jueves, 28 de noviembre de 2013

ALBERTO GALLARDO EN MÉXICO 70.

Hoy es el cumpleaños 75 de Alberto Gallardo Mendoza (1940 – 2001), el Jet, ídolo máximo de la afición celeste. En su homenaje publicamos esta crónica del recuerdo.

Por Manuel Araníbar Luna
Si hiciéramos un ranking de los futbolistas rimenses con quienes más se ha ensañado la hinchada nacional, dos jugadores compartirían el primer lugar. Ellos son Alberto Gallardo y Lucho Rubiños. Ambos, todas las semanas, sin perder el ánimo, recibían callados innumerables críticas destructivas, pifias e insultos.

Lucho Rubiños, con el número 1 en la espalda, era el golero titular de la Armada Celeste y de la gloriosa selección de las eliminatorias para México 70’. Incomprendido por muchos, odiado por otros, siempre era el pagapato de las frustraciones del hincha cuando el marcador era adverso. Mas fue él, a pesar de sus detractores, el último baluarte que en la Bombonera aguantó a pie firme, seguro y sereno, las embestidas de futbolistas y aficionados platenses en aquel partido final donde con goles de Cachito Ramírez logramos la clasificación.

Cañonazos que sacaban chispas
El Jet Alberto Gallardo con el número 11, era un velocista que corría a trancos largos con un pique de guepardo que incendiaba el pasto y pateaba con tan alucinante fuerza que sacaba chispas de mallas olímpicas, destrozaba redes, astillaba palos y quemaba las manos de los guardapiolas rivales. Por varios años fue el artillero del campeonato, pese a que, en promedio, de cada veinte disparos que percutía sólo uno o dos empanzaban las redes. Los restantes alborotaban a los gallinazos. Y la hinchada, siempre impaciente, le lanzaba insultos racistas y maldiciones, exigiendo que todos los disparos se convirtieran en goles.

En un reportaje confesó que, cada vez que uno de sus cañonazos llegaba a las cercanías del reloj de Sur o de la torre de Norte, se pifiaba a sí mismo, para contrarrestar los abucheos del aficionado. “Las pifias me fortalecen”, agregó.

Deportista ejemplar.
No se le recuerda algún gol colocado delicadamente con zapato de seda, a lo Romario. No, qué va, lo suyo era artillería pesada, bazookazos, obuses, misiles con los cuales descargaba toda la adrenalina y la rabia contenida durante el partido. Luego del silbatazo final volvía a ser el provinciano sencillo y humilde, el futbolista que jamás insultó a un árbitro, tampoco negó un autógrafo ni eludió a la prensa: toda una lección de cortesía para unos cuantos futbolistas desubicados, cuya fama inflada artificialmente por los medios se desvanece tan pronto se acaba su cuarto de hora.

Ese era Alberto: bonachón, amigo de todos y enemigo de nadie. Ese era Alberto, un hombre de gestos de cabalidad, integridad y solidaridad como los que hoy traemos a la memoria a propósito de algunos resultados adversos.

Tres días después del terremoto de mayo del 70 debuta la selección en el Mundial de México contra el difícil elenco de Bulgaria. A pocos minutos de iniciado el segundo tiempo estamos perdiendo ya por 2 a cero. El primero de jugada de tiro libre diseñada en la pizarra. En otro tiro libre, el delantero rival dispara una pelota que a Lucho Rubiños se le resbala de las manos como una flaca enjabonada.

Tres decisivas acciones del Jet.
Nadie lo puede creer. La afición por entero maldice furiosamente al golero nacional. Ese gol desvanece las esperanzas de un país que está herido. Es entonces que el buen Alberto Gallardo aparece en toda su grandeza con tres acciones trascendentales.

PRIMERA ACCION. Gallardo se acerca al vencido y cabizbajo Rubiños, un suicida en potencia que mira al suelo buscando donde enterrarse vivo en México para que no lo linchen en el Perú. El Jet lo palmotea: “vamos, Lucho, no te apagues, levanta el ánimo, que ahorita volteamos el partido.”

SEGUNDA ACCION. Un minuto después se la ponen en bandeja al Jet por el lado izquierdo, el chinchano amaga con la izquierda, se la pasa a la derecha, la cual le servía sólo como adorno hasta que Didí lo entrenó para gastar de forma pareja el empeine de ambos chimpunes. Y desde el vértice del área grande desengatilla tremendo misil y clava a la redonda vedette mejicana (me refiero a la pelota)  que yace maltrecha en la esquinita de arriba de la telaraña donde arrullan las palomas cuando en el estadio no hay ni un alma. 2 a 1. Renacían las esperanzas.

TERCERA ACCION. Minutos después, en los alrededores de su media luna, la defensa rival comete foul contra el cholo Sotil, quien a base de quiebres y paredes a velocidad vertiginosa enloquece al team europeo: tiro libre. El gran Chumpi, se cuadra para patear. El bombardero chinchano se ubica –por iniciativa propia – al lado de la barrera para taparle la visión al guardavallas europeo. El cañetano Chumpi toma viada y el chinchano Gallardo abandona la muralla blanca una pendejécima de segundo antes del bazookazo, como si los rivales fueran leprosos, quienes lo miran desconcertados, porque que no entienden la causa por la que el moreno escapa. ¡Zuuuum! El bólido pasa a rastrón justo por el hueco que deja el Jet. El arquero, un monumento a la sorpresa, ni siquiera entiende porqué todo el estadio festeja el gol: 2 a 2. Los de la barrera recién la captan: había que escapar de ese paredón de fusilamiento. Si se podía empatar era un hecho que podíamos ganar.

Unos cuantos minutos después, luego de un par de paredes con Mifflin, Cubillas anota el tercero. ¡Perú, Perú, la gloria eres tú! El resto es historia repetida hasta el empacho. Pero vale la pena rebobinar este cassette de recuerdos para que los hinchas entiendan el modo en que se debe guardar la paciencia en mesita de noche con siete candados cuando comete errores un jugador del equipo de sus amores; cuando las cosas no salen como uno quiere; cuando la esperanza se aleja mientras se acerca la incertidumbre.
“¡Vamos muchachos”, guapea Alberto Gallardo desde el cielo, “no se apaguen, a levantar el ánimo, que ahorita campeonamos!”

4 comentarios:

  1. TAPIA GODOY EDMUNDO19 de enero de 2014, 10:53

    EN LA FINAL CONTRA EL AURICH EN EL 68 SU PATADON ROMPIO LAS REDES. ESO YO LO VI PORQUE FUI RECOGEBOLAS EN ESE PARTIDO. EL PERRO VILCHEZ ME MENTO LA MADRE CUANDO FUI ARREGLAR LA RED. EL ESTADIO ESTABA LLENO DE HINCHAS CHICLAYANOS NADIE TENIA BARRA Y DEL CRISTAL SOLO ERAMOS POCOS.

    ResponderEliminar
  2. extraordinaria nota. los celestes de antaño dicen que alberto fue el jugador mas caballeroso del futbol peruano. ademas formo a muchos jugadores entre ellos al chorri. grande gallardo.

    ResponderEliminar
  3. Olvidas que don ALberto tambien nos sacó campeón como entrenador pero no me acuerdo el año.

    ResponderEliminar
  4. APARTE DE LOS GOLES DE GALLARDO EN MEJICO 70 TIENEN USTEDES MAS VIDEOS DE EL CON EL CRISTAL? POR FAVOR SUBANLOS PORQUE LOS QUE SOMOS MENORES DE TREINTA ANOS NO LO VIMOS Y QUEREMOS TENER MAS IMAGENES Y PELICULAS O VIDEOS DEL JET

    ResponderEliminar