy por hoy ya se codean con los más experimentados. No le temen a ninguna cancha y se desenvuelven igual de locales o de visitantes.  Por ejemplo, el domingo Succar nos endulzó la tarde y hoy demostró que está agarrando confianza para partidos más importantes. Y este encuentro lo fue porque jugar contra un equipo cuajado, en esa cancha de granolas y con ese viento sahariano no es una pichanguita. Claro que los pesimistas de siempre aducirán que se falló un gol cantado y desperdició dos medios goles. ¿Y qué?, ¿acaso los robotitos titulares de siempre no se fallan cuatro o cinco por partido? Hoy, por ejemplo, no recibió muchas pelotas, pero se le vio cargosito, siempre jodiendito a la defensa roja, créanme que así se forman los goleadores. Como lo cantaría Ismael Miranda, “así se compone un gol”.

¿Algo más? Sí. 20 de nota para la pequeña barrita de Oriente que no dejó de cantar, aplaudir y saltar en todo el partido.  Es un jalón de orejas para los derrotistas de siempre, los resultadistas que les revientan cuetones a los muchachos cuando ganan pero que abandonan cuando los resultados no son favorables. Buenas noches.

2 comentarios:

  1. RAFA BARRIOS ALTOS CELESTE29 de abril de 2016, 23:05

    La verdad no me confio en Soso. ya nos ha hecho pasar demasiados papelones. de que se gano, innegble, pero tienes que recononocer que los goles celeste fueron por fallas de aurich, y no por tactica de Soso. en el gol de ballon la defensa fallo en la trampa del ofside. en el gol de cabeza de ray sandoval fue lo mismo, no le tom,aron la marca. por ultimo en el gol de revoredo nadie los salio a marcar. a eso le llamas planteamiento? por favor, no hay que pisar huevos.
    de todos modos, con critica o sin ella, con triunfos y derrotas este domingo ire a ver a mi querido cristal carajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. QUE PARTIDO HAZ VISTO RAFA. SI BIEN EL PARTIDO FUE PAREJO Y DE PURO PELOTASO EN EL PRIMER TIEMPO , LAS COSAS CAMBIARON EN EL SEGUNDO. RESULTADISTAS NO QUEREMOS PORQUE A LA PRIMERA DERROTA EMPIESAN A JODER. TU ERES HINCHA DE FRACASADOS COMO FILIP BATERS Y GONSALO NUÑES QUE HABLAN CON EL HIGADO POR RESENTIMIENTO.

      Eliminar